Pasar al contenido principal
Grabado fuera de nuestro país

VÍDEO: brillante pleno de jabalíes con doblete incluido

La caza mayor, con sus espectaculares lances a gamos, venados, machos o muflones, nos aporta sensaciones espectaculares. Pero cuando hay un jabalí de por medio, el nivel siempre sube.
pleno_doblete_jabalies_G Momento en que el cazador apunta al primer jabalí que sale a la carrera.

En este medio, y podemos hablar también por boca de muchos aficionados, nos consideramos auténticos enamorados de los cochinos por todo lo que estos nos proporcionan. Cuando un guarro se nos pone a tiro, por ejemplo, a la carrera, nos embarga una emoción equiparable a pocas cosas dentro de la caza.

 

Esto no solo se produce en nuestro país, donde los ejemplares son muy codiciados por los aficionados, tanto nacionales, como extranjeros. Un ejemplo de ello es el vídeo que os mostramos ayer en esta web. Una pieza publicada por nuestros amigos de Monteros Ribeira Sacra donde dos aficionados sacaban del monte como podían un tremendo cochino.

 
Otros países también pueden presumir del porte de sus guarros. Turquía o Irán son quizás dos de los destinos más famosos. Pero hoy el énfasis no está en el tamaño de los ejemplares, sino en la maestría a la hora de cazarlos. Una maestría que nos encandila cuando los abates que logran son múltiples, sobre todo en un corto espacio de tiempo.

 

En el vídeo que os presentamos bajo estas líneas, asistimos a una de esas escenas que destacan por su ejecución.
En la escena nos encontramos con el aficionado en posición de guardia, ya que parece haberse percatado de la presencia de unos cochinos en el montículo central. A lo lejos, aparece el primero, un poco oculto entre la maleza. Con gran tino, el cazador aprieta el gatillo y el cochino cae en el sitio.

 

Precisamente, este disparo pone en alerta a dos guarros que hay también escondidos en la zona. El primero comienza su carrera, pero casi no le da tiempo a salir y cae abatido al instante.

 
Al instante, el otro cochino sale del lado opuesto de la valla y el cazador lo pega también de lleno, logrando un brillante doblete con un rifle de trombón o corredera. Es un arma poco utilizada en nuestro país pero más común en otras partes del mundo. Como queda patente, su efectividad en batidas de este tipo queda más que probada.

 

 

Habrá quien pueda pensar que la distancia entre el cazador y los cochinos no es excesiva y, por ello, el doblete no resulta tan complicado. Pero no podemos hacer otra cosa que insistir en darle el valor que merece.

 
Si bien es cierto que los ejemplares se encuentran dentro de un radio de acción “asequible”, cazar jabalíes en carrera es una tarea más que complicada. Como hemos reiterado en multitud de ocasiones, cuando los guarros comienzan a moverse a buenas velocidades, se convierten en una de las especies de mayor más difíciles de abatir. Por no hablar de esos momentos en que la tensión y la adrenalina les inunda, y pueden convertirse en auténticos ‘tragabalas’.