Pasar al contenido principal
En algunas autonomías ya ha arrancado

¡La temporada montera ya está aquí! Conoce todas las claves

Por fin estamos en septiembre, mes donde tiene lugar el arranque de la tan deseada temporada montera. Es el momento de conocer las claves de la campaña 2019-20 y saber qué nos depararán jabalíes, venados, gamos y muflones.
Temporada montera 2019-2020 La sequía podría determinar gran parte del resultado de la campaña montera.

Las reses, en líneas generales, se han reproducido bien, aunque es cierto que menos de lo esperado. No obstante, en las fincas donde se ha aportado agua y alimento a las mismas, éstas presentan buen aspecto en la recta final del verano, observándose grandes trofeos. Esperemos que los resultados, de aquí a febrero, sean al menos comparables a los del ejercicio de monterías y batidas anterior y que podamos recordar con alegría esta temporada que ahora da sus primeros pasos.

 

El pistoletazo de salida lo escenificaron las batidas de jabalí en Navarra el 15 de agosto, y en Galicia el 24 del mismo mes, para seguir el 1 de septiembre en Asturias, Cantabria, Cataluña, Comunidad Valenciana y La Rioja. El 8 de septiembre abre la campaña la Región de Murcia, el 15 le toca el turno a Aragón y el 22 de septiembre, Castilla y León. El 5 de octubre hará lo propio Extremadura, y el 8 tanto Castilla-La Mancha como la Comunidad de Madrid. El 12 de octubre arranca Andalucía, que será la última en abrir esta temporada general de caza mayor 2019-20.

 

Sequía

 

Una primavera sin apenas lluvias y un verano muy seco pueden incidir negativamente en el desarrollo y resultados de esta campaña recién comenzada. Sigue la expansión imparable del jabalí por toda nuestra geografía, llegando en muchos casos a los núcleos urbanos, con los problemas de toda índole que esto genera. 

 

Temporada montera 2019-2020

 

Los jabalíes y venados han criado bien en la mayoría de fincas donde se les ha cuidado; su aumento en todas las zonas es visible, aun a pesar de los aguardos a los cochinos, cada vez con mayor número de adeptos y que, inexorablemente, hacen reducir su número.

 

Todo hace presagiar una temporada de monterías y batidas normal, a no ser que las lluvias sean abundantes este próximo otoño. El adelanto del inicio de la campaña en algunas comunidades autónomas puede ser muy perjudicial como consecuencia de la sequía, y los primeros damnificados serán los perros de jaurías y rehalas, al no poder realizar su actividad en unas condiciones medianamente normales.

 

Temporada montera 2019-2020


 
El calor, por desgracia, producirá bastante bajas, y éstas serán las de los mejores perros, que son los que más interés ponen en la caza y, por tanto, los más perjudicados por la falta de agua.

 

En las grandes fincas existen puntos de agua creados especialmente para el desarrollo óptimo de las monterías, una muy buena iniciativa que no es posible aplicar por motivos económicos en bastantes zonas.

 

Tendencias

 

La crisis económica, que llevábamos arrastrando unos años, por fin parece haber desaparecido, notándose, al igual que la temporada pasada, mayores ‘alegrías’ en ésta que comienza. El repunte en la venta de puestos se va notando con mayor claridad y las principales organizaciones de monterías ya tienen vendido, con carácter general, más del 80% de los puestos ofertados

 

En las pequeñas organizaciones y sociedades de cazadores la tendencia es otra, ya que año tras año se reduce el número de sus integrantes.

 

En grandes y afamadas fincas, la tónica general sigue siendo la de reducir el número de puestos, mantener el precio de los mismos y conseguir un buen número de trofeos de calidad, primando ésta sobre el número de reses a cobrar. 

 

Temporada montera 2019-2020

 

Cada vez más, la opción de los cercones es la más segura para aquéllos que gusten de acudir a estos escenarios, donde la cifra de capturas está garantizada en casi todos los casos, así como la calidad en los de mayor coste.

 

Calidad antes que cantidad es la tendencia generalizada, como en temporadas anteriores. Y una buena gestión realizada en la mayoría de fincas dedicadas a la caza es la principal responsable de ello.

 

Texto y fotos: Félix Sánchez Montes