Pasar al contenido principal
El presidente de Aproca habla claro en una entrevista

Luis F. Villanueva: "tenemos que entender que la caza ya no se defiende sola"

Luis Fernando Villanueva nos concede una entrevista en la que analiza el presente y el futuro de la caza en España y tras el debate de La Tribuna, acusa a Ecologistas en Acción de emplear dinero público para judicializar la actividad cinegética.
Cazadora apunta con su escopeta El portavoz de Ecologistas en Acción no entiende que las mujeres se aficionen a la caza

El diario La Tribuna de Castilla La Mancha ha sentado cara a cara en una misma mesa para un debate abierto sobre caza, a representantes del sector cinético, alcaldes de pueblos de tradición cazadora y a los representantes de Ecologistas en Acción

 

Acudieron al debate Juan Caballero, presidente de Atica Castilla-La Mancha; Venancio Rincón, alcalde de Puebla de Don Rodrigo, que cuenta con uno de los mayores cotos sociales de la región; Rafael Mateo, director del IREC; Ángela Ormeño, rehalera; José Manuel Hernández, de Ecologistas en Acción y Luis Fernando Villanueva, presidente de Aproca

 

Hemos hablado en exclusiva con Luis Fernando Villanueva para conocer sus impresiones sobre el encuentro y sobre el panorama actual de la caza en general. Villanueva es presidente de Aproca y Director General de Fundación Artemisan, único miembro en la actualidad del sector cinegético en España que forma parte del Consejo Estatal del Patrimonio Natural y la Biodiversidad.

 

Sobre el debate

 

Por su parte el portavoz de Ecologistas en Acción, criticaba duramente una actividad que califica de ‘vergüenza’ y aseguraba que las imágenes del cazador que maltrataba a un zorro o los galgos colgados, no son una excepción. José Manuel Hernández apelaba por "un cambio radical del modelo productivo" en el que la caza formaría parte del pasado, a lo que Rafael Mateo respondía que "la especie humana es una especie depredarora desde los inicios y quizás no ejercer ningún tipo de presión sobre el medio sería casi imposible". 

 

Sobre Ecologistas en Acción, Villanueva nos aseguraba que “esta organización no sólo en Castailla-La Mancha, sino en toda España, es una de las ONG ambientales más radicales” y que a diferencia de PACMA, nunca van a pedir la abolición de la caza en términos generales sino que se dedican a denunciar diferentes modalidades o la caza de algunas especies. “El gran problema es que con informes técnicos absolutamente sesgados que realizan con financiación pública, de nuestro bolsillo, están judicializando la actividad cinegética, ayudados por la gratuidad del proceso jurídico para este tipo de ONG” denuncia Villanueva. 

 

La rehalera Ángela Ormeño ni se planteaba la posibilidad de un escenario donde la caza estuviera prohibida y defendía con vehemencia el mundo del que procede toda su familia: "No se le debe enseñar a los chicos que los cazadores somos malos, que somos asesinos. Nosotros no maltratamos a nuestros animales, todo lo contrario, eso es de lo que nos tildan y eso no es verdad", explicaba.

 

Lo que la prensa ocultó fue el comentario despectivo hacia Ángela Ormeño que realizó J.M. Hernández, de Ecologistas en Acción y que Villanueva ha querido sacar a la luz. “No sé si esto se llegó a publicar o no, pero había una rehalera en el grupo, Ángela Ormeño, y el representante de Ecologistas en Acción dijo que no entendía cómo una mujer, que se le supone una mayor sensibilidad que a un hombre, puede aficionarse a la caza. Muestra clara de que argumentan que la caza es pasado, cuando los que están sumidos en el ancestro son este tipo de personas y organizaciones”, explicó Villanueva.

 

Luis Fernando Villanueva durante una entrevista para Cazavisión en 2018.

