Pasar al contenido principal
En Galicia

Graban la espectacular travesía de un corzo cruzando el mar a nado

A pesar de la proliferación de vídeos y documentos gráficos que las redes sociales nos permiten ver, aún aparecen piezas que nos sorprenden por su peculiaridad.
Corzo_nadando_mar_G Durante su travesía, el corzo se desenvuelve con gran destreza en el agua.

Cuando hablamos de especies cinegéticas invadiendo entornos, siempre pensamos en el jabalí. Y es cierto que se trata de uno de los animales más prolíficos en entornos urbanos. Pero ni mucho menos se trata del único caso.

 

Pocas veces reparamos en otro tipo de animales que abunda fuera de su entorno como, por ejemplo, es el corzo. Como hemos apuntado, no existen las mismas densidades que de cochinos, adaptables a todo tipo de entorno, pero tampoco es anecdótica su presencia.

 

La caza del corzo, en aumento

 

Si analizamos los últimos años, no podemos negar el gran aumento de poblaciones de corzo, a las que es muy difícil poner freno. Los datos no fallan. Desde hace décadas, la caza del ‘duende’ se ha multiplicado y, aun así, no dejan de invadir el entorno.

 

Debido a la sobrepoblación corcera, los daños en la agricultura también aumentan. Esto no es solo cosa de conejos, jabalíes y venados. Por no hablar de los accidentes de tráficos donde estos ejemplares se convierten en protagonistas.

 

Ahora que la veda del corzo está a punto de caramelo, el vídeo que os traemos nos viene como anillo al dedo. Como podéis imaginar, uno de estos cérvidos está presente, pero no de la forma habitual. Ni hay lance de por medio, ni ha sido grabado en mitad del monte, sino en el agua.

 

Este pasado fin de semana, un grupo de pescadores captaba desde su embarcación un corzo macho cruzando el mar a nado. Según apuntan varios medios regionales, esta travesía acuática tenía lugar en el puerto de Morás, en el concello lucense de Xove.

 

 

Aunque sabemos que la mayoría de las especies cinegéticas se desenvuelven nada como ‘pez en el agua’, nunca mejor dicho, no deja de sorprendernos la absoluta destreza de la que el Capreolus hace gala.

 

Durante su trayecto, de bastantes metros, no muestra ni un ápice de cansancio a pesar de moverse a una muy buena velocidad. Incluso el hombre que realiza la grabación, no puede evitar una expresión de sorpresa ante la magistral clase de natación que está llevando a cabo el cérvido. Después de un casi dos minutos a una verdadera velocidad de crucero, el corzo consigue alcanzar su objetivo y llegar a tierra firme.

 

Aunque no es ni mucho menos habitual, tampoco se trata de la primera vez que vemos un corzo desenvolviéndose con tal destreza en un medio que, a priori, no es el suyo.

 

En su lucha por alcanzar territorios donde sean hegomónicos y puedan establecerse, los animales silvestres hacen frente a todo tipo de obstáculos, como ocurre en este caso. Casi siempre ocurre con los jabalíes, claramente, propiciado por su mayor densidad.

 

Seguro que muchos recordáis un vídeo similar que compartimos hace algunos meses en este medio. En aquella ocasión, un joven 'duende' se aventuraba en aguas interiores, en un embalse entre Cataluña y Aragón. En ambos casos, puede no ser la primera vez que los corzos hayan tenido que recurrir a sus artes de nadadores. Y es que, como decimos, muestran una destreza insólita.