Pasar al contenido principal
En Burgos

Sorprendidos con una cabeza de corzo sin precintar

Los Agentes de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León han llevado a cabo un par de operaciones esta pasado fin de semana en su lucha contra la lacra del furtivismo.
cabeza corzo Burgos Corzo requisado al furtivo por los agentes de Medio Ambiente (Foto:APAMCyL).

Ambas intervenciones tuvieron lugar en la provincia de Burgos, sin duda, una de las zonas donde el furtivismo actúa con más dureza. En el municipio de Valle de Sedano, varios hombres fueron sorprendidos cuando transportaban en su vehículo un trofeo de corzo sin el precinto reglamentario.

 

La imagen del delito ha sido compartida en el perfil oficial de Twitter de la Asociación Sindical Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla y León


 
Asimismo, los agentes han aprovechado para recordar que cuando no se precintan las piezas abatidas, la respuesta de las autoridades es una multa. Dicha práctica ilegal está muy extendida entre muchos furtivos, especialmente aquellos proclives al corzo. 

 

La otra operación desarrollada por los agentes de Medio Ambiente también se ha desarrollado en la provincia de Burgos. En este caso, los profesionales de la Junta de Castilla y León denunciaron a unos furtivos por conducir su vehículo todoterreno por los caminos de un acotado, y llevar en el interior un rifle cargado y preparado para hacer uso del mismo.

 

Furtivos rifle Burgos

 

Esta acción está terminantemente prohibida por la reglamentación vigente. De igual manera, supone una gran imprudencia por el riesgo de que al arma pueda dispararse de forma accidental. También, en su publicación, los agentes se han encargado de recordarlo a fin de evitar casos similares.

 

Burgos y los furtivos

 

Si el furtivismo de corzos actúa de forma severa en Castilla y León, en la provincia de Burgos se reproduce con más crudeza. Una práctica totalmente rechazable y ante la cual los cazadores siempre reivindicamos nuestra condena. 

 

Pero a pesar de ello, todavía nos encontramos con colectivos que tienen interés en meter en el mismo saco a furtivos, que actúan al margen de la ley, y a cazadores, que llevan a cabo su actividad de forma ética y reglada.


 
Nada más abrirse la temporada corcera en Castilla y León, los agentes de Medio Ambiente ya dieron los primeros golpes a los furtivos. El 2 de abril, en la comarca del Alfoz de Burgos, un hombre fue sorprendido tras abatir ilegalmente un corzo y esconder la cabeza el animal dentro del capó de su coche

 

Cabeza corzo motor

 

Los propios agentes fueron testigos de cómo el furtivo abatía un macho y poco después lo ocultaba entre la maleza. Con el coche ya cerca de la escena, cortó la cabeza del animal y la escondió bajo el capó del coche, en un espacio junto al motor. A la salida de la finca, fue sorprendido por los agentes, que le requisaron tanto la cabeza del corzo como el arma utilizada para su abate.

 

El corzo "no era de su agrado"

 

Sin duda, una acción tan insólita como otra que también se produjo en tierras burgalesas. En este caso, ocurrió en la comarca de Arlanza

 

Un furtivo fue denunciado por abatir un corzo y esconder su trofeo en lo alto de un árbol porque no le gustaba. Como detallaron los agentes, el autor del disparo ocultó la cabeza del animal porque “no era de su agrado”. Trofeo y arma fueron requisados de inmediato.

 

También hemos informado en este medio de otros operativos contra los furtivos en varios puntos de la provincia de Burgos, como es el caso de las localidades de Humada o Merindad del Río Ubierna.