Pasar al contenido principal
rápida, letal y no tiene cura

Todas las respuesta sobre la enfermedad de Aujeszky, una amenaza mortal para los perros de jabalí

Así es la enfermedad que ya ha matado cuatro perros de caza en Navarra, que contrajeron la enfermedad al morder un jabalí aparentemente sano durante una batida.
Los perros de batidas y de monterías están especialmente expuestos al letal virus Los perros de batidas y de monterías están especialmente expuestos al letal virus

La Enfermedad de Aujeszky es rápida, letal y no tiene cura. También conocida como “seudorrabia”, es una enfermedad altamente contagiosa que afecta a los cerdos, jabalíes y puede contagiarse a otras especies como los perros y todo el ganado doméstico, pero no afecta a humanos por lo que no se trata de una zoonosis. Está producida por el Herpesvirus porcino tipo I, cursando con cuadro clínico nervioso, respiratorio o reproductivo dependiendo de la cepa del virus, la edad del animal y la dosis infectiva. 

Los perros la pueden contraer si consumen carne de jabalí cruda, por lo que se trata de una seria amenaza para todos los perros que participan en monterías o batidas, en las zonas donde la enfermedad está más presente. El reservorio silvestre principal de este virus es el jabalí, con una prevalencia en torno al 45% en el centro-sur peninsular y hasta ahora, muy poco frecuente en el norte. El jabalí presenta una infección sin síntomas aparentes, igual que sucedió con el caso reciente del valle de Anue, en Pamplona, donde al menos ocho perros contrajeron la enfermedad mordiendo un jabalí y fueron pereciendo las siguientes horas. 

enfermedad de aujezsky

El virus letal

La enfermedad es consecuencia de la infección por el virus de la enfermedad de Aujeszky (VEA), también conocido como virus de la seudorrabia. Este virus es miembro del género Varicellovirus, subfamilia Alphaherpesvirinae y familia Herpesviridae. Los cerdos son los huéspedes naturales del virus de la enfermedad de Aujeszky y los únicos animales que pueden convertirse en portadores latentes del mismo. Sin embargo, el virus puede afectar a casi todos los mamíferos domésticos y salvajes, incluyendo al ganado bovino, ovejas, cabras, gatos y perros; no afecta a los humanos ni a los monos sin cola; las infecciones en caballos son inusuales.

Forma de transmisión 

A través del consumo de jabalí crudo. En raras ocasiones, por mordedura de jabalí infectado. Por lo tanto, los perros de rehala y, en general, los utilizados en la caza de esta especie se hallan especialmente expuestos. Los jabalíes constituyen un hospedador natural donde el virus de la Enfermedad de Aujeszky puede mantenerse en forma latente ó multiplicarse y difundirse en el ambiente. 

enfermedad de aujezsky

La transmisión de este virus entre animales susceptibles puede realizarse de forma directa (principalmente venérea de jabalí a cerdas domésticas) e indirecta a través de fómites y cadáveres contaminados. Por lo general, se propaga directamente entre los animales por contacto estrecho; no obstante, el virus puede permanecer infeccioso en el aire por un período de 7 horas si la humedad relativa es al menos de 55% y desplazarse hasta 2 kilómetros en forma de aerosol. En condiciones favorables, el VEA puede sobrevivir durante varios días en las camas y en el agua contaminada.

Los jabalíes suponen un riesgo que se agrava si tenemos en cuenta la capacidad de estos animales de moverse grandes distancias en el territorio, lo que hace que conocer el grado de difusión de la Enfermedad de Aujeszky en las poblaciones de jabalíes sea una información muy relevante para el control de esta enfermedad en la fauna doméstica.

enfermedad de aujezsky

Desarrollo de la enfermedad

Para el ganado bovino, las ovejas, perros y gatos, la enfermedad de Aujeszky resulta siempre mortal en el transcurso de días. Desde el momento de la infección, el período de incubación es de entre 3 y 6 días hasta que aparecen síntomas y lo primero que se observa, es un cambio en la actitud del perro, desde excitabilidad a letargo. El primer síntoma es prurito intenso en un área cutánea puntual; por lo general, esto se manifiesta porque el animal no deja de lamerse, refregarse o mordisquearse la piel; llegando a producirse la automutilación.

Los animales afectados se debilitan progresivamente hasta llegar a la postración. Son frecuentes, las convulsiones, bramidos, rechinar de dientes, irregularidad cardíaca y la respiración rápida y superficial. Los signos clínicos son similares en perros y gatos, y la combinación de signos neurológicos como la parálisis faríngea y la hipersalivación asemejan ésta enfermedad a la rabia. Los animales afectados por lo general mueren en el término de 1 a 2 días.

 

  • Tratamiento: No tiene cura. Se puede tratar al perro para aliviar los síntomas, pero la muerte es segura.

  • Profilaxis: Evitar que los perros consuman jabalí crudo o tengan contacto próximo con jabalíes o cerdos. Existe vacuna para el cerdo, pero no se ha evaluado su uso en perros.