 

A colación del debate, preguntamos al presidente de Aproca sobre su visión de la situación de la caza en Castilla la Mancha. Tiene claro que “el problema en esta región, al igual que en otras CCAA, no es sólo la ley de caza sino el resto de normativas de carácter ambiental que vienen a suponer una  burocracia en los sistemas de gestión que, muchas veces, hacen insostenible gestionar un coto de caza”. 

 

Pero el problema no se queda ahí. Añade que “la  utilización política que se ha hecho de la caza, sin tener en cuenta los diferentes partidos que no queremos una ley del PP o del PSOE, sino una ley consensuada con los principales partidos políticos y que sea duradera en el tiempo, y no que cada vez que se produzca un cambio en la ley de caza”. 

 

Caza y política 

 

- Los partidos políticos, que durante años parecían haber abandonado el sector cinegético a su suerte, ahora parecen haber emprendido una batalla por ganarse el voto del campo.

 

- Pues no tengo dudas que habrá partidos que estén utilizando la actividad cinegética para ganar votos… pero si fuera así, ya estamos las organizaciones para explicar después quién ha caído en ese grave error. No es que la caza y la  política deben ir de la mano, sino que las normas y decisiones más importantes para la caza la hacen los políticos, además al estar transferida la competencia a las regiones son multitud de departamentos los que deciden sobre nuestro futuro. Por ello las organizaciones de caza más representativas hemos visto que es más importante que arranquemos compromisos electorales que gritar en la calle que nos va mal. Todo es compatible, pero la lucha de nuestro futuro está más en un despacho que en la calle”.

 

 

Castilla y León puede no ser un caso aislado 

 

La suspensión de la caza en Castilla y León podría darse en otras comunidades.

 

- La situación de la caza en Castilla y León ha hecho saltar todas las alarmas y ha creado una sensación de inquietud y desconfianza entre los cazadores, ya no solo de la propia comunidad sino de todas en general. Hay miedo de que esto pase en otras regiones.

 

- No hay duda que lo que ha pasado en Castilla y León puede pasar en cualquier sitio en España, porque Pacma va a hacer un copia y pega en otras regiones, todo dependerá de que las CCAA se pongan las pilas para lo que viene, blindando la normativa cinegética, pero también realizando estudios que puedan avalar que estamos realizando una caza sostenible. Así es, aunque suene mal, la normativa europea nos obliga a demostrar y en eso aún queda mucho por hacer y los cazadores nos debemos implicar en ello. La Fundación Artemisan acabamos de presentar la propuesta de creación de unos Observatorios Regionales Cinegéticos donde podamos trabajar en la realización de censos y observaciones que nos permitan incrementar los estudios y avales científicos necesarios”.

 

- En la gala del décimo aniversario de Cazavisión, nos comentabas que para ti existe una oportunidad en todo lo que está pasando con Castilla y León.

 

- Decir que hay una oportunidad cuando estamos pasando por un problema tan grave, puede sonar a locura, pero sinceramente lo veo así, lo que ha pasado en CyL nos permitirá comenzar a hacer las cosas bien, a las CCAA invirtiendo recursos para la caza. Todo los políticos hablan de la defensa de la caza. Yo preguntaría cuánto invierten en el sector, ya te adelanto que nada o casi nada. Un sector que general en España más de 65000 millones de euros, que la conservación de los mayores y mejores ENPs esté gestionado por nosotros y que no lo aprovechen para ver nichos de empleo o para potenciar el sector o sencillamente para apoyar una labor de conservación tan grande, no deja de ser una dejadez absoluta por las administraciones competentes, no sólo hay que dar apoyo moral, es la hora de invertir en el sector. Dicho lo anterior, el sector también debe reconocer la necesidad de cambiar cosas. Es cierto que el mundo de la caza en veinte años ha cambiado mucho, se profesionalizan cada día más las instituciones, el cazador tiene otra visión muy cercana a la conservación… pero aún es necesario más. 

 

- ¿Qué consejo nos darías tú como cazador, para afrontar esta situación y evitar que vuelva a suceder en el futuro? ¿Podría decirse que hay algo que estamos haciendo mal?

