Pasar al contenido principal
Durante jornadas de caza en batida fuera de nuestro país

VÍDEO: A estos cazadores se les ‘cuelan’ jabalíes, corzos y ciervos, ¡y algunos ni se enteran!

En batida o en montería, porque el aire sea fuerte, el suelo esté húmedo y blando o por otras circunstancias, las reses pueden entrarnos al puesto sin que apenas tengamos capacidad de reacción ante su presencia o incluso ni nos enteremos de la misma.
Video_Coladas_Reses_G.jpg Captura del vídeo en el que las reses se les 'cuelan' a los cazadores.

En tiraderos cortos como los que solemos ocupar en las batidas, caso de caminos estrechos, claros dentro de los montes, pequeños cortaderos, etc., hay que estar alerta de forma permanente porque cuando menos lo esperas, puede irrumpir un jabalí, corzo, venado, etc.

 

Y es que las reses, unas veces amparadas en el sigilo y la ausencia de ruidos (al paso o al trote), otras en la rapidez y la sorpresa (a la carrera), son capaces de cruzar este tipo de pequeños tiraderos cuando menos atentos estamos, bien porque no oímos su entrada, porque estamos mirando a otro lado

 

Es más, si compartimos pista forestal, cortafuegos, etc. con otros cazadores que están en línea con nosotros, la cosa se complica aún más por razones de seguridad y porque el espacio para tirar es menor.    

 

Pues bien, a pesar de las dificultades que encierran estos lances, que provocan que se nos cuelen los jabalíes, venados, gamos, muflones o corzos o que tiremos tarde y de forma precipitada, también se dan casos en los que los cazadores parecen estar a otra cosa, como dormidos y sin enterarse de lo que ocurre a su alrededor.

 

El vídeo que os ofrecemos a continuación ejemplifica todo lo anterior y ha sido publicado en Facebook por Pasapaloma, quien comenta junto al documento lo siguiente: “Hay momentos en los que es mejor no haberte levantado de la cama...”.