Pasar al contenido principal
También en provincias colindantes

Más de 200 cabras golpedas por la sarna en la zona de Beceite

Crece la preocupación en nuestro país por la sarna. La enfermedad está afectando duramente a las poblaciones de fauna silvestre a lo largo de la geografía española.
Sarna Cabras Beceite Ejemplares de cabra montés en la zona de Beceite (foto: Félix Sánchez).

Ayer mismo nos hacíamos eco de la aparición de un zorro sarnoso en el municipio de Boadilla del Monte, en la provincia de Madrid. En este caso, el animal fue visto en las zonas urbanas, concretamente en un espacio residencial.

 

Se trata de un caso más que se une a la larga lista que hemos ido detallando en este medio en las últimas semanas.

 
Y en su avance, la sarna se está cebando con las cabras de la comarca de Matarraña, en Aragón, especialmente con uno de los paraísos cinegéticos españoles como es la zona de Beceite. Aunque por ahora el Gobierno regional no ha facilitado datos exactos, han sido localizados más de 200 ejemplares afectados por sarna.

 

Entre los municipios donde se presenta la enfermedad, se encuentran  Valderrobres, Peñarroya de Tastavins y la propia localidad de Beceite. Asimismo, las provincias de Tarragona y Castellón también cuentan con casos. Han sido vistos numerosos animales enfermos, y también algunos de ellos muertos. Pero, ¿quiénes están denunciándolo? No esperéis que lo hagan animalistas y ecologistas, cuyo sitio está frente al teclado. Agricultores y cazadores, básicamente, son quienes alertan sobre el problema una vez más.

 

Sarna Cabras Beceite

 

En las zonas afectadas, las fuentes sostienen que ha logrado sobrevivir, al menos, un 10% de la población afectada. Podría tratarse de cabras que han desarrollado una resistencia a la sarna que, a su vez, ha sido transmitida a sus descendientes. Los cazadores creen que, como ha ocurrido en otros lugares, la población podría recuperarse pasados entre  5 y 10 años.

 

Desde los cotos de la comarca de Matarraña existe cierto optimismo. Juan Manuel Batiste, uno de los responsables, cree que tras el paso de la plaga “se generará una población resistente y será la encargada de repoblar todo en relativamente pocos años”.

 

Pero la preocupación entre los cazadores aragoneses es más que evidente. Son muchos los cotos que subsisten expresamente gracias a la caza del macho y los ingresos derivados del aprovechamiento cinegético de esta especie son vitales. Son muchos los que apuestan por un aprovechamiento selectivo para eliminar los ejemplares afectados y evitar que la sarna se extienda aún más.

 

Según las fuentes, los cazadores de la zona esperan que el pico máximo se registre después del próximo invierno y la población caiga a niveles mínimos durante 2020. A partir de aquí, se podría iniciar una recuperación progresiva.

 

La sarna, un desastre natural

 

Como hemos citado al inicio del reportaje, se trata de otro caso más que se une a los conocidos últimamente. Al saber del problema de Beceite, se nos viene a la cabeza el vídeo que un cazador subió a las redes sociales, donde reflejaba la agonía de un joven macho afectado por el virus en Ronda.

 

Pero se trata de una enfermedad que afecta también a otras especies. Por ejemplo, la población de lobos también ha sido golpeada. Es el caso de Zamora, donde los cánidos están sufriendo los estragos de la sarna.

 

Y es que un lobo enfermo por sarna, además de los problemas de propagación que puede generar,  no resulta agradable de ver. En el pueblo leonés de Rozuelo, un lobo sarnoso se internó en la localidad y  se llevó un perro de raza yorkshire entre los dientes.

 

Lobo sarnoso León

 

Ante la problemática de la sarna, las administraciones  callan y no ponen soluciones a ello. Desde Cazavisión, hicimos pública la denuncia de Manuel Heras, un cazador que alertaba de esta dura realidad en Cantabria, en este caso, con los venados.

 

Incluso nos contaba que la sarna, que está masacrando los ciervos, había afectado a una decena de personas. Sin duda, un problema medioambiental que puede llegar a convertirse en un asunto de salud pública.