Pasar al contenido principal
Cómo mejorar rápidamente en el tiro de caza

Los recorridos de caza y su tiro

Los recorridos de caza constituyen una de las modalidades de tiro al plato más bellas y divertidas, a la vez que didácticas, siendo cada vez mayor el número de aficionados que la practican para mejorar rápidamente en el tiro de caza.
Reportaje_Recorridos_G Nuestra campeonísima Beatriz Laparra, tirando en un campo de recorridos de caza.

Se trata de una de las modalidades que cuenta con menos años de historia, ya que se comenzó a practicar allá por los años sesenta del siglo XX. Esta disciplina, junto con el skeet olímpico, se ha convertido en la más recurrida por los cazadores para mejorar y perfeccionar la técnica de tiro a la caza. Los recorridos de caza pretenden, utilizando platos de arcilla, imitar el vuelo de distintas especies cinegéticas, así como la carrera del conejo o la liebre. Para ello, un buen recorrido de caza debe contar con un gran número de máquinas lanzaplatos, cuantas más mejor. De esa forma, la variedad de trayectorias será mayor y, por tanto, se ajustará más a la realidad que persigue. Los platos empleados en esta modalidad son de distintas formas y tamaños. Así, describirán trayectorias distintas en su vuelo, consiguiendo imitar el desplazamiento de diferentes especies, como puede ser el vuelo de una perdiz, un zorzal, un pato o la carrera de un conejo. Estos platos reciben diferentes nombres, como el mini, el supermini, el estándar o normal, la patena o el rabbit.

Conociendo los recorridos

Un campo de recorridos, a diferencia de otras modalidades, no tiene que estar sujeto a unas normas determinadas, pues la ubicación y forma de vuelo de los platos queda abierta a la imaginación, al ingenio y al buen gusto de quien diseña el campo. Las competiciones internacionales se suelen programar sobre un total de 200 platos repartidos en series de 25. En cada campo o cancha de tiro, se dispara sobre un total de 25 platos desde tres puestos marcados y prefijados anteriormente. Esta modalidad puede confundir al neófito, ya que al decir recorrido puede dar la sensación de que el tirador deba ir caminando por un recorrido marcado previamente por el que los platos van saliendo de manera aleatoria, sorprendiendo al tirador, de una manera similar a como ocurriría si estuviera cazando realmente. Aunque en algunos países europeos existen instalaciones con estas características, no son lo normal a la hora de practicar un recorrido de caza propiamente dicho.

Cada campo de recorrido cuenta con tres puestos de tiro, también denominados planchet. Este puesto está marcado en el suelo y suele tener unas tablillas delante que indican el tipo de plato que vamos a disparar y el orden en el que lo haremos. En cada puesto se suele disparar sobre cinco platos sencillos y uno doble. Los platos sencillos podemos intentar romperlos con dos disparos, mientras que en los dobles dedicaremos un tiro a cada uno, aunque está permitido disparar el segundo tiro al mismo plato si se fallara el primer disparo. Los platos dobles pueden ser lanzados de varias formas. Una de ellas se denomina “al tiro”, que significa que el segundo plato no sale de la máquina hasta que suene el primer disparo. En el “simultáneo” salen los dos platos a la vez; la “ráfaga” supone que la misma máquina lanza los dos platos con un pequeño espacio de tiempo entre uno y otro. También se puede hacer un “lanzamiento doble”, lanzando desde la misma máquina dos platos a la vez. Todas estas variaciones están abiertas al buen hacer del diseñador del campo. El reglamento obliga a señalar a los tiradores una marca a la altura del pecho como límite de la elevación de la culata a la hora de pedir el plato.

El equipo

Para la práctica de esta modalidad se utilizarán escopetas y cartuchos para todos los gustos. Éste es uno de los factores que hace más interesante su práctica, pues obliga a su practicante a darle vueltas a la cabeza para escoger el cartucho idóneo, los chokes adecuados, así como la escopeta más indicada. La variación de elección es tan grande que no nos atrevemos a facilitar unas normas generales. Yo, a juicio personal, me inclino por utilizar para cada ocasión el choke idóneo. Por ello, en una competición suelo cambiar en muchos casos los chokes de mis cañones, pero, en general, abuso de chokes cerrados, de una o dos estrellas, y alguna vez tres estrellas. De lo que no soy partidario es de cambiar cartuchos. Me limito a dos tipos: 32 gramos de 7,5 en general, y 36 gramos de 7,5 para platos exageradamente largos. No olvidéis que en esta modalidad se dispara sobre platos situados a dos o tres metros de nosotros y otros que vuelan incluso a 60 metros de distancia.

En la caza

La principal ventaja que aporta esta modalidad al cazador para entrenar sus tiros de caza es la necesidad de aprender a calcular distintos tipos de adelantamientos, ya que distancias, velocidades, sentidos de vuelo y ángulos de tiro son infinitos, y como todos sabéis, éstos son factores decisivos a la hora de calcular el adelanto sobre los platos.

También nos enseña a perfeccionar el encare y la forma de hacer el swing de tiro. Al tener que disparar sobre platos dobles, es decir, sobre dos platos volando a la vez, aprenderemos a no tirar precipitadamente o a lo loco cuando nos quede un solo cartucho, sin que con ello perdamos nuestro ritmo de tiro. El hecho de que esta modalidad de tiro se practique en plena naturaleza nos aporta dos ventajas: una, que nos sirve para hacer ejercicio físico, ya que hay que caminar por el campo entre cancha y cancha, aunque realmente no se tienen que recorrer grandes distancias; y dos, nos enseña a saber posicionar nuestro cuerpo sobre un terreno irregular cuando vamos a efectuar nuestros disparos.

Es una pena que en España no contemos con suficientes campos de tiro para la práctica de esta bella modalidad. Espero que en un futuro próximo, entre iniciativas particulares o sociales, federaciones y casas comerciales, esto cambie, surgiendo así nuevos campos que faciliten a los cazadores poder practicar tal variedad de tiros. Para mí, esta modalidad, junto con el skeet olímpico, es la que más deberíais practicar para mejorar en vuestros tiros de caza. Primero, empezando con el skeet, y luego, alternándolo con el recorrido de caza.

(Texto: G. G. Escudero / Fotos: Marga Cavadas)