Pasar al contenido principal
De interés para cazadores, gestores, administraciones, comunidad científica…

Todas las preguntas y respuestas sobre la mixomatosis de las liebres

El grupo MIXOlepus ha publicado un documento muy aclaratorio que incluye los resultados de los últimos avances en la investigación del brote de mixomatosis que lleva tiempo afectando a la liebre ibérica.
Mixomatosis liebres La función de los cazadores es fundamental para el porvenir de la liebre.

En un formato de “preguntas y respuestas”, MIXOlepus presenta las conclusiones expuestas en la jornada sobre ‘Avances en investigación sobre el brote de Mixomatosis en libres’, celebrada el pasado 30 de octubre en Madrid.

El documento reúne información de interés para cazadores, gestores, administraciones, comunidad científica y, en general, para todas aquellas personas relacionadas de una forma u otra con la liebre. 

La publicación recoge nociones sobre qué es la mixomatosis, animales a los que afecta, métodos de transmisión y síntomas, e incluso desmiente los bulos y noticias falsas que han circulado sobre esta enfermedad. Igualmente, analiza la evolución del brote en España, Europa y el mundo en general, así como el impacto concreto de la mixomatosis en las poblaciones de liebre ibérica y los trabajos para el desarrollo de una vacuna.

Además, contempla soluciones prácticas para aplicar en los cotos, recogiendo tanto actuaciones a llevar a cabo si se detectan animales afectados, como las gestiones que deben realizarse en los cotos para evitar en la medida de lo posible cualquier enfermedad y las precauciones que, como cazadores, se pueden tomar.

 

Mixomatosis liebres

La jornada divulgativa ‘Avances en Investigación sobre el brote de mixomatosis en liebres’ fue organizada por el grupo MIXOlepus, que busca conocer a fondo el origen de la enfermedad y su impacto y en el que están representados entidades y organismos, tanto públicos como privados, que no cesan en su empeño por encontrar soluciones prácticas frente a la aparición de la enfermedad.

Las respuestas

Al final de la información adjuntamos el documento completo en modo descargable. No obstante, a continuación pasamos a detallar las principales cuestiones y conclusiones sobre la mixomatosis de las liebres que ha establecido MIXOlepus.

¿Cómo se transmite la enfermedad?

Se transmite a través de las picaduras de insectos que se alimentan de sangre, pulgas y mosquitos principalmente (vectores hematófagos). En el caso de las liebres parece que las pulgas juegan un papel menor en la transmisión en comparación con los conejos. 

También puede transmitirse en menor medida por contacto directo entre animales enfermos y sanos, y por objetos o materiales que se pueden “impregnar” del virus, desde comederos y bebederos, ropa, vehículos e incluso en nuestras propias manos cuando manejamos conejos y liebres. 
 
El virus de la mixomatosis puede permanecer viable en cadáveres durante meses en condiciones adecuadas de temperatura y humedad. En el interior de las madrigueras de conejos silvestres, el virus también permanece activo durante largos periodos de tiempo.

¿Es cierto que el virus de la liebre se ha producido en laboratorio? 
 
No, no es cierto. Es prácticamente imposible crear un virus tan específico en un laboratorio.

¿Podemos los cazadores, perros y hurones transmitir la mixomatosis? 

Sí, dado que el virus puede transportarse en la ropa, en los vehículos, carros y en buena parte de objetos y materiales que utilizamos cuando vayamos de caza. En cuanto a los perros y hurones, si bien no pueden infectarse con el virus de la mixomatosis, no puede descartarse que puedan transmitirlo de forma mecánica.

¿Cuándo se producen los brotes y cuánto tiempo duran?  

Los brotes se han observado principalmente entre los meses de julio y octubre, y el mayor número de liebres enfermas/muertas en un coto se observa  transcurridos unos 30 días desde la primera detección de la enfermedad. El pico máximo de casos se produce durante los meses de septiembre y octubre. Los brotes de mixomatosis tienen una duración media aproximada de casi 4 meses. Parece existir una relación entre la aparición de los brotes y los “vectores”, más numerosos y activos en los meses de verano y otoño, tal y como sucede con los brotes de mixomatosis en conejo de monte. 
    
¿Se pueden recuperar las liebres enfermas? ¿Pueden transmitir la enfermedad a liebres sanas?  
 
Ya tenemos evidencias de liebres que se han recuperado, aunque también hay casos de liebres que se habían recuperado y que han vuelto a recaer con la enfermedad. Además, estas liebres pueden quedar como portadoras y transmitir el virus a otras sanas.

Función de los cotos

¿Qué se debe hacer cuando se detectan liebres muertas en un coto? 

En primer lugar, hay que avisar a las autoridades competentes de la Comunidad Autónoma correspondiente para comunicar esta situación. Los cazadores juegan en este sentido un importante papel por su presencia en el campo y por sus conocimientos en fauna silvestre, contribuyendo estas comunicaciones a conocer la situación real de la enfermedad en nuestros cotos y poder adoptar las medidas adecuadas que ayuden a mitigar los efectos de la enfermedad.

Estas comunicaciones a las autoridades oficiales no tienen repercusión alguna sobre la gestión de caza en los cotos por parte de la Administración. En segundo lugar, se recomienda enterrar los cadáveres de liebres utilizando cal viva y asegurarse que no serán desenterrados por predadores (como zorros y jabalíes). Es importante no mover los cadáveres de una zona a otra.

¿Y qué hacer cuando se detectan liebres enfermas? ¿Hay que sacrificarlas?  

Tras haber realizado la comunicación oficial de presencia de enfermedad en el acotado, si se encuentran liebres agonizantes, que ya no pueden correr ni defenderse, se recomienda sacrificarlas. Pero si observamos que las liebres aún tienen cierta capacidad de defensa (están “alerta” y pueden correr, aunque no lo hagan de forma normal), recomendamos no sacrificarlas porque podrían recuperarse y generar inmunidad, tal y como ha sucedido en los conejos, que han podido “adaptarse” a la mixomatosis en cierta medida.

Así, las liebres recuperadas pueden representar una subpoblación de animales con mayor resiliencia a la enfermedad, por lo que pueden ser la base de un pequeño grupo de animales con mayor capacidad de supervivencia frente a la infección en condiciones naturales.