Pasar al contenido principal
Aprovechando las diferentes situaciones que se nos presentan en esta media veda

Sigue estos trucos y triunfarás con palomas y tórtolas

Tórtolas y palomas son, sin duda, dos de los grandes alicientes para salir al campo en esta media veda. Para triunfar durante las jornadas cinegéticas que nos regalan, os ofrecemos unos trucos que no podéis desaprovechar.
tortolapaloma13711m

Cada día que madrugamos en busca de estas dos especies de menor, lo hacemos deseosos de ver la entrada de las primeras tórtolas en un puesto en la campiña, bien al borde de los girasoles, de un rastrojo querencioso con agua cerca o del olivar. 

Las más precoces nos suelen llegar rápidas y rasas, volando muy bajas si no han encontrado otros puestos antes del nuestro. Por ello, en los primeros lances que vamos a vivir, conviene estar muy atentos porque tiraremos a muchas de pico, según llegan, de forma que no hay que dejarlas acercarse demasiado y adelantar el tiro lo suficiente para que el plomeo la alcance con una buena amplitud y, en caso de fallo, si no tenemos distancia suficiente para repetir, nos volveremos para tirarla pasada.

La torcaz de pico

No todos los puestos de torcaz te permiten tirar a las palomas cuando cruzan por delante camino del comedero o del sesteo. Tenemos muchas ocasiones en las que las torcaces nos entran de pico, ante lo cual sólo cabe estar muy bien tapados por la pantalla, no movernos y tirar de manera rápida, como si de un ojeo se tratase, levantándonos justo en el momento en el que la paloma está ya en el tiradero. Hay que tomar la trayectoria de la cola hacia el pico y, dando un tironcito, adelantar la escopeta sin detenernos al disparar.

La tórtola rasera

Algunos puestos y pasos tienen como característica habitual el vuelo muy raso de las tórtolas. Se trata principalmente de puestos en el girasol muy cercanos a los dormideros, por lo que las aves no realizan desplazamientos muy largos, entrando muy bajas, tanto que a veces dejamos de tirar por verlas cuando ya las tenemos encima. En estos puestos hay que ser rápido en el encare, montar chokes abiertos y disparar con cartuchos igualmente de buena velocidad, en 28 gramos y perdigón de novena, conjunto que va a favorecer una buena dispersión con la que bajar bastantes tortolillas.

Trucos palomas.

Palomas en bando

No siempre tiramos a la paloma que entra suelta, descolgada del bando, esa paloma que, de no vernos y volando a buena altura, no encierra grandes problemas a la hora de adelantar en su trayectoria nuestros disparos y abatirla delante del puesto. Cuando entran en bando la cosa cambia, pues suelen ser más propensas a alertarse unas a otras de cualquier reflejo o sombra sospechosa, volando generalmente algo más rápidas que las solitarias. Lo ideal en este caso es dejar que el bando entre sin movernos y tirar a las últimas, ya que así vamos a disparar mejor sobre la trayectoria que ya traían al no alertar a las primeras del grupo.

Tórtolas en el girasol

Cada verano los girasoles congregan en sus inmediaciones a muchos cazadores con los que, bien a través de tiradas organizadas, o por situar allí nuestro puesto, nos vemos compartiendo tirada. En algunos casos se sitúan puestos que cortan la entrada de las tórtolas, por lo que cuando llegan a los más atrasados con respecto al camino de entrada, ya vienen fogueadas y en alerta, de modo que fintan con una rapidez increíble, haciendo cabriolas en el aire en cuanto ven algo extraño. Si estamos en uno de estos puestos complicados, lo ideal será siempre tirar con chokes medios o abiertos y perdigón fino, de octava por ejemplo, procurando tomar la trayectoria de cada pájaro con un juicio rápido, pasarlo y tirar veloz, pues si seguimos mucho vamos a dudar al ver continuamente voltear a la tórtola. Disparo rápido, bien adelantado (vienen rápidas) y sin detenernos.

Trucos palomas y tórtolas.

La torcaz de las encinas

No todos los lances de la media veda con respecto al paso de tórtolas y torcaces se viven en el llano, rodeados de girasoles o delante de un rastrojo querencioso. Muchos de nuestros montes reúnen unas condiciones ideales para esperar el paso o entrada de las torcaces, siendo los encinares uno de los escenarios más productivos. Se tira al amanecer, a la entrada o salida del sesteo, y a la recogida al dormidero, por la tarde. Pero las torcaces que pasan van de camino, por lo que normalmente vuelan rápido y algo altas. Aquí hay que cerrar las escopetas y emplear chokes medios y cerrados, con combinaciones de tres y una estrellas, o tal vez el mejor para estos casos, dos y una estrellas. Dispararemos adelantando bastante (incluso más de dos metros en algunos casos) cuando las tenemos ya encima y no pueden dejarnos colgados al movernos antes de tiempo y ser advertidos por la fina vista de la paloma.

El puesto de verano

Cuando programamos diferentes salidas en la media veda para tirar tórtolas y torcaces al paso, un requisito fundamental es contar con un puesto adecuado, pues improvisar provoca que nos vean, que cortemos el paso con nuestra presencia mal disimulada y que perdamos una jornada tal vez irrepetible. Los puestos naturales deben construirse con antelación, dejando tiempo suficiente para que los pájaros se acostumbren a verlos y no extrañar su presencia, debiendo emplear la vegetación del entorno, evitando cortar ramas, aunque podamos retocar la pantalla con alguna retama e incluso con unas cañas. En las últimas temporadas incluso se preparan puestos con alpacas de paja apiladas en forma de 'fuerte', situándolos en los rastrojos querenciosos.

(Texto: M. F. S. Fotos: Archivo y Shutterstock).