Pasar al contenido principal
La cara del animalismo, al descubierto una vez más

Una veterinaria explota y destapa las artimañas de los animalistas en el incendio de Madrid

Van pasando los días y se van conociendo más sucesos acaecidos en torno al gran incendio que ha afectado estos últimos días a varios municipios de Toledo y León.
Animalistas incendio Cadalso Imagen del incendio afectando al término de Cadalso de los Vidrios (Twitter).

Parte de lo ocurrido, ha afectado de llenos a los cazadores, que han sido el objetivo del acoso del colectivo animalista. Los radicales han manipulado la realidad, acusando falsamente a los aficionados a la venatoria de los pueblos afectados por el fuego, de abandonar a sus perros.

 

Como decimos, una nueva mentira que pone de manifiesto la verdadera cara de parte del sector anticaza. También contamos cómo varios animalistas se internaron en diversas propiedades, robando incluso algunos animales y utilizándolos como pretexto para cargar contra la caza. Muchos fueron incluso más allá, llegando a desear la muerte de los habitantes de los municipios asolados por los incendios.

 

Animalistas incendio Cadalso

Animalistas incendio Cadalso

 

Sin duda, la cara más inhumana del animalismo ha salido a relucir. Pero un nuevo escándalo pone a los anticaza en el disparadero. En las últimas horas, una veterinaria que colaboró como voluntaria en el incendio de Cadalso de los Vidrios (Madrid), ha explotado tras ser testigo de varios ejemplos de la manipulación animalista.

 

En su muro de Facebook, Beyta Villa ha destapado la verdadera cara de los radicales. Todo sea dicho, ha reconocido que hubo miembros de varias protectoras que sí ayudaron de forma correcta. Pero a la vez, ha relatado algunas de las tretas que otros animalistas han utilizado para colgarse medallas, mientras los profesionales y voluntarios se desvivían por sofocar los incendios. Este es su post de denuncia: 

 

"La verdad que no sé ni cómo empezar... pero me han parecido mal tantas cosas estos días que necesito contároslo para que sepáis de buena mano lo que hay. 

 

El primer día que fui a ayudar como auxiliar de veterinaria junto con mi compañera veterinaria. Fue el sábado en Cadalso de los Vidrios, coincidí con varias protectoras. Unas hicieron su trabajo con la mejor intención y de la manera correcta, mientras que otras hicieron lo que les dio la verdadera gana, metiéndose en fincas que no estaban ni en peligro y cogiendo los animales para llevárselos a su protectora sin dar explicaciones a nadie.

 

Cuando nos dimos cuenta (tanto ciertas protectoras, como mi compi y yo, y algunos voluntarios) dijimos que no íbamos a ser partícipes de eso, que eso era ilegal, que les devolvieran los animales a sus dueños. Al no tener la misma forma de pensar nos tacharon de no sé cuántas cosas diferentes y, como pasamos de discutir ni entrar en polémicas, muchos nos fuimos.

 

Al día siguiente, por un grupo de ayuda (de Whatsapp) se empezaron a poner cosas, como que la gente de Cadalso había robado material, que antes de darles agua la tiraban y barbaridades similares. Ya esto me pareció la gota que colma el vaso y dije que no me parecía ni medio normal esos desprecios hacia personas, y más cuando lo están perdiendo todo por las llamas, a lo que me contestaron que no colapse el grupo con tonterías, así que para no colapsar como ellas dicen, me salí de dicho grupo, porque eso NO es ayudar

 

El domingo, gracias al Ayuntamiento de Villa del Prado, se monta en la plaza de toros una sala de curas para animales afectados por el incendio, intentando llevar el máximo control de todo, apuntando las entradas y las salidas de los animales (cosa que se han llevado sin pedir permiso) y, sobre todo, avisando a la gente que iba a "ayudar" que no queríamos animales de fincas robados, que esto era para animales afectados por el incendio , que por favor se comportaran y, ante todo, pensaran en la gente y lo mal que lo estaba pasando. La verdad que por general ayer funcionó todo bastante bien, pero hoy lunes, después de trabajar, llego a la plaza de toros y me encuentro con que han robado un perro aprovechando que en la guardia nocturna era menos gente y el perro parece que a ciertas personas no les importa... porque por más que pregunto por el perro nadie me dice nada.


 
De repente, una mujer que ni es veterinaria, ni de ninguna protectora ni de nada, me dice que se lleva todas las cosas a otro punto en Calalberche. Ainhoa y yo la preguntamos “¿por qué?”, si este es el punto y está más cerca de los sitios afectados. Intento explicarle que no lo veo lógico y que hable con el alcalde o el teniente alcalde antes de llevarse nada. Y ella, con decir que no tenía que hablar con nadie, que se lo llevaba porque la gente de Villa del Prado había robado cosas, y que nos lo queríamos quedar el Ayuntamiento y el Safari, tenía suficiente (me metió en el ajo porque la dije que la medicación ella no la podía mover al no ser veterinaria)... No podéis imaginaros la impotencia que me ha dado escuchar esas palabras después de todo lo que hemos aguantado, trabajado y aportado y más después de todo lo visto en días anteriores... Lo que me consuela es que he ayudado a animales, a personas, he conocido a muy buenas personas y profesionales que realmente han venido a ayudar de la manera correcta, y que todo lo he hecho con mi mejor intención, y sé que la gente que realmente me conoce ni lo duda.

 

Sólo quería que supieseis lo que hay con ciertos animalistas. Perdón por el testamento y de verdad si alguien necesita ayuda pueden contar conmigo, que en lo que pueda ayudaré. Pero no quiero saber nada más de personas que insultan gratuitamente, roban animales y toman decisiones porque les da la gana, porque no puedo más".

 

En varios comentarios posteriores, la veterinaria recalca la penosa actitud de muchos de los animalistas que estuvieron en el gran incendio. “Había cada uno que era de flipar... Se creían dios, con poder de hacer lo que les da la gana, yo flipé y estoy súper cabreada, decepcionada y triste!!”, señalaba Beyta. En otra alusión, la voluntaria afirmaba que muchos de ellos buscaban “fama y robar, porque se llevaron animales de zonas seguras dichas por los bomberos, rompiendo las puertas y muros. Animales que estaban bien cuidados y todo”.