Pasar al contenido principal
EN UNA NUEVA CAMPAÑA CONTRA EL FURTIVISMO

El Seprona y los medioambientales paran los pies a los furtivos en Castilla y León

Durante estos días el trabajo de las autoridades en una nueva campaña contra el furtivismo está dando sus frutos y, las personas detenidas sin papeles y con métodos ilegales de captura, ya se enfrentan a la Ley.
Una de las intervenciones de los agentes durante estos días. Una de las intervenciones de los agentes durante estos días.

El papel de los agentes medioambientales y el Seprona de la Guardia Civil es crucial durante todo el año, para evitar que los furtivos campen a sus anchas abatiendo especies de forma ilegal, pero con el comienzo de la media veda su papel se vuelve crucial para el buen ejercicio de la caza y la detención de aquellos individuos que manchan el nombre de todo el colectivo. Una lacra contra la que luchan intensamente estos días con la colaboración de los cazadores, que ya se ha cobrado numerosos detenidos y sigue poniendo ante la justicia a todos aquellos que infringen la normativa. 

 

Reclamos electrónicos para codornices

 

En Burgos, tal y como han relatado desde la Asociación Sindical Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla y León (Apamcyl), los agentes han detenido ya al menos a tres personas que se encontraban utilizando reclamos electrónicos para codornices, saltándose así la Ley de Caza. Los hombres se encontraban en la comarca del río Arlanza. 

 

Reclamos ilegales empleados para atraer codornices

 

Sin ninguna documentación

 

En la Ribera del Duero, los agentes medioambientales denunciaron el primer día de abrirse la veda a un hombre que no llevaba la licencia de caza en vigor. Pero no ha sido el único, ya que durante el día de ayer, sorprendieron a otra persona que no portaba ni permiso de caza, ni carnet de identidad, ni la guía del arma. El hecho de salir al campo portando el arma pero sin ningún tipo de documentación, supone una infracción de la Ley que legitima a los agentes para intervenir el arma y abrir diligencias contra la persona que cometa la infracción. 

 

40 torcaces 

 

Ese es el número de palomas que habían abatido ya entre tres furtivos, cuando fueron sorprendidos 'in fraganti' por las autoridades. Según han informado los agentes, los furtivos no contaban con ninguno de los permisos necesarios y, además, se encontraban en una zona no habilitada para realizar abates. Cuando se percataron de la presencia de los agentes, se dieron a la fuga dejando en el lugar bastante material. El atestado que cita eldiario.es, habla de 237 cartuchos (140 de ellos usados), una escopeta y varios reclamos para atraer las aves. Asimismo, habían abatido ilegalmente 41 palomas torcaces.

 

Palomas, armas y cartuchos incautados por el Seprona

 

En un primer momento consiguieron escapar de las autoridades. No obstante, uno de ellos, el propietario del arma, regresó a la zona del delito y fue interceptado. Tras ser detenido, reconoció ser el dueño del arma y también que había estado matando las torcaces de forma ilegal. En se declaración, afirmó que no conocía a los otros dos furtivos que consiguieron escapar.