Pasar al contenido principal
FAUNA CINEGÉTICA... ¿Y DOMÉSTICA?

VÍDEO: cría un venado a biberón y ahora vive entre sus ovejas

Un hombre se encontró una cría de ciervo y tras criarlo a biberón, el animal vive entre sus ovejas e incluso lleva un cencerro colgando del cuello.
El animal paseando tranquilo entre las ovejas. El animal paseando tranquilo entre las ovejas.

Este es uno de esos vídeos que no pasa desapercibido en las redes. Ver a un animal salvaje como es el ciervo ibérico, comportarse y saludar a un ser humano como si se tratase de cualquier otro animal doméstico, resulta cuanto menos peculiar. Se trata de la historia de un pastor, que se encontró al ejemplar que ahora ronda el año de vida a juzgar por sus espectaculares varas, cuando apenas era una cría indefensa. Lo acogió, lo crió a biberón y un año después, el animal vive feliz entre las ovejas del propietario. 

 

Lleva en el cuello un cencerro típico de ganado y en el vídeo, se puede observar como al ver al pastor, el animal acude a su encuentro y agacha la cabeza en señal amistosa de saludo. El hombre le acaricia la cabeza entre las cuernas en repetidas ocasiones y se ve incluso obligado a frenar el entusiasmo del animal. Una escena aparentemente simpática que en el fondo, podría ser el preludio de una tragedia, algo que para los usuarios de Facebook no ha pasado desapercibido y han comentado multitud de veces avisando al dueño del peligro

 

El celo traerá la desgracia

 

“Ese fiel amigo cuando sea adulto es mejor no fiarse de él. Que son muy peligrosos”, comentaba uno, seguido de otro que añadía “te cuesta un disgusto cuando sea adulto compañero”, al que llovían en cascada por debajo otros tantísimos mensajes del estilo. “Como entre en celo con buenos cuernos acabará contigo”, advirtiendo de la inminente madurez sexual del animal, que podría convertir la tierna amistad en una historia con fatal desenlace. “Veras cuando eche la cuerna del segundo año y llegue septiembre. Espérate que no se lleve puesto al pastor... La gente es muy inconsciente con los animales salvajes. Hasta que pasa lo que no debería”, comentaba otro más. 

 

La verdad es que no les falta razón y que todos ellos, están en lo cierto. Se cuentan por miles los casos de venados criados en cautividad, que alcanzada la madurez sexual cuando les entra el celo en la berrea, terminan atacando a los criadores. Mucha gente de campo se ha visto en la situación y muchos le advierten desde la experiencia. Los ciervos no son animales domésticos, son animales salvajes y hay que tenerlo en cuenta siempre y tratarles como tal. Está bien sacar adelante una cría que encontramos en situación crítica, pero es mejor soltarlo a tiempo que acabar teniendo un susto grave. 

 

 

 

Se mira pero no se toca

 

Es necesario recordar también que no se deben bajo ningún concepto tocar las crías de los animales, en especial las de ciervo y las de corzo. Aunque parezca que están abandonados, casi la totalidad de las veces su madre está no muy lejos vigilando. En su etapa de vida más temprana su mejor defensa es aplastarse entre el pasto y quedarse inmóvil para no ser descubierto, pero eso no significa que esté solo o sin madre. Tocarles y dejar nuestro olor en ellos provoca que la madre los rechace y entonces sí morirán abandonados con total seguridad. Es un trabajo muy grande el que aún queda por hacer, para concienciar a la sociedad de que los animales salvajes deben ser tratados como tal.