Pasar al contenido principal
A pesar de la meteorología adversa de algunos días

Los zorzales están pasando bien

Mientras los partes meteorológicos nos están enclaustrando en casa o a saber dónde, están pasando zorzales a todo pasar, y lo están haciendo según personas de total fiabilidad, ya que muchos no hemos subido al puesto por las predicciones meteorológicas.
Pasa_Zorzal_G Zorzal charlo.

Mal tiempo sí que ha hecho, ésa es la verdad; también ha llovido en noviembre en dos días más que en todo octubre y el monte Gorbea lo veo nevado a todas las horas desde mi casa, pero no es menos cierto que desde el pasado 3 de noviembre que escribí mi último post en el cotodecaza.com hasta las 22:30 del 7-11-14, ha llovido y escampado. Dicho de otro modo, los días que ha llovido, que han sido casi todos, hubo intervalos e incluso tardes o mañanas enteras que no cayó ni gota de agua. Pues bien, el día 5 pasaron zorzales de todas las especies en buena cantidad para aumentar el número el jueves 6 y menguar un poco el día 7. Y encima, al haber pocas personas en los puestos, han pasado muy bajos. Pero no han terminado de pasar. Mi puesto no es bueno para los zorzales por estar en un andamio muy elevado y el suelo muy sucio como consecuencia de no haber ganado sin estabular, pero no haría mal papel si los disparara una vez que hubiesen pasado, pues caerían en una finca que hará veinte años que no se labra. No sé, no sé…, mucha vista tienen los condenados. 

Torcaces

También han pasado torcaces en una cantidad aceptable tirando a escasa, pero venían muy confiadas y –como siempre- demasiado altas. Muchos se creen que porque Palombe o el GIFS de Francia digan que no han pasado palomas, nos afecta aquí al cien por cien. Pues no. Aun cuando no se quedan las mismas de antes en los lugares de siempre donde se cazaba con ciegas. Ahora suelen echarse en cualquier lugar y como haya encinas con bellotas o hayas con hayucos para comer, agua para beber y no las molesten, aguantan el temporal a las mil maravillas durante días. Lo que ocurre es que si se las ve una vez en ese lugar, no quiere decir forzosamente que se las vuelva a ver más. Ojo, que no todos los dormideros están en Extremadura o Portugal, como nos quieren hacer creer los intereses de los de siempre. Y quien atente contra un dormidero no es cazador ni es nada. Sepan que se quedan muchas torcaces por el camino antes de llegar, aun cuando si el tiempo las aprieta, la distancia es mínima e incluso la hacen de noche. Claro, tenía que explayarme un poco y escribir sobre las largomigrantes y las cortomigrantes, pero pinchando en las webs a las que les hipervínculo lo verán mucho mejor.

Otras especies

Al hablar hoy con el naturalista José Luis Peña se me ha caído el alma a los pies, pues me comenta que han pasado tremendos bandos de grullas, varias clases de anátidas, estorninos pintos a raudales, pinzones, jilgueros, lúganos, verdecillos, alondras, mirlos, pardillos y hasta alguna avefría. Este buen fotógrafo (José Luis Peña) sabe que siempre subo las cámaras a mi puesto y con cámara y escopeta o en pelotas, no me gusta perderme ese espectáculo. Tiene cojones la cosa.

La becada ya ha entrado en número suficiente para la época, pero está muy desnortada y todavía no está asentada, por lo que debiera dársele un respiro. Ya andan por ahí pasando fotos con el WhatsApp, lo malo es que algunas llegan tres veces, en secreto, claro está.  

Resumiendo lo anterior

El miércoles y el jueves fueron dos buenos días de pasa de zorzales y quedan muchos por pasar aun cuando lo hagan por otros lugares. El jueves lo anunció ‘Txoka’ y yo pensé que sólo pasarían por la costa dado el estado del tiempo, pero en esto hacer de augur es tener ganas de equivocarse.

Miren ustedes, escribiendo el nombre de los pájaros en general y viendo la cantidad de fringílidos que han pasado y pasarán, me viene a la mente eso de que la RFEC quería criar fringílidos en cautividad, pero hombres de Dios, si hay fringílidos para dar y tomar. Lo que ocurre es que las organizaciones ecologistas los eligen para salvarlos de nadie sabe qué, pero les vienen bien para la cosa de las subvenciones. Jamás les he escuchado hablar de salvar a la perdiz roja, pongo por caso. Las aves cazables esperan a que se mueran de asco por la falta de hábitat o por la agricultura criminal para luego meter el dedo en la llaga y echar la culpa a quienes no han propiciado semejante canallada.

¡A los puestos!

Recuerden una vez más y no sean perezosos como un servidor de ustedes, que soy yo, y vayan todos los días al puesto, sobre todo si están jubilados, en paro o de vacaciones. La verdad es que yo no he ido debido a que no me ha dejado bien parado esta última crisis que me tuvo que llegar precisamente ahora y –no lo voy a negar- me he entretenido en escribir mis artículos mensuales. Pero mañana, aun cuando anuncian tormentas y tremendos temporales, iré a mi puesto y si no pasa nada, cosecharé setas, que ahora con la lluvia han tenido que volver a salir. Les contaré mi aventura debajo de este mismo post.

Ah, y perdonen que no les haya avisado antes, pero ‘Txoka’ ya lo avisó y ése, además de ser un gran naturalista, es un gran cazador que nos hace el favor de documentarnos a todos puntualmente. Ya sé, ya sé, que lo que ocurre en la costa no ocurre en el interior, pero tenemos a ‘Patxi’ que también nos da cuenta y razón de lo de tierra adentro, además de otros muchos con quienes establezco contacto diariamente. Mi error es haberme centrado sólo en la torcaz. Por eso les pido perdón. Falta mucha pasa todavía. Este año viene alterada y muy retrasada. Los cazadores de fringílidos tenéis muchos bandos de jilgueros aquerenciados en los hisopos, rastrojos de girasoles y praderas en general. Es un año excepcional para vosotros.

(Texto: Miguel Ángel Romero / Fotos: Shutterstock y Autor)