Pasar al contenido principal
En Burgos

Tres furtivos de corzos pillados en pocos días

Con la apertura de la temporada del corzo, la vigilancia sobre los furtivos se intensifica en todo el país, especialmente en Castilla y León, una de las zonas más castigadas por esta lacra.
Furtivos corzo Burgos Trofeo de corzo y rifle intervenido a un furtivo en Humada (Foto: APAMCyL).

Según ha informado en su cuenta de Twitter el sindicato de Agentes Medioambientales de Castilla y León, un furtivo ha sido pillado en la localidad burgalesa de Humada. El delincuente fue sorprendido tras abatir un ejemplar de corzo y no precintarlo.

Tras su acción, los agentes intervinieron el trofeo, el rifle que utilizó para matar al animal y el precinto.

No se trata del único caso ocurrido recientemente en esta zona. También en el norte de la provincia un hombre fue interceptado en su vehículo cuando transportaba un rifle cargado, listo para su uso.

Furtivos corzo Burgos

Además de transportar el arma de forma ilegal, el furtivo no disponía de ningún tipo de autorización ni de precinto para abatir ejemplares en el coto en cuestión. Los agentes del medio ambiente procedieron entonces a denunciar al hombre y, además, le intervinieron el rifle.

El tercer caso de furtivismo ocurrió el pasado miércoles 10 de abril en el coto de Quintanilla Sobresierra, dentro del término municipal de Merindad del Río Ubierna, también en la provincia de Burgos.

Furtivos corzo Burgos

Los agentes medioambientales explican que el hombre fue denunciado por mover un corzo después de abatirlo. Tras el suceso, los miembros de cuerpo de seguridad aprovecharon para recordar que "no se puede mover la pieza de caza sin que previamente se haya colocado el precinto".

La provincia de Burgos, muy castigada por el furtivismo

Como decimos, la comunidad autónoma de Castilla y León es la más castigada por el furtivismo de corzos, que se ha disparado desde el 1 de abril. Pero a tenor de lo visto, la provincia de Burgos está sufriendo las consecuencias sobremanera.

A los recientes casos que os hemos mencionado anteriormente, hay que sumar otro suceso que compartimos hace unos días. Se trata de uno de los episodios más llamativos y sangrantes, que sirven para poner el foco en este grave problema, pero también para hacernos ver las artimañas de las que hacen gala los delincuentes con tal de salir con la suya.

El pasado martes 2 de abril, en la comarca del Alfoz de Burgos, un furtivo fue sorprendido por abatir un corzo de forma ilegal y esconderlo luego bajó el capó de su vehículo, junto al motor.

En la sucesión de los hechos, los agentes vieron a distancia cómo un hombre abatía un macho de un grupo de cinco corzos. Poco después, se dirigió al animal, lo arrastró y lo ocultó entre la maleza para ir a por su vehículo.

Con el coche ya cerca de la escena, cortó la cabeza del corzo y la escondió. A la salida del coto, el furtivo fue sorprendido por los agentes medioambientales y se le intervino tanto la cabeza del animal como el arma utilizada para su abate. Además de a la correspondiente multa, el infractor se enfrenta ahora a una sanción que podría ser superior a los 6.000 euros.

Otro caso reciente

Pero el furtivismo de corzos también ha golpeado en otras autonomías españolas.

El pasado 21 de marzo, tras una persecución policial por las calles de Torrejón de Ardoz, la Policía Nacional detuvo a dos furtivos como presuntos autores de un delito contra la fauna cuando portaban siete cabezas de corzo.

Los delincuentes, en un intento desesperado por escaquearse, colisionaron su coche con el de los agentes para inutilizarlo. No obstante, posteriormente fueron interceptados por las autoridades y ahora tienen que responder por cargos contra la seguridad vial y por atentado a agentes de la autoridad.

Además de las cabezas, se les interceptó un hacha, un cuchillo de doble filo, un silenciador para el arma, munición y varios artilugios más relacionados con la acción furtiva.