Pasar al contenido principal
Cuando estamos cerca de llegar al ecuador de la temporada general

Trucos para mejorar tus tiros de caza menor

En esta ocasión os ofrecemos unos cuantos consejos, sencillos y fáciles de aplicar, que os ayudarán a mejorar vuestros aciertos en los tiros de caza y sin tener que complicarnos mucho la cabeza con técnicas de tiro difíciles de entender y aplicar.
Adelanto_Perdiz_G Imagen de un tiro a perdiz con su adelanto correspondiente.

La gran mayoría de cazadores tiene como común denominador en sus fallos el dejarse los tiros bajos y traseros. Esto se debe a dos circunstancias distintas. La primera, porque por las ganas de ver aquello sobre lo que queremos disparar, tendemos a bajar ligeramente los cañones para verlo mejor, cometiendo el error de dejarnos los tiros bajos.

 

La segunda es la de dejarnos los tiros traseros, ya que nuestro instinto está educado a que cuando queremos impactar sobre un objeto lanzándole algo, lo hagamos apuntando sobre él directamente, a diferencia de lo que debemos hacer cuando queremos impactar sobre un objeto en movimiento, para lo que lanzaremos nuestro objeto por delante y en la dirección de su movimiento.

 

El cálculo de adelanto y la forma de desplazar la punta de la escopeta en la dirección exacta por donde va a pasar nuestra pieza de caza son un tanto complicados, aunque en la mayoría de los casos, si estos dos puntos técnicos del tiro los hacemos con decisión, en la rasante y muy por delante, será en la mayoría de los casos suficiente para abatir nuestra pieza.

 

Tiro a una perdiz.

 

Por ello, vamos a hablaros de diferentes trayectorias y adelantos donde se aplica nuestro consejo, “en la rasante y muy por delante”:

 

 

Tiros de pico

 

En estos tiros, típicos del ojeo de perdiz, bastará con coger la línea de vuelo, en este caso con trayectoria vertical de abajo hacia arriba, y tener la precaución de apretar el gatillo con gran decisión, una vez que nuestros cañones tapen la pieza sobre la que disparamos.

 

Tiro de pico a una perdiz en ojeo.

 

Con dobletes de perdiz

 

El hecho de disparar sobre dos perdices realizando el clásico doblete no debe poner nervioso al tirador, y recordar que en ambos tiros debe, previamente a apretar el gatillo, coger la rasante y poner el punto de mira bien delante en ambos tiros, aunque siempre el swing o seguimiento del segundo tiro suele ser más corto que el del primero.

 

El porcentaje de aciertos suele ser mayor sobre la segunda pieza, ya que se suele disparar con más decisión y esto nos ayuda a que aunque nos quedemos algo escasos en el adelanto, éste sea suficiente para poder abatir a la pieza

 

Disparos ascendentes y descendentes

 

En las trayectorias verticales, el tirador debe tener siempre la precaución de no apretar el gatillo de su escopeta hasta que los cañones lleguen a situarse por encima de la pieza, ya que de lo contrario lo más fácil es que falle sus tiros por debajo.

 

Cuando disparamos sobre trayectorias que parecen horizontales pero que son ligeramente ascendentes, seguir al blanco unos metros por detrás y en su rasante de vuelo será determinante para no dejarnos los tiros bajos.

 

Tiro a perdiz ligeramente ascendente.

 

En trayectorias descendentes, poco habituales en la caza pero que alguna vez se nos presentan, cuando las aves se tiran en picado hacia abajo, bien sea por el viento, por estar heridas o como método defensivo para adquirir mayor velocidad de escape, será la única trayectoria en la que deberemos ir siempre por delante de la pieza.

 

Vuelo en la misma dirección de disparo

 

Cuando el animal sale volando en la misma dirección del disparo, será la única ocasión en que no podremos seguirle por su rasante de vuelo, sino que bastará con apretar fuertemente la cara sobre la culata y poner el punto de mira centrado sobre su silueta.

 

Perdiz levantada por delante.

 

Este tipo de tiro es uno de los más fáciles que hay, si se tiene la precauión de comprobar un buen encare antes de disparar. Suele ser el causante de los primeros aciertos en jóvenes tiradores o principiantes.

 

Cuando disparamos sobre una perdiz cruzada de izquierda a derecha y el tirador es diestro, será uno de los lances de caza en los que el tirador más cuidado deberá de tener, tanto de llevar bien la rasante para no dejarse los tiros bajos, como de realizar un generoso adelanto si quiere ver caer la pieza ante sus ojos.

 

Con las tórtolas o los conejos

 

El tiempo que podemos mantener la punta de la escopeta por la rasante es muy pequeño debido al vuelo o carrera tan irregular y zigzagueante que estas especies realizan en sus trayectorias.

 

Momento del tiro a un conejo.

 

 

Tiros a patos y otras piezas

 

Cuando disparamos a aves de gran tamaño, como puede ser un pato o un faisán, normalmente el tiempo que tenemos para comprobar la rasante de vuelo suele ser grande y no encierra mayor dificultad.

 

​Adelanto de tiro a realizar sobre un pato.

 

No obstante, resulta muy fácil que caigamos en el error de no adelantar suficientemente los tiros, ya que el gran tamaño del ave suele provocar al tirador la sensación de que está más cerca de lo que parece.

 

(Texto: G. G. E. / Fotos: Autor y Archivo)

 

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.