Pasar al contenido principal
En el ecuador de la temporada general de caza menor

Trucos del tiro a la perdiz al salto y en mano

La caza de la perdiz al salto y en mano y la del conejo son las que mayor número de aficionados tienen en nuestro país. En este artículo veremos cuál debe ser la técnica de tiro a emplear con las patirrojas en mano y al salto.
Trucos_Tiro_Perdiz_G Adelanto o punto en el que disparar a una perdiz que nos vuela de derecha a izquierda.

Con las perdices en mano y al salto no sólo hace falta ser un buen tirador, pues esta caza exige al cazador tener unas buenas piernas y unos grandes conocimientos de las costumbres de los animales en el campo.

Ser buen tirador nos permitirá aprovechar ese momento en el que la perdiz levanta su vuelo ante nosotros, casi siempre sobrecogiéndonos con el sonido inconfundible de su potente aletear, para poder abatirla con un tiro certero bien dirigido hacia ella.

Perdices levantadas por otros compañeros

Los tiros a perdices que vienen volando levantadas por otros compañeros y que cruzan por delante de nosotros, son los que más debemos adelantar.

Tiro a una perdiz levantada por otros compañeros de mano.

Los disparos cruzados, es decir, los que su trayectoria llega a formar un ángulo de 90º respecto a la posición del cazador, son los que necesitan un adelanto mayor, y a medida que este ángulo se vaya cerrando, iremos disminuyendo ese adelanto.

Tiro de pico

Hay un tipo de vuelo de la perdiz al que el cazador tiene cierto temor a fallarlo, me estoy refiriendo al tiro de pico. Técnicamente es uno de los más sencillos, ya que con sólo apuntar a la perdiz por debajo de ella, es decir, a las patas, y pegar un pequeño tironcito a la escopeta hacia arriba para taparla y disparar inmediatamente que la tapemos, el acierto estará prácticamente asegurado. Cuanto más delante de nosotros queramos efectuar nuestros disparos más tendremos que taparla.

Tiro de pico a una perdiz.

Otra trayectoria muy común en el tiro en mano y a veces derivado del fallo a la perdiz de pico, es aquélla en la que la perdiz nos pasa volando por encima y la tenemos que disparar alejándose de cola a una altura media. Ante este tipo de lance, la mejor forma de realizar el disparo es apuntando ligeramente por debajo, de manera que a la hora de apretar el gatillo tengamos situada la silueta de la perdiz sobre el punto de mira.

Disparo a una perdiz alejándose de cola a una altura media tras pasar volando por encima del cazador.

Perdiz alejándose en ángulo

Si tuviéramos que decir el tipo de trayectoria de vuelo que más veces se le presenta al cazador en una jornada de caza al salto y en mano sería la de una perdiz que se aleja con más o menos ángulo.

Para efectuar este tipo de tiro con un porcentaje de éxito grande, hay que tomar dos precauciones antes de apretar el gatillo: una, apretar fuertemente la culata sobre nuestro pómulo, y otra, tapar ligeramente a la perdiz con la punta de los cañones en el momento del disparo.

Perdiz alejándose en ángulo.

Los motivos más frecuentes del fallo en este tipo de tiro suelen ser levantar la cara, precipitarse en los tiros o buscar un adelanto erróneo por los lados, cuando sólo hay que apuntar a la perdiz.

Practicar el swing en todas las trayectorias

Son infinitas las trayectorias que podríamos comentar, así como sus adelantos y las formas de llevar el swing en cada situación. Por ello, la mejor forma de poder practicar nuestros disparos en la caza será haciéndolo sobre platos lanzados con máquinas situadas en pleno monte y que imitan la mayor parte de las trayectorias realizadas por las perdices, algo que podemos realizar en cualquier campo de tiro con canchas de recorridos de caza.

Tirando en un campo de recorridos de caza.

Condicionantes de los tiros

  • El tiro de la perdiz en mano técnicamente no es excesivamente complicado. Lo que ocurre es que hay una serie de condicionantes que lo dificultan, por ejemplo, el hecho de que cuando llegamos al momento del disparo vamos, como vulgarmente se dice, con la lengua fuera.
  • Otra dificultad es que cuando las perdices ya van estando fogueadas, cada día se resabian más y levantan el vuelo a mayores distancias, y la que levanta el vuelo más cerca, siempre agudiza el ingenio para hacerlo detrás de una mata, un árbol, o tapada por una roca.
  • A pesar de que el vuelo de la perdiz se caracteriza por su gran potencia y alta aceleración, debemos contar con que, cuando arranca, su vuelo parte de cero, así que su velocidad inicial no es un factor a su favor, porque aunque parezca muy alta no lo es, razón por la que el adelanto no debe ser muy grande.
  • A la perdiz en mano, en general, con correr una medida no demasiado pronunciada la mano por delante y por la trayectoria que el pájaro va realizando, será suficiente para poder abatirla.

Por qué dejamos los tiros bajos

Un error muy común que provoca numerosos fallos en este tipo de caza, consiste en dejarse los tiros bajos. Cuando la perdiz nos sorprende, es tan grande el estrés que nos provoca que queremos, ante todo, verla con nuestros ojos, con lo que los cañones de la escopeta se convierten en un incordio y nuestro instinto nos provoca bajarlos ligeramente para así ver mejor a la perdiz, lo que hace que nuestros tiros se queden ligeramente bajos.

Un remedio para que no se nos queden los tiros bajos puede ser tirar con una escopeta recta, es decir, que veamos un poco de la solista de los cañones.

Como solución, no es malo tirar con una escopeta recta, es decir, que veamos un poco de la solista de los cañones. De esta forma el tiro irá más alto del punto al que apuntamos, solucionando así el problema.

El truco de tapar la pieza

Cuando vemos que levanta una perdiz, deberemos captar cuanto antes la trayectoria que ésta describe en el aire para así poder juzgar el adelanto y el punto exacto en el que queremos situar nuestro disparo.

La perdiz, cuando sale volando, suele realizar una trayectoria ascendente, por lo que el adelanto que requiere esa perdiz, tan común en la caza al salto, debe calcularse por encima de ella, lo que normalmente conocemos como “tapar la pieza”.

(Texto y fotos: G. G. Escudero).