Pasar al contenido principal

Cómo tirar a la perdiz en ojeo

Gonzalo Gómez, colaborador habitual de Federcaza, nos da cinco magníficos consejos para tirar a la perdiz en ojeo y que no se nos vayan tantas. Con estos trucos y un poco de práctica no se nos resistirá ni una patirroja.
Ojeo de perdiz Un cazador en su puesto de ojeo.

El ojeo de perdiz ofrece al cazador una infinita variedad de ángulos y tipos distintos, ya que pueden pasar por encima de nuestros puestos de formas diferentes. Esto hace que el cazador en ojeo deba ser un experto en el tiro de escopeta, sabiendo cómo realizar cada disparo. Aquí hacemos un resumen de los cinco tipos de tiros más habituales para estudiar cómo debe de ser la forma correcta de realizarlos.

El tiro de frente o de pico

El tiro de pico es el tiro de ojeo por excelencia, ya que es de los más habituales. El adelanto variará dependiendo de la altura de vuelo de la perdiz, si viene a nuestra altura, con apretar la cara y disparar sobre ella será suficiente, mientras que si viene a unos 25 metros tendremos que taparla con la punta de los cañones antes de disparar. Si la disparamos alta y bastante delante del puesto deberemos disparar por encima de ella una altura considerable.

El tiro a la perdiz en vertical

El tiro en la vertical, también llamado tiro real, en realidad es un recurso, bien cuando dejamos que la perdiz se nos eche encima o bien cuando queremos bajar varias perdices de una barra. Lo más importante en el tiro real es no perder el centro de gravedad y tirar cayéndonos para atrás. Para evitar esto hay que meter las caderas hacia adelante durante el swing de tiro.

El tiro a la perdiz de 45º

Las trayectorias que más se repiten en un ojeo son precisamente las que las perdices  entran al puesto con grados de 25 a 45 con respecto al eje del puesto. Este tipo de trayectorias nos permiten hacer un swing bastante cómodo, permitiéndonos controlar la rasante de vuelo, y el adelanto idóneo suele oscilar dependiendo de ciertas cosas entre 50 a 90 cm  por delante de la perdiz.

El tiro a la perdiz cruzada por delante

 En los ojeos en muy habitual que una perdiz cruce por delante de los puestos pasando alguna de ellas toda la línea, esta perdiz no es de las más fáciles de abatir ya que tendremos que tener en cuenta tres aspectos importantes para conseguirlo: 1º apretar fuerte la cara en la culata, 2º comprobar durante el swing que llevamos el punto de mira por la rasante y no ligeramente bajo y 3º aplicar un adelanto generoso sobre ella, sobre todo si vuela de izquierda a derecha para un tirador diestro.

El tiro a la perdiz pasada

Los más puristas del mundo del ojeo dicen que las perdices pasadas están mal matadas, ya que una perdiz de ojeo debe caer delante del puesto, esto queda muy bien, pero no siempre se puede conseguir, bien porque la perdiz nos sorprenda o porque entren en barras y sean las últimas que tiramos,  o también porque quede  herida del primer tiro e intentemos rematarla por detrás. Para realizar correctamente el tiro por detrás lo más importante es tener un buen juego de piernas no dejando los pies clavados y tirando retorcido. Además, si las perdices van altas, nuestro punto de mira deberá estar ligeramente por debajo de su cuerpo antes de apretar el gatillo y con la cara bien apretada sobre la culata.

(Texto: Gonzalo Gómez Escudero. Escuela de Tiro, teléfono 609002992. Fotos: Alberto Aníbal-Álvarez y autor).

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.