Pasar al contenido principal
El animal embistió a sus salvadores nada más pisar el suelo

VÍDEO: dos hombres rescatan un jabalí de morir en un canal y el animal les ataca

a vez más, los canales de riego se convierten en una trampa mortal para animales salvajes. En este caso, un jabalí que cayó al fondo puedo ser rescatado, pero la reacción del animal no fue la esperada.
Jabalí ataca rescatadores Tras ser rescatado, el jabalí se lanzó hacia sus salvadores.

El vídeo ha sido grabado a cierta distancia, aunque se aprecia claramente cada uno de los momentos. Un jabalí parece haber caído por accidente a un canal de riego. Tras amarrar al animal por el hocico, dos operarios equipados con casco se ayudan de un tocón para tirar rescatar al guarro. Poco a poco, consigue avanzar y pone los pies en tierra firme. 

 

Pero una vez que está a salvo, sin previo aviso, el jabalí se lanza a todo correr a por los dos hombres que acaban de salvarle la vida. La imagen queda tapada por unos arbustos, pero se atisba entre las ramas como una de los operarios se mueve huyendo de la embestida del suido.

 

Tras unos segundos cabeceando, parece que el imponente cochino se logra zafar de la cuerda que lo amarra. Así, se da la vuelta y se aleja corriendo en dirección al monte sin causar aparentemente daños personales.

 

 

El vídeo, compartido por Michel Coya en su página web, pone de manifiesto dos cuestiones muy claras y repetidas hasta la saciedad por el colectivo cinegético. Primero que los canales de riego y balsas de agua son un peligro continuo para las especies silvestres, algo que solo los cazadores denunciamos.


 
En segundo lugar, queda claro que los jabalíes son animales muy peligrosos e impredecibles. Como bien se puede apreciar en estas imágenes, no les hace falta mucha excusa para protagonizar ataques sin previo aviso, muchas veces sin necesidad de sentirte acorralados o amenazados.

 

Joven herido por un jabalí

 

En lo relativo a esta segunda cuestión, recientemente nos hemos hecho eco del ataque de un jabalí a un joven de 20 años en Asturias

 

El imponente ejemplar, de cerca de 100 kilos de peso y con unas navajas importantes, se coló en una cuadra familiar mientras el chico estaba tranquilamente jugando con su teléfono móvil. El guarro le propinó un navajazo, aunque por fortuna todo quedó una herida de carácter leve.