Pasar al contenido principal
una raza diseñada para ello

VÍDEO: así caza un podenco a diente un conejo

Los podencos son una raza milenaria, que han demostrado tener a lo largo de la historia un don innato especial para el conejo, tal y como demuestra el ejemplar protagonista de este vídeo.
El podenco sobre la leña seca, intentando obligar al conejo a salir. El podenco sobre la leña seca, intentando obligar al conejo a salir.

Su increíble olfato ha detectado el conejo. Con las orejas erguidas esperando captar cualquier sonido que le indique donde se esconde su presa, comienza a dar vueltas al rededor de una maraña de palos, cortando los rastros. Sabe que está ahí y ya no le hace falta escucharlo, porque su fina nariz le indica exactamente dónde, agazapado, un conejo aguarda esperando que el perro pierda el interés sobre él. 

Pero sus instintos se han ido perfeccionando con le paso de los siglos, haciendo del podenco andaluz un artista inigualable para la caza del conejo. Así que el perro insiste, ágil se mueve nervioso, esperando que su presa pierda los nervios y acabe saliendo de su escondite. Con trote elástico y saltos enérgicos, que aprovecha para clavar las manos en la leña y poner nervioso a su objetivo, ladra obligando finalmente al conejo a salir. 

Como una exhalación, el lagomorfo abandona su escondite y sale corriendo como alma que lleva el diablo, por el lado contrario al que su acosador le busca. Pero poco puede hacer contra un contrincante que lleva siglos de historia perfeccionando su morfología y sentidos, en una lenta pero fructífera evolución, hasta convertirse en un cazador excepcional. Apenas tarda unos segundos en hincarle el diente y contento, se va moviendo el rabito con aire victorioso y su presa entre las fauces.