Pasar al contenido principal
Los hechos se produjeron el pasado 19 de enero en Guillena (Sevilla)

Revés judicial a los ecologistas: les rechazan en la causa del menor fallecido en una montería

Desde los colectivos ecologista y animalista aprovechan la más mínima ocasión para sacar tajada y desprestigiar la caza, valiéndose incluso de las desgracias y acciones desafortunadas.
Reves_judicial_ecologistas_G. Tras el desafortunado accidente, Ecologistas en Acción solicitó personarse como acusación en el juicio.

La última entidad que así lo ha hecho es Ecologistas en Acción. Tras el fatal accidente donde un menor de cuatro años murió a causa de un disparo accidental en una montería celebrada en Guillena (Sevilla), la organización solicitó personarse en la causa.

 

Después de esta mezquina actitud, se han llevado un varapalo, mejor dicho uno más. Y es que el Juzgado de Instrucción número 16 de Sevilla ha acordado rechazar la personación como acusación popular de Ecologistas en Acción.

 

La organización ecologista pretendía acudir al juicio para conocer la ubicación que tenía cada tirador y si se cumplían todas las normas de seguridad en el evento, incluido el número de personas en cada puesto, número de puestos, las zonas de seguridad, al alineación de los puestos y la distancia a la que estaban colocados los mismos”.

 

Revés judicial Ecologistas en Acción.

 

Unos motivos que nos parecen un sinsentido, sobre todo teniendo en cuenta que desde el momento en que se produjo el accidente, la Guardia Civil y el resto de autoridades comenzaron una profunda investigación que sigue arrojando resultados.

 

Nos atrevemos a afirmar, que el único afán de Ecologistas en Acción no era otro que aprovechar este fortuito y desafortunado accidente para, como decimos, volver a atacar a los cazadores y la actividad cinegética.

 

Así fueron los hechos

 

Este accidente, que lamentamos profundamente, se produjo la mañana del pasado 19 de enero en el término municipal de Guillena, en la Sierra Norte de Sevilla, concretamente en la finca La Lapa, poco antes de las 11:30 horas, cuando un testigo informó a emergencias que un menor de edad había resultado herido al ser alcanzado por una bala.

 

Al llegar los efectivos médicos al lugar, el niño aún se encontraba con vida fue trasladado al centro de salud de la localidad de Burguillos, donde los sanitarios intentaron reanimarlo durante dos horas sin éxito, confirmando el fallecimiento del mismo.

 

Después del terrible suceso, un cazador de origen italo-argentino (L. A. G.) fue detenido por el grupo de Policía Judicial de la Guardia Civil de La Rinconada como presunto autor de un delito de homicidio imprudente.

 

Una vez a disposición del Juzgado de Instrucción número 16 de Sevilla, se ha acordado dejar en libertad provisional al cazador autor del disparo. Se le atribuye un delito de homicidio imprudente (con penas que van de uno a cuatro años de prisión) y la obligación de comparecer ante este órgano judicial cada vez que se le requiera.

 

Escuchó un ruido

 

El acusado afirmó escuchó ruido y observó movimientos entre la ingente cantidad y alta maleza existente en la finca, por lo que “se adelantó” para observar qué era y, tras “un giro de 90 grados, disparó hacia la derecha”, donde se encontraba el niño.

 

A pesar de todo lo que se ha dicho en estas semanas, el menor “en ningún momento” salió del puesto en el que se encontraba justo a su padre como observador. Ambos iban acompañando al abuelo del pequeño, que era uno de los cazadores presentes en la montería.