 

- Yo diría que debemos al igual que otros sectores con un potencial como el nuestro, es necesario invertir en imagen, en estudios que profundicen en los que está ocurriendo con nuestras especies, invertir en defensa jurídica para parar todos los ataques… y para ello sólo hay dos opciones, una que la administración lo apoye económicamente, cuestión que es posible pero no debemos tener dependencia porque no seremos independientes y, la segunda, que todos los cazadores o titulares de cotos entiendan que la caza ya no se defiende sola, que sea en la organización que sea, todos debemos apoyar a federaciones o asociaciones que defiendan el sector. Y se me permites un tema más ético, debemos volver a atrás en el tiempo en una cuestión, a valorar la caza por el lance, por el día de caza con amigos, por el contacto con la naturaleza… y tengo la sensación que quizás se va perdiendo todo eso por un deseo mayor por el trofeo y por la cantidad de piezas…".

 

Del cazador primitivo al Cazador-Gestor

 

- A lo largo del debate hablabas de la evolución que ha sufrido la figura del cazador durante las últimas décadas, una evolución que nos acerca cada día más a un concepto nuevo de cazador: el Cazador-Gestor. ¿Cómo entiendes tú esta nueva figura?

 

- Tenemos normalmente una perspectiva de la caza muy cortoplacista, de algunas decenas de años hasta hoy, como mucho. Sin embargo si miramos con una perspectiva mucho más amplia, el cazador desde la prehistoria hemos ido evolucionando a un cazador que lo hacía por necesidad incluso como modo de supervivencia, a una caza más elitista en últimos 4-5 siglos, un cambio en el siglo XX a una caza más de ocio, y, para mí, nos estamos convirtiendo en Cazadores-Gestores. Nos hemos dado cuenta que los recursos no son ilimitados y, la mayoría de nosotros, disfrutamos tanto fuera de la temporada gestionando nuestras especies y nuestro hábitat como en un día de caza. Insisto, si lo miramos con  perspectivas es un cambio generacional absoluto."

 

La recuperación del lince se debe a la evolución del cazador, al cazador- conservacionistas

 

 

El futuro de la caza

 

- Resulta inevitable plantearse qué rumbo han tomado las cosas, hacia donde se encamina el futuro de la caza y que pasará el día de mañana. Hay posturas más optimistas y otras más pesimistas, ¿cuál es tu impresión al respecto?

 

- Soy muy positivo en algunos aspectos porque está habiendo reacción, vuelvo al razonamiento de la oportunidad. Todo lo que está pasando de ataques por sectores animalistas no ha hecho sino que reaccionemos, que los partidos políticos se pongan las pilas y defiendan el sector. Me preocupan sólo tres cosas, una es el relevo generacional, aunque no seamos conscientes creo que es un tema muy grave. Es cierto que hay gente joven, pero no la suficiente, incluso en el medio rural cada día es más difícil ver en una clase a más de1 ó 2 niños o niñas que tienen afición y hay incluso la sensación de que lo esconden para el resto no lo sepan. Es necesario invertir en llegar a los colegios con la realidad de la caza y la conservación, se están haciendo pequeñas cosas, pero es necesario un proyecto a nivel nacional. La otra, la gran atomización del sector, la cantidad de asociaciones donde cada uno de nosotros queremos ser los protagonistas, sobran egos y falta una mayor profesionalización de las entidades que defienden la caza en España. La última es que frente a un crecimiento exponencial de las especies de caza mayor, la menor desaparece. Quitando las superpoblaciones de conejos (en zonas agrarias por cierto, donde no queremos que estén), las comarcas y zonas históricas de caza menor se van poblando de jabalíes y venados y, aunque haya gente que lo vea positivo, para mí es un desastre que, refiriéndome a mi tierra, en Campo de Montiel se abatan más jabalíes que perdices. Mal futuro es ese."