Pasar al contenido principal
Soberbia actuación de Igor Larrea que fue séptimo

Beatriz Laparra, subcampeona de Europa de Compak Sporting

Martina Maruzzo revalidó el título en damas y Tamas Jeri consiguió el título en categoría absoluta en un Campeonato de Europa de Compak Sporting en el que los nuestros realizaron una soberbia competición.
europeo-compak-2016-G Beatriz Laparra ha conseguido el subcampeonato de Europa de Compak Sporting e Igor Larrea ha sido séptimo.

Beatriz Laparra ha vuelto a hacer historia para el tiro español. La almacena se ha traído desde Sarlospuszta (Hungría) una medalla de plata que por sólo tres paltos pudo ser oro y un récord personal, 190/200 platos rotos, que la dejaron en el puesto 22 de la clasificación general, es decir, entre los 25 mejores de Europa donde sólo hay otra mujer, Martina Maruzzo que venció en damas.

Con la tiradora de Beretta y GB sólo pudo la, como decíamos, defensora del título, la italiana Maruzzo, soberbia tiradora que registró 193 arcillas rotas que la colocaron el oro al cuello. Completó el trío de damas la británica, y que nunca falta, Cheryl Hall, que celebró su cumpleaños con un bronce en una de sus tiradas menos brillantes en la que terminó con 188 platos rotos.

Emoción en seniors

Las victorias de la albaceteña ya son un ‘clásico’ de estas competiciones internacionales, lo mismo que, otrora, lo eran la de los equipos españoles y los tiradores senior. El pabellón estaba muy alto pero para el tirador vasco Igor Larrea, uno de los mejores a nivel nacional, el cielo es el límite y en Hungría puso tosa la carne en el asador. El tirador de Excopesa fue séptimo tras tener que desempatar por el tercer, cuarto, quinto, sexto y séptimo puesto pero, y ahora veremos, sus compañeros de desempate eran las más ‘feas’… los grandes, muy grandes del tiro internacional.

Arranquemos, pues, con los vencedores en categoría senior. En este Campeonato de Europa de Compak Sporting el oro se decidió en el desempate, concretamente en la muerte súbita. El húngaro Tamas Jeri contra el gran campeón, el hombre récord, el británico George Digweed, que habían terminado con 196/200. Volaron los 25 platos del desempate con 23 para cada uno de ellos y comenzó entonces la grandiosa muerte súbita. En la arcilla 17 falló Digweed y la presión, el oro, estaba al alcance de Jeri que pidió ¡plato! Y… ¡zas! Roto… ¡campeón en casa!

Del tercero al séptimo había 'caviar' para decidir el tercero del podio, entre ellos nuestro Igor Larrea. Fue el francés Jean Paul Mordefroid que partió los 25 el que se quedó con el bronce. Larrea (22) se pegó conel frances Christophe Auvert (24), con el danés Christian Pedersen (23) y con el italiano Marco Battisti (23) y se colocó séptimo dejando claro que la clase del tirador vasco en las canchas es un seguro para el tiro patrio. Tanto Laparra como Larrea quisieron dedicar sus victorias a sus patrocinadores y muy especialmente a su familia y el vasco, en el día de la madre, a su ‘ama’ Josune que, como proclamaba en las redes sociales “me habrá visto desde el cielo”.

En categoría junior venció el francés Maxime Morin con 193 platos y el españo, Adur Alustiza se quedó en el puesto 25 con 168 platos en la que era su primera competición internacional. Buen maestro tiene Adur en su primo Igor y no dudamos en que su progresión será fantástica.

No nos olvidamos del otro Laparra, Javier, que terminó con 173 platos en su primera participación internacional como senior y que, al igual que Alustiza, tiene un espectacular ejemplo en su prima Beatriz.

Entre los veteranos venció el ruso Aleksandr Lubianiy con 194 platos y en superveteranos hizo lo propio el italiano Eugenio Bruscolini con 180. Por equipos, seniors y damas se lo llevaron los italianos y junior los franceses.

(Texto: Marga Cavadas. Fotos: Beatriz Laparra).