Pasar al contenido principal
Los cazadores de Castilla-La Mancha piden soluciones a la Confederación Hidrográfica

Trasvase Tajo-Segura, cementerio de jabalíes, corzos y zorros

La Federación de Caza de Castilla-La Mancha y Aproca han pedido, a la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT), medidas que eviten los numerosos ahogamientos de animales que se producen en el trasvase Tajo-Segura.

De esta manera, los representantes de los cazadores (Federación y Aproca) han recordado, a través de una nota de prensa, que las muertes de fauna silvestre, incluida, por supuesto, la cinegética, son "demasiado frecuentes" en esta infraestructura a su paso por Guadalajara, Cuenca y Albacete.

Cadáveres de corzo acumulados en la presa del trasvase en la localidad de Villalgordo del Júcar (Albacete).

Además, en un escrito enviado a la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT), la Federación de Caza de Castilla-La Mancha y la Asociación de Propietarios Rurales por la Gestión Cinegética y Conservación del Medio Ambiente de Castilla-La Mancha han señalado que las especies que aparecen ahogadas con más frecuencia son “corzos, jabalíes y zorros”.

También se dan casos de “aves e incluso animales domésticos como perros, que intentan bajar a beber agua y que si caen en ella, no pueden salir debido al propio diseño de esta conducción”.

Cadáver de corzo recuperado del trasvase, con evidentes signos de abrasiones. Término municipal de El Picazo (Cuenca).

“Trampa mortal”

Para los representantes de los cazadores, “el trasvase Tajo-Segura se ha convertido en una trampa mortal para los animales, quienes perecen ahogados, una vez extenuados por los esfuerzos por salir y mantenerse a flote”. Esta situación es "particularmente grave e intensa en los meses estivales, como consecuencia de la necesidad que tienen los animales de beber, ante la falta de agua en el campo".

Ejemplar de corza rescatada del trasvase Tajo-Segura, en el término municipal de El Picazo (Cuenca).

Tramos más conflictivos

Serían los comprendidos entre las localidades de El Picazo y Casas de Benítez (Cuenca), así como entre Villalgordo del Júcar y La Roda (Albacete).

La Federación y Aproca han solicitado que se estudie el habilitar cualquier medida que pueda paliar esta situación, analizando la posibilidad de construir vías de escape en ambos márgenes del curso de agua o que se produzca el vallado efectivo de los tramos más conflictivos.