Pasar al contenido principal
Uno de los perros de muestra más utilizados por los cazadores de todo el mundo

20 cosas que te encantará saber sobre el epagneul bretón

Perro activo, despierto y con muy marcados instintos cinegéticos, se desenvuelve con soltura en el campo con independencia del tipo de terreno del cazadero o de la pieza que persiga. Ejerce su trabajo sobre la caza menor de pluma y pelo con precisión.
20_Cosas_Epagneul_Breton_G Epagneul bretón en carrera.

1 El epagneul bretón es un perro expresivo, trabajador incansable, polivalente y sensible. Estas características convierten la raza en una de las más cotizadas para el cazador medio español. 

2 Necesita un trato cariñoso, efectivo y justo. Tenemos que ser precisos con el manejo con correa, siendo más importante el momento en el que efectuamos la corrección que la fuerza de la misma.

3 Cuando cambiemos el medio en el que trabajamos, habremos de hacerlo con cautela, incentivando la actitud positiva del perro y no forzando situaciones negativas, ya que se trata de un perro sensible que recuerda bien las situaciones de presión y llega con facilidad a la inhibición. 

Primer plano de un epagneul bretón.

4 Antes de trabajar con él, hay que realizar los procesos de preparación, con calma, de forma ordenada para predisponer al perro a ese orden y a través de buen control a lo largo de todo el ejercicio.

5 Posee una gran capacidad de aprendizaje, el único problema es que aprende igual lo malo que lo bueno, así que debemos ser muy precisos a la hora de los premios y los castigos.  

Cachorro de epagneul bretón.

6 Es éste un perro sociable con otros canes, poco conflictivo y fácil de mezclar en perreras, de ahí que sea también bueno para aquellas personas que tienen más de un perro. 

7 En contacto con la caza, el bretón se muestra muy seguro de sí mismo, concienzudo y determinante. Siempre que manejemos a un bretón en muestra, intentaremos apoyar y asegurar las reacciones de sus instintos en lugar de interferir demasiado y perjudicar.

Bonita muestra de epagneul bretón en un rastrojo.

8 A pesar de su tamaño, es capaz de portar y embocar piezas de caza grandes. Los bretones suelen ser canes suaves de boca y fácilmente manejables enseñándoles con el método del cobro guiado, más positivo que coercitivo.

Portando una hembra de faisán.

9 El bretón suele mostrar con la cabeza elevada, haciendo un uso soberbio de su nariz. Realizará una muestra explosiva, eléctrica y larga en lo que a distancia se refiere.

Bretón en muestra.

10 Una vez que el perro ha madurado en la distancia de muestra comenzaremos a trabajar con una adecuada aproximación, para lo que el correcto uso de la correa extensible será nuestro mejor aliado.

11 Su reducido tamaño, que lo hace muy manejable, fácil de mantener y de transportar, así como sus grandes cualidades cinegéticas (un olfato extraordinario, una velocidad más que notable y una gran resistencia), lo convierten en un perro de muestra versátil, útil y eficaz sobre todo tipo de piezas y terrenos. 

Posando junto a una percha de pelo y pluma.

12 Su expresión atenta, vivaz e inteligente y su estilo de caza (se desplaza con un galope no excesivamente veloz, pero que sabe sostener mucho tiempo) evidencian una selección bien encaminada a obtener un perro de muestra donde la eficacia prima sobre la apariencia.

Tiene gran difusión en nuestro país, habiendo sido el primer perro de muestra foráneo que alcanzó popularidad hace ya más medio siglo

13 Cuando caza se muestra alegre y confiado, infundiendo ánimo al cazador, pues es un placer verle trabajar aunque no se encuentren piezas. Sus correteos, el continuo ir y venir y los zigzags y vueltas son una expresión de su vital modo de cazar. 

Bretón en una siembra.

14 Se dice que su principal virtud es la polivalencia, cuando en realidad es la cercanía con el cazador; un bretón apegado a su dueño es un perro de gran valía, pero con falta de vínculo es un perro que mueve el campo sin la chispa necesaria.

15 El bretón es un perro que, movido todo el año, da magníficos resultados; encerrado y medio olvidado en la perrera se viene abajo o se desentiende de la escopeta.

Bretón sobre una piedra.

Debe sentirse apreciado por el cazador, y entonces le devuelve su excelencia en el campo

16 Una de las piezas sobre las que la raza destaca es la becada; y es que el pequeño francés es la única raza que verdaderamente puede competir de tú a tú con el setter inglés para esta caza. A la mayoría de los hábitats del conejo el bretón accede sin dificultad. 

Bretón becadero.

17 Con las perdices resulta una de las razas más productivas porque suele cazar a buena distancia de tiro. Además, clava en muestra y guía a la perfección.

Cobrando una perdiz.

18 Con las codornices triunfa donde lo llevemos, así de claro; dan igual linderas que rastrojos, pues marca muy bien y no se deja liar por los peones rápidos. 

19 Con muy buen olfato, que en nada se resiente por el calor, ha sido durante décadas la opción preferida por miles de cazadores para la codorniz, tanto porque trabaja cerca de la escopeta como por su aguante, verdaderamente estoico, pues mantiene todo su arrojo incluso faltándole el agua.

Cazador con dos bretones en una jornada a codornices.

20 El bretón codornicero se desplaza con moderación, tiene ritmo, mucho tesón y debe ser duro, con una resistencia muy superior a la necesaria para cazar otras piezas. Cuartear el terreno con método es labor del perro, así como saber cuál es el lugar más querencioso para la pieza, a fin de localizarla y guiarla, cercarla, hasta que no pueda apeonar más y brinque al aire.

(Fotos: iStock y Archivo)