Pasar al contenido principal
Grabado durante la cosecha de una parcela de cereal

VÍDEO: A estos jabalíes les gustan las emociones fuertes, muy fuertes

La seguridad, el amparo que brinda la vegetación, es algo que valoran mucho los jabalíes y que los cazadores debemos tener claro, pero hay veces que esto lo llevan al extremo, como si les gustasen las emociones fuertes…
Guarros_Cosechadora_G Primero de los guarros saliendo del cereal por delante de la cosechadora.

Pocos animales son capaces de hacer mejor uso de los elementos con que cuentan a su alrededor que los cochinos, sobre todo cuando se trata de evitar riesgos o tienen que hacer frente a peligros reales donde corren peligro sus vidas.

 

Y la vegetación, todo tipo de vegetación que se encuentre a su disposición, desde la herbácea a la arbórea, pasando por la arbustiva y la propia de muchos cultivos, es una gran aliada de los guarros, con una utilización magistral no sólo en términos de refugio u ocultación, sino también de alimentación y de protección frente a los agentes atmosféricos.

 

Exceso de confianza y despistes

 

Sin embargo, a veces los jabalíes convierten este uso en abuso, lo que les lleva a hacer peligrar sus vidas -e incluso termina costándoles las mismas a algunos ejemplares confiados o despistados- por ser muy reacios a abandonar la seguridad que les da la vegetación.

 

Ejemplos de ello los hemos visto en muchas ocasiones y el vídeo que acompaña estas líneas es otro más, donde tres pequeños jabalíes, a los que parecen gustarles las emociones fuertes, aguantan hasta el último momento, hasta tener la cosechadora prácticamente encima, sin importarles el ruido de la máquina ni el del partir de las cañas del cereal, para salir como cohetes del cultivo en busca de la cobertura del bosque.