Pasar al contenido principal
Grabación de casi 6 minutos a escasos metros de un precioso macho joven

VÍDEO: ¿es el corzo nuestra especie de caza mayor más deseada?

Quizá sea muy atrevido, o arriesgado, preguntar esto, habida cuenta que en nuestra fauna venatoria hay especies tan apasionantes como el venado, el gamo, el rebeco o el macho montés, por poner unos ejemplos. En cualquier caso, el interrogante queda ahí…
Video_Corzo_Agustin_G Corzo rascando su cuerna en la rama de un árbol.

A este ranking también podríamos sumar, por qué no, el muflón, el arruí, el lobo e incluso el jabalí, es decir, toda nuestra caza mayor, pues hay tantos gustos cinegéticos, tantas preferencias venatorias, como cazadores, y lo que para unos es atractivo, puede que para otros no resulte tanto.

 

De lo que no hay duda, sin embargo, es que el corzo, el Capreolus capreolus que habita los cotos de nuestra geografía, se ha convertido en uno de los mayores alicientes de la caza mayor española en los últimos 25 años, y eso gracias a que la especie ha incrementado notablemente sus poblaciones y su área de distribución, y a que los trofeos de bastantes territorios son la envidia de la Europa corcera.

 

Como consecuencia de lo anterior, hoy son miles los cazadores que tienen al ‘duende’ como principal objetivo cinegético, lo que además de haber provocado un crecimiento espectacular de sus capturas (casi 60.000 en el último Anuario de Estadística Forestal del MAPA, correspondiente a 2016), por debajo sólo de jabalí y venado, ha hecho que los precios por cazarlo se hayan disparado, con precintos por encima de los 2.000 euros en las zonas cuyos trofeos arrojan altas puntuaciones con regularidad.

 

Y para demostrar ese atractivo, ese apasionamiento que despierta el corzo y su caza entre tantos y tantos aficionados de nuestro país, os ofrecemos este precioso vídeo que nuestro amigo Agustín, de Bilbao, grabó a un joven macho el pasado 3 de marzo en un coto del norte de Burgos cercano ya a Álava, con el corzo completamente descorreado en esta anormal segunda parte del invierno o adelantada primavera de 2019.

 

 

Es un testimonio de gran valía, filmado a escasos metros del animal, el cual, antes de percatarse de la presencia de Agustín, se encontraba marcando territorio (con la cuerna la vegetación y con las patas el suelo) en el borde de una incipiente siembra de cereal. A partir del descubrimiento de ese ‘elemento’ extraño, y por espacio de casi cinco minutos, el corzo no deja de mostrar su recelo de diversas formas aunque es incapaz de abandonar el lugar, hasta que finalmente termina por desaparecer tras coronar una pequeña loma.