Pasar al contenido principal
Con vistas a la próxima temporada cinegética

15 virtudes del braco alemán para elegirlo como tu perro de caza

Un polivalente que tiene la muestra y el cobro entre sus principales virtudes. Y es que esa capacidad innata de poder cazar de todo y casi en cualquier cazadero, depara ejemplares sumamente centrados y muy vinculados a la escopeta, justo lo que buscamos.
10_Claves_Braco_Aleman_G Espectacular imagen de un braco alemán en muestra.

1 Con el braco debemos ser mecánicos, así como concentrarnos en hacer un buen trabajo de liderazgo, pues el perro nos lo agradecerá siempre. Sentar al animal antes de comenzar la búsqueda y comenzar ésta a la orden preparará al perro para soportar nuestra presencia ante la proximidad de la caza.

2 La muestra del braco es grandiosa, ya que el perro se muestra orgulloso de sí mismo y señala la presencia de la caza con claridad y seguridad. Para conseguir dicha muestra nuestra interacción tiene que ser progresiva, intercalando el nivel de confianza con el nivel de liderazgo para obtener un buen respeto.

Braco alemán en muestra.

3 El braco alemán permitirá nuestra presencia en la muestra cuando adquiramos un buen liderazgo sobre él. Con esto quiero decir niveles de confianza, de protección y de acompañamiento en el campo apropiados. 

4 Es el perro ideal para comenzar a adiestrar, pues nos va a permitir cometer errores, ya que su adaptabilidad es grande, su sensibilidad media y su tiempo de recuperación corto. Ahora bien, debemos cargarnos de paciencia porque el reto es continuo.

Cachorro de braco alemán.

5 Después de un buen trabajo de obediencia y físico del perro, habremos de centrarnos en la actitud del braco en contacto con la caza. Éste debe asumir nuestra presencia cuando contacta con la misma.

6 Para un braco, debido a su instinto de presa, es fundamental trabajar la muestra a vista. Una buena obediencia básica, un trabajo claro del comando “quieto” y un ajuste apropiado en la muestra a vista serán de gran ayuda en un día de caza con nuestro braco. 

7 El braco posee un cobro innato, pero será necesario encauzarlo para evitar la boca dura, el machaqueo de la pieza o la ingestión de la misma. Enseñar al perro a cobrar a la orden y a portar nos dará libertad y seguridad en el cobro. Comenzaremos con juegos a edad temprana para transformarlos más adelante en ejercicios de obediencia.

Braco alemán cobrando un faisán.

8 El braco alemán es un perro cariñoso y admite muy bien las caricias. El condicionamiento de contacto nos hará mucho más cercanos al perro. Este condicionamiento lo haremos durante los ejercicios de obediencia, para corregir posiciones progresivamente, para una entrega correcta en el cobro o para un estatismo más seguro en la muestra. 

9 Una de las necesidades del braco alemán es un buen trabajo de agua. Ha de saber nadar en condiciones, portar la pieza y nadar a la vez y localizar la pieza en el agua aunque no sepa dónde ha caído. 

Trabajo en agua de un braco alemán.

10 El braco es un perro activo, dominante, cariñoso, constante, consistente en su trabajo, polivalente e ideal para cualquier cazador que cambie de terrenos y de piezas. 

Braco alemán entregando una codorniz.

11 Con las codornices tenemos un perro ideal para buscarlas en cualquier terreno, desde el rastrojo a las linderas y acequias; es un perro que caza bien incluso en días con altas temperaturas y casi sin viento.

12 Para las perdices destaca por su polivalencia en cuanto a cazaderos; no teme al monte ni se queda corto en la llanura, matea excelentemente y borda el trabajo en viñas y olivares, teniendo una nariz muy sensible y marcando muy bien las piezas.

Braco alemán en una jornada de caza de perdices.

13 Todos los perros de muestra se inclinan, de natural, hacia la pluma, pero algunos como el braco alemán rinden de maravilla con el pelo. Para el perro su caza es más difícil, pues cuando el conejo busca cobijo en los breñales y zarzas, el perro tiene que poseer mucho valor, mucho tesón para desemboscarle. Hacen falta canes duros, y aquí, el braco alemán, animal tan completo, da buenos resultados. 

14 Cuando contemplas a un braco buscar con el viento de cara, con la cabeza en alto, mantenida por encima de la línea dorsal, tratando de localizar una pieza, comprendes las portentosas dotes olfativas que posee esta raza.

Trabajo de búsqueda de un braco alemán.

15 El braco se desplaza mediante lazos bien medidos, muy aquilatados, que le permiten pasar a tiro de escopeta a cada vuelta, con un ritmo contenido, muy acorde con el del cazador, al que nunca fuerza. Ante la pieza, el galope se atenúa hasta el trote y finalmente cae en muestra. 

(Fotos: iStock)