Pasar al contenido principal
CAZA Y CONSERVACIÓN

El vídeo que no saldrá en televisión: cazadores rescatando un zorro

Este es el vídeo que se ha vuelto viral a lo largo del día, donde unos cazadores se dedican a salvar un zorro que había caído en una piscina y que sin su ayuda, hubiese muerto con toda seguridad.
El zorro estaba atrapado en una piscina vacía, de donde no hubiese podido salir nunca sin la ayuda de los cazadores. El zorro estaba atrapado en una piscina vacía, de donde no hubiese podido salir nunca sin la ayuda de los cazadores.

Este vídeo es una muestra del amor, compromiso y dedicación que tienen los cazadores con la conservación del medio y de la fauna. A pesar de que el zorro es nuestro supuesto enemigo en el monte, estos cazadores no se lo piensan cuando encuentran al ejemplar atrapado en una vieja y abandonada piscina vacía, intentando salir desesperadamente.

 

El animal debía haber caído accidentalmente por un resbalón desde el bordillo de la piscina, o probablemente intentando atrapar alguna presa cerca, como cualquier pájaro o un jugoso nido de estos. Si por algo se caracteriza el zorro precisamente, es por su grandísima capacidad de adaptación alimentaria, por que se puede decir que comen prácticamente de todo

 

Precisamente es esa plasticidad alimentaria, sumada a su perspicacia y astucia, lo que le hace aventurarse en las zonas urbanas en busca de algún bocado fácil. Es habitual verlos merodear por muchas zonas habitadas por el hombre, sin ningún tipo de pudor o miedo. Es más, en las zonas rurales de España, ya se puede andar la gente con ojo para que estos astutos animales no le quiten las gallinas o incluso algún perro pequeño. 

 

En el campo también se entra en conflicto con los zorros por la diversidad de su dieta. El zorro es especialista en comerse los nidos de aves como la codorniz o la perdiz roja, los pollos de estas mismas aves que han logrado sobrevivir al huevo, también son un bocado favorito para la alimaña, así como conejos, gazapos, lebratos, e incluso los corcinos

 

 

En efecto, el zorro es un animal que con una población sin ningún tipo de control y por encima de lo que el ecosistema puede sostener, acaba por resultar tremendamente nociva para la proliferación de otras especies que como la perdiz roja silvestre o la codorniz, se encuentran muy contra las cuerdas de unos años a esta parte. 

 

A pesar de ello, los cazadores que protagonizan el rescate el vídeo en el que se puede ver como de verdad ponen sus esfuerzos en sacar el animal de su angustioso encierro, no dudan en ningún momento sobre lo que deben hacer. Como cazador, la primera condición que se tiene es el amor por la naturaleza, y es eso lo que impera siempre y se antepone a lo demás. Alimañana o no, el zorro atrapado es un animal desesperado al que le esperaba una horrible y lenta muerte por inanición que los cazadores, decidieron impedir. 

 

Es difícil entender desde el punto de vista animalista y ecologista radical, la dedicación que tiene todo cazador con el medio natural. Respetamos la vida, entendemos la muerte, conocemos el medio salvaje y vivimos en él, por y para él. Y por supuesto, siempre que esté en nuestra mano, evitaremos un sufrimiento innecesario o una muerte como la que esperaba a este zorro. 

 

Caza y conservación, van y deben ir siempre de la mano. Son conceptos complementarios, que no se entienden solos el uno sin el otro. Para conservar hay que cazar y para cazar, hay que conservar.