Pasar al contenido principal
En León

VÍDEO: un agricultor graba un lobo a escasos metros y a plena luz del día

Desde el mundo rural en particular, y el colectivo cinegético en particular, somos muy conscientes de la realidad del lobo ibérico en nuestro país.
Lobo_agricultor_Leon_G Imagen del lobo en León, a escasos metros del agricultor.

A menudo ocurren sucesos que dejan al descubierto las mentiras y demagogia que animalistas y ecologistas sueltan habitualmente. Los cientos y cientos de ataques a la ganadería, con sus correspondientes reses muertas, no dejan lugar a dudas.

 

El lobo necesita un control adecuado para que la convivencia entre el cánido y la labor ganadera pueda ser compatible. En muchos puntos del país, principalmente de la zona norte, resulta muy difícil conjugar ambos aspectos. Y todo por la ceguera de las administraciones, empeñadas en dar más peso a los argumentos animalistas, que jamás se basan ni en datos ni en pruebas, solo en un ideario cogido con pinzas y carente de argumentos.

 

Desde sus poltronas urbanitas, no conocen la realidad del mundo rural, de sus gentes, de la labor que allí se desarrolla. Solo están en contacto con la realidad rural a través de los teclados de sus ordenadores, pero aun así se empeñan en dar lecciones.

 

A plena luz del día

 

Siempre se ha tenido la convicción de que el lobo planifica sus ataques durante la noche, lejos de los núcleos urbanos, para poder despacharse a gusto con las reses. En principio, se trata también de seres huidizos que rehúyen el contacto humano. Pero es solo la teoría.

 

Por desgracia, esta situación está cambiando. Cada vez se producen más avistamientos cerca de los pueblos, incluso dentro de ellos, al lado de las propias casas habitadas. Por no hablar que cada vez hay más ataques al ganado en pleno día.

 

Un nuevo vídeo así lo atestigua. En este documento, captado por un agricultor de León, se comprueba que el lobo cada vez tiene menos miedo al hombre. Cuando lo normal es que el cánido ponga pies en polvorosa, se va acercado poco a poco, hasta situarse a escasos metros del tractor.

 

 

Al principio, el hombre trata de espantar a voces al animal, que hace caso omiso, tanto de las advertencias como del ruido del vehículo. Es más, se va aproximando al camino muy tranquilamente y con una actitud de total pasividad.

 

El agricultor se ve incluso obligado a bajarse del tractor para intentar que el lobo huya. Finalmente, el cánido se va alejando poco a poco, aunque ni mucho menos demuestra temor. Todo lo contrario, se queda merodeando por la zona y de vez en cuando echa la vista atrás.

 

Brutal ataque en León

 

Precisamente en León, ayer mismo, informábamos de un brutal ataque a la ganadería perpetrado por los lobos. En una finca de San Martín de Valdetuéjar, perteneciente al municipio leonés de Valderrueda, varios cánidos mataron nada menos que 30 cabras preñadas que estaban a punto de parir. Además, dejaron cinco animales desaparecidos y otras ocho cabras mordidas, que han quedado en situación crítica y al borde de la muerte, debido a las graves heridas sufridas.

 

No es el único caso reciente. También el fin de semana, en el municipio zamorano de Villardeciervos, dentro de la Reserva de Caza de la Sierra de la Culebra, los lobos mataron 13 de las 19 ovejas de una finca.

 

30 cabras lobos.

 

Como en el caso del pueblo leonés, había varias hembras en avanzado estado de gestación, que estaban a pocas semanas de parir y por partida doble, porque tres de ellas traían gemelos.