Pasar al contenido principal
Para bajar más patirrojas desde las pantallas

Trucos del tiro a la perdiz en ojeo

Hay muchos cazadores que por absoluto desconocimiento de lo que es un ojeo de perdiz, creen que cazarla en esta modalidad es ponerse en el puesto y comenzar a disparar sin ton ni son.
Trucos_Tiro_Ojeo_G Adelanto a realizar sobre las perdices que entran al puesto de ojeo.

Este tipo de caza es en equipo y todos los que intervienen en ella aportan su granito de arena para conseguir abatir las perdices y conseguir que la cacería sea un éxito. Así deberemos entender un ojeo para realmente apreciarlo y saber disfrutarlo.

 

En una perdiz cazada al salto, todo lo efectuado para abatirla depende del esfuerzo y del saber hacer de una sola persona, pero no por esto le debemos atribuir ni más ni menos mérito. Simplemente son formas distintas de conseguir un objetivo.

 

Centrándonos en el tiro de ojeo, vamos a dar un repaso sobre todos aquellos aspectos que un cazador de esta modalidad cinegética debe cuidar antes y durante una cacería para obtener los mejores resultados.

 

Tiro de pico a una perdiz en ojeo.

Tiro de pico a una perdiz en ojeo.

 

En primer lugar, aprender y mentalizar al cazador que ser mejor o peor no radica sólo en cazar o abatir más cantidad de perdices que los demás; hay quien bajando 15 perdices en una cacería de ojeo disfruta infinitamente más que otro que abate 250.

 

Nada de competir

 

Se ha intentado convertir el ojeo en una competición de tiro, ya que hay muchos cazadores que más que disfrutar del lance de caza, están preocupados de abatir más perdices que los otros cazadores integrantes del ojeo. Incluso ocupan su mente en cálculos estadísticos de los números de cartuchos que utilizan para cazar cada perdiz a lo largo de la temporada.

 

A estos tiradores les diría que la caza no es ninguna competición de tiro, y que para todos aquellos que lo que más les importe sea vanagloriarse como los mejores tiradores, que lo hagan apuntándose a las muchas competiciones de tiro que se celebran en nuestro país.

 

La influencia de ese aspecto competitivo que provoca el ojeo de perdiz ha hecho que los cazadores obliguen a los organizadores de cacerías a que esta práctica esté diseñada para abatir un número de perdices que el propio terreno de cualquier finca no es capaz de generar.

 

Tiro a la perdiz con ángulo de 45º de derecha a izquierda.

Tiro a la perdiz con ángulo de 45º de derecha a izquierda.

 

Esto ha hecho que la presencia de la perdiz de granja sea cada vez más habitual, lo que pone en grave peligro la continuidad de la tan apreciada perdiz autóctona. Como medida sobre qué tipo de ojeo es el ideal con respecto al número de perdices cobradas, me atrevería a decir que el ideal es aquél en el que los cazadores, una vez acabada la cacería, recuerdan la mayoría de los lances.

 

Técnica de tiro

 

Los cazadores que quieren mejorar su técnica en esta modalidad suelen tirar al sitio, haciendo muy poco o casi nada de swing. Esto es debido al estrés y al poco tiempo que tenemos para efectuar los disparos cuando las perdices pasan por encima de nosotros en forma de barras.

 

Cuando esto ocurre, es mejor serenarse y pensar que a todas no podemos tirar a la vez, con lo cual nos tendremos que centrar en una haciendo un swing completo, sin que por ello, con el rabillo del ojo, vayamos controlando a la siguiente perdiz sobre la que vamos a disparar para así conseguir un bello doblete.

 

Tiro a la perdiz con ángulo de 45º de izquierda a derecha.

Tiro a la perdiz con ángulo de 45º de izquierda a derecha.

 

La defensa que la perdiz tiene ante la presencia del cazador en su puesto es la de aumentar la velocidad de su vuelo. Una patirroja que viene embalada anteriormente y además favorecida por el viento hace que la dificultad del tiro sea muy grande. La única forma que el cazador tiene para solventar esta dificultad es la de aumentar el juicio de adelanto en sus disparos.

 

La perdiz que más adelanto requiere, y la de mayor dificultad, es la que cruza por delante a gran velocidad y de izquierda a derecha. A una perdiz de este tipo que pase a unos cuarenta metros de distancia por delante de nuestro puesto, el adelanto no debe ser inferior a unos tres metros.

 

Un tiro al que los cazadores tienen cierto miedo es el de pico, cuando en realidad no es de los que más dificultades entrañan. Para este tipo de disparo, basta con venir apuntando a la perdiz por debajo de ella, como si apuntáramos a sus patas, y en el momento de ir a efectuar nuestro disparo, taparla con la punta de nuestros cañones con un cierto tirón suave y disparar inmediatamente después de hacerlo.

 

Tiro a la perdiz que cruza por delante del puesto.

Tiro a la perdiz que cruza por delante del puesto.

 

Al hacer el swing conviene tener especial cuidado en no dejarse los tiros bajos; tened en cuenta que el noventa por ciento de los fallos en los tiros de ojeo son por debajo y por detrás.

 

Otra cosa a tener en cuenta es no dejar que las patirrojas se nos echen encima, para lo que deberemos empezar a disparar cuando las perdices se encuentren delante de nuestro puesto a una distancia de 25-30 metros.

 

(Texto y fotos: G. G. E.)