Pasar al contenido principal
Analizamos las 5 razas continentales y británicas que reinan en nuestros cotos perdiceros

Así son los mejores perros de muestra para cazar perdices

En estos días se está abriendo la temporada general de caza menor, con una especie como gran estrella, la perdiz, cuyas perspectivas son mejores que en años anteriores. Aquí y ahora, te contamos cuáles son los mejores perros de muestra para cazarla.
Mejores_Perros_Perdiz_G. Epagneul bretón tras una salida a las perdices en tierras cacereñas.

Por supuesto que perdigueros de Burgos y pachones navarros la cazan de maravilla, y también algunos podencos andaluces, pero desde hace muchos años son cinco las razas de muestra, todas foráneas, más empleadas en la caza de la perdiz al salto y en mano, las cuales vemos a continuación:

Pointer

La muestra larga es lo que los perdiceros buscamos en él y sumarlo a la belleza de sus movimientos en el trabajo de búsqueda. Para ponerlo en situación de que concrete alguna muestra a las perdices hay que cazar a dos tiempos, pues si bien un pointer centrado puede poner una patirroja descuidada a las nueve de la mañana, será a partir de media jornada cuando de verdad disfrutemos de sus excelencias.

Es una raza que va a más y a mejor según avanza la temporada y de la que sacaremos alegrías tanto en los inicios como en el transcurso y finales, con lances ya desorbitados de guías y muestras realmente largas cuando media diciembre y nuestro perro lleva ya muchas cacerías a cuestas y tiene un vínculo con mucha intención con las perdices.

Setter inglés

Creo tiene mejor potencial que el pointer actual para cazar perdices de verdad en nuestros campos. De entrada tiene nariz y fondo de sobra, y suelen salir perros muy centrados y capaces de no dejar sin tocar ni dos palmos de terreno, con una velocidad media de búsqueda en muchos ejemplares de selección de caza que los hace muy productivos para la escopeta.

Si algunos perdiceros de la mitad de la Península para abajo lo probasen, quedarían sorprendidos, y aviso que el pelo no es ningún problema, pues se les corta, como se hace para cazar codornices, y ya está. Estamos ante una raza que se vincula de forma muy especial, con mucha pasión y empeño con las perdices.

Dos setters ingleses con las perdices abatidas en un coto de Castilla y León.

¿Lo mejor es la muestra? Bueno, es tal vez la guinda del pastel, siendo perros de mucha plasticidad en las formas, pero lo que destaco de ellos es el oficio. Muy perdiceros y con una facilidad para marcar pájaros y guiarlos largos que sorprende, los setters realizan esta labor de acercamiento y concreción de la pieza a un ritmo tolerable por el cazador.

Bretón

Triunfó en nuestro país en los años sesenta y setenta porque se trataba de un perro muy cazador, que batallaba con cualquier circunstancia y dificultad en todos los cazaderos, y porque era removedor persistente del campo, perro capaz de cazar a ritmo medio-alto y tomar referencias de forma rapidísima, a la par de poner con suma efectividad los pájaros amagados en cualquier sitio, fuera al raso o en la maleza.

En la actualidad la raza ha variado pero se constata que queda el fondo. Si tenemos la suerte de acertar en la selección y nos sale un buen bretón de caza, vamos a olvidarnos de las otras razas en el primer día, lo aviso. Es una raza completa para el perdicero al salto a guerra galana y para quien sale a perdices en mano.

Cazador y su bretón con algunas perdices abatidas en tierras andaluzas.

De muestra fulminante, es un perro ideal, repito, ideal para quien cace a ritmo medio y esté en forma para tocar las zonas querenciosas del coto hasta última hora. Con un bretón que cace medianamente bien puedes hacer buenas perchas en los lugares donde algunos perros no dan con las perdices revoladas o movidas, caso de los arroyos en los olivares, las cañadas, las viñas podadas o esos terronares duros de andar y con huecos por todos lados.

Braco alemán

Quien tiene un buen braco alemán de caza tiene un tesoro, pues esta raza ha mantenido algunas líneas bastante enfocadas a la caza morralera, a la caza de verdad, con ejemplares donde no se ha impulsado de forma exagerada la velocidad de búsqueda, con lo que encontramos canes muy bravos para cazar perdices en todos los cazaderos habituales.

Braco alemán en muestra a una perdiz y cazador preparado para resolver el lance.

Muy eficaces con los pájaros amagados en brozas, linderas y terronares, un buen braco tiene para el perdicero actual la ventaja de trabajar con buena sintonía con la escopeta, dar con facilidad con las perdices si se ha iniciado bien y avanzar en la especialización de forma muy rápida, como los perros antiguos.

Drahthaar 

No hay más perdiceros con un drahthaar por delante porque nos empeñamos en insistir a veces demasiado en otras razas y dejamos de conocer las ventajas de otras como ésta. De este potente perro, que a veces nos recuerda a un braco y otras a un grifón, destaco su posicionamiento en el campo y su ritmo; es un diésel total muy productivo que arranca la temporada al mismo ritmo que la termina, y esto es algo trasladable a cada jornada. Se meten los drahthaars muy bien y pronto a la escopeta y deparan muchos lances en zonas a veces que no nos inspiran demasiada confianza, pues las vemos demasiado exigentes para un perro de muestra.

Cazador y su drahthaar con una perdiz cobrada en Zamora.

Podría decirse de él lo comentado con el braco alemán, ya que muchos perros tienen un comportamiento y un cazar muy parecidos, pero añado que el drahthaar, a menudo, es más fácil de llevar vinculado a la escopeta.

(Texto: Miguel Soler / Fotos: Archivo)

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.