Pasar al contenido principal
El punto rojo vuelve a ser demoledor

VÍDEO: hacen falta dos balas para abatir este jabalí

Que los ejemplares de caza mayor son auténticos ‘tragabalas’ lo sabemos bien, incluso cuando el tiro que realizamos parece ser bueno. Por ello, abatirlos supone a veces un reto nada desdeñable.
Dos_balas_jabali_G Tras comerse la primera bala, el jabalí cayó al segundo tiro.

Ni siquiera con el uso de los demoledores puntos rojos, tenemos asegurado el éxito en el primer lance. Seguro que muchos de vosotros recordáis el vídeo que publicamos hace unos días donde un guarro salía indemne de un gran tiro. Eso al menos a priori, ya que cabe la posibilidad de caer unos metros después.

 

Cuando la adrenalina se apodera de los jabalíes y, además, se mueven a buena velocidad, nos podemos encontrar con situaciones de este tipo.

 

Si el tiradero es corto, como ocurría en dicho vídeo, no es posible redimirse con el segundo tiro, aunque hay quien es capaz de hacer dobletes en espacios reducidos y difíciles. Pero si el campo de acción es más abierto, sí que podemos rematar la faena de forma magistral.

 

Así ocurre en una nueva pieza que os ofrecemos. El cazador parece haber intuido que un jabalí va a hacer acto de presencia en el tiradero y se encuentra preparado para actuar. De pronto, el guarro aparece y se efectúa el primer disparo. El animal se come la bala y es cuando empieza a acelerar la marcha.

 
Pero el aficionado, muy ávido, vuelve a apretar el gatillo y esta vez sí, el jabalí cae seco sin ninguna opción. Otra vez, como en anteriores ocasiones, el punto rojo aparece en escena y se convierte en el mejor aliado del cazador.