Pasar al contenido principal

Franchi Feeling: ligera y cazadora

Cuando he cogido la Franchi Feeling me ha dado la sensación de que se trataba de una escopeta de juguete, pero nada más lejos de la realidad. Su peso reducido, tan sólo 2,750 kilos, la convierte en una escopeta muy manejable, ideal para la caza en mano.
Reportaje_Franchi_G Escopeta Franchi Feeling sobre su maletín naranja.

En la caza en mano, en la inmensa mayoría de las jornadas, se realizan muy pocos disparos y éstos están distanciados en el tiempo, por lo que un retroceso mayor no tiene demasiada importancia, primando más un peso reducido que ayude a disminuir la fatiga de transportar la escopeta en una larga jornada que el efecto del retroceso.

Otra cosa sería utilizar una escopeta ligera para un ojeo o para una tirada de palomas o zorzales, donde con suerte podemos realizar numerosos disparos en poco tiempo. De esa búsqueda del confort le viene el nombre a la escopeta, Feeling, que viene a significar sentirse a gusto y satisfecho con lo que llevamos en las manos.

Por todos es conocido que Franchi cuenta con una de las mejores relaciones calidad-precio del mercado, capaz de ir evolucionando sus diseños para acomodarse al gusto de los cazadores del siglo XXI. Con el modelo Feeling ha conseguido un arma sencilla, funcional y ligera, que se presenta al cazador en una amplia gama de calibres, que van desde el .410, con un peso de 2,450 kilos, el 28 (2,350 kilos), el 20, (2,500 kilos) y, por último, el calibre 12, con un peso de 2,750 kilos, todas ellas con básculas de aluminio, aunque también se fabrica con básculas de acero. Esta variedad de calibres hace que exista una Franchi Feeling para cada cazador, adaptándose a todos los gustos, desde aquéllos que lo que buscan es un calibre potente hasta los que piden uno ligero.

Al desembalar la escopeta lo primero que me llamó la atención es el naranja chillón del maletín de plástico rígido, un color llamativo que desde luego no pasa desapercibido. En su interior y perfectamente protegida se encuentra la escopeta. Su montaje es sencillo, llamando mucho la atención su reducido peso, aun tratándose del calibre 12/76, y su look muy sencillo.

Las maderas. No son lo más reseñable de esta escopeta, pues aunque son de nogal y disponen de un acabado al aceite, su veteado es pobre y no aportan mucho. La unión entre las maderas y las piezas metálicas está muy cuidado, lo que nos da un mayor grado de confianza en la fabricación.

La culata. Cuenta con unas dimensiones muy acordes para la práctica de la caza y una línea totalmente recta, lo que permite un encare rápido y muy intuitivo, estando rematada con una gruesa cantonera ventilada que a buen seguro disminuirá el efecto del retroceso.

El guardamano. Permite una buena sujeción y agarre de la escopeta, con un magnífico y original picado tipo trenzado realizado mediante láser. Sus dimensiones son generosas, al tener que abarcar a los cañones y algún mecanismo, como los martillos y los expulsores.

La báscula. Es de las denominadas de media pletina, que si bien tal vez no sean tan bellas como las pletinas largas, sí que resultan más resistentes, habiendo sido talladas en una aleación de aluminio muy ligera y resistente. Interiormente, los cañones basculan sobre dos muñones de acero complementados por unas entalladuras en ambas paredes. La parte trasera de la báscula lleva una placa de acero de refuerzo para evitar el desgaste del aluminio. El cierre se realiza también en el fondo de la báscula de forma tradicional, mediante los ganchos del monobloc de los cañones. Exteriormente es muy sencilla, no contando con ningún tipo de grabado, y como único adorno posee un par de líneas paralelas y el nombre del modelo grabado sobre la misma, destacando los tornillos laterales y la parte del cierre, que vienen como martilleados con acabado mate.

Los cañones. Fabricados en el acero al cromo molibdeno, son del tipo monoblock, exteriormente pavonados en negro intenso, mientras que su interior está cromado. Para el calibre 12/76 y 20/76 están disponibles en largos de 68, 71 y 76 centímetros, tanto en su versión de acero como en la de aleación ligera. Para los otros dos calibres (28 y .410), los largos disponibles son, respectivamente, de 68 y 71 centímetros. Todas las recámaras son magnum, o sea, de 76 milímetros, salvo para el calibre 28, que es de 70 milímetros. La parte final del cañón se encuentra roscada con el objeto de poder poner los chokes internos que nos suministra el fabricante, en este caso de cinco y cuatro estrellas, disponiendo cada uno de ellos de una longitud de 50 milímetros. La solista es ventilada y está provista en su parte final de un punto de mira de unas medidas generosas y de color naranja. La Feeling tiene expulsores automáticos que se activan una vez disparada la escopeta.

La palanca del seguro. Es de color negro, colocada en la garganta de la culata, y cumple una doble función: por un lado, la propia del seguro, y por otro, la del selector del disparo, que nos permitirá escoger con qué cañón disparamos primero, bien el superior o el inferior.

El boque de disparo. Es muy sencillo, con un único gatillo no regulable y de dimensiones adecuadas. El mecanismo de percusión es de tipo inercial, es decir, que el mecanismo de la segunda batería no se monta hasta que no se ha producido el primer disparo.

Así se desarrolló la prueba

Fue una jornada de caza tras los conejos en la época de descaste por tierras manchegas, donde las condiciones físicas se pusieron a prueba, pues el terreno seco, la abundancia de pasto y las altas temperaturas hicieron que la salida resultase especialmente dura, más teniendo en cuenta que nuestra forma física en esta época del año no es la mejor. Tras varias horas conseguimos hacernos con una  aceptable percha de conejos, notándose que este año han criado bastante peor que en años anteriores. Como os podréis imaginar, no pude tirar mucho con ella, pero sí comprobé su poco peso, que para este tipo de caza es una baza importantísima. La presentación y terminación de la Franchi Feeling es bastante buena. Si bien es cierto que no cuenta con demasiados adornos o grabados, no lo es menos que está perfectamente diseñada, proporcionándonos un encare magnífico. Su funcionamiento y sistemas están muy contrastados en modelos anteriores, por lo que se puede añadir poco sobre ellos. En resumen, una buena opción para los que les gusta la caza en mano, donde en la mayoría de nuestros cotos se necesita tener mucha constancia para hacerse con algunas piezas.

(Texto y fotos: Alberto Aníbal-Álvarez)

Ficha técnica

  • Fabricante: Franchi
  • Origen: Italia
  • Modelo: Feeling
  • Clase: superpuesta
  • Longitud total: 120 cm
  • Longitud de cañón: 61, 68 y 71 cm
  • Peso: 2.750 kg
  • Calibres: 12/76, 20/76, 28 y .410
  • Precio: 1.425 euros.
  • Distribuidor: Beretta-Benelli Ibérica
  • Web: www.bbi.es 
  • Teléfono: 945 364028