Pasar al contenido principal
Grabado a finales de noviembre en Galicia

VÍDEO: El descomunal jabalí que todos querríamos tener en el visor

De otras especies cinegéticas de hábitos más diurnos tenemos mayor información, sin embargo, de los jabalíes, sobre todo de los grandes machos, los documentos son escasos, o al menos hasta la llegada de las trail-cams o cámaras de fototrampeo.
Video_Guarro_RibeiraSacra_G Impresionante guarro grabado mediante trail-cam por Monteros Ribeira Sacra.

Los cochinos no son animales que se suelan prodigar a plena luz del día, y aunque avistamientos se producen ocasionalmente bajo esta circunstancia, lo normal es que aprovechen las noches para cumplir con sus rutinas, y también las primeras y últimas luces del día, tanto de vuelta a los encames, muy de mañana, como de abandono de los mismos para iniciar sus careos nocturnos, a última hora.

 

Así las cosas, salvo por las señales de todo tipo que a su paso dejan en el campo, no resulta sencillo tener encuentros con los guarros de manera habitual. Sí, un día veremos un animal despistado al que la noche se le ha hecho corta, otro a la piara que se ha levantado más pronto de lo habitual, pero lo normal es que prefieran valerse de la oscuridad para sus menesteres.

 

Distinto es que cacemos con perros en sus dominios y provoquemos levantes y huidas, como en monterías, batidas, jornadas de menor en zonas querenciosas, etc., aunque volvemos a insistir, los jabalíes se sienten más seguros y cómodos cuando el monte está en calma y muy oscuro.

 

Enorme jabalí gallego rascándose contra un árbol.

 

Y si esto es así para la generalidad de los cochinos, para los grandes y viejos machos se cumple aún más, ya que saben o intuyen que cuanto más tarde sea, menos posibilidades tienen de llevarse un susto o un disgusto.

 

Afortunadamente, las trail-cams o cámaras de fototrampeo han supuesto una gran ayuda para cazadores y gestores, a fin de conocer más y mejor a los cochinos y corroborando muchas de las cosas que intuíamos, especialmente de esos guarros curtidos en mil batallas a los que tanto cuesta dar caza.

 

 

Ejemplo de ello es el vídeo sobre estas líneas, grabado por una de las cámaras que Monteros Ribeira Sacra tienen colocadas en sus cotos gallegos y donde, cerca de las doce de la noche, en pleno mes de noviembre, podemos ver un enorme jabalí de buenas defensas dando dentelladas al tronco y rascándose en el mismo. Junto a las imágenes, el característico comentario de Senén Ramos: “Vakamulo King Size XXL de la Ribeira Sacra. ¡Bicheria High Quality!”.   

 

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.