Pasar al contenido principal
Aún quedan palomas por entrar en este mes y en diciembre

¡Qué pena! La pasa de torcaces va a menos y a nadie le preocupa

La torcaz es una de las aves del mundo que más y más rápido aumenta, pero salvo en zonas consagradas como la dehesa española y portuguesa, en muy pocos lugares se pueden hacer grandes capturas.

Ahora tenemos plagas de torcaces en ciudades como Zaragoza, Palencia, Valladolid y otras muchas tanto de España como de Europa. Ciudades e incluso campos donde se las combate con procedimientos que van más allá de la caza. Lo cual no es ético, ya que en su caída arrastran a otras especies protegidas. Pero de esto los señores ecologistas y los funcionarios de las tres copias y el sello de caucho no se preocupan.

Parece mentira que esa paloma torcaz que se deja acercar a pocos metros de distancia en la ciudad, luego sea tan esquiva en el campo, durante la pasa y la incomprensiblemente prohibida contrapasa. Es más, en la ciudad te sientas en un banco, les echas migas de pan al suelo y los primeros que llegan son los gorriones (ya quedan pocos), pero si vienen las domésticas, que siempre vienen, también vienen las torcaces camufladas entre las domésticas y todas ellas comen en la mano. Se adaptan al medio. Aunque tienen muy claro que la ciudad es la ciudad y el campo es el campo.

La pasa se desvía al oeste

Y como consecuencia de ese desvío, los puestos palomeros del este se convierten en meros lugares de almuerzo y poco más. Pues el cambio es gradual y todavía no ha concluido. Llegados a este punto entra en liza el desconocimiento total que tenemos todavía de la migración de las aves. La SeoBirdLife lleva a cabo el proyecto MIGRA subvencionado por Iberdrola. Claro, ahora se entiende el motivo por el cual están callados con el número de buitres y murciélagos que matan los molinos eólicos y con la cantidad de aves, nunca calculada, que matan los tendidos eléctricos, por no entrar en otros detalles que les pondrían los pelos de punta. Ya saben, la migración de las aves la lleva la SeoBirLife con el dinero de todos canalizado a través de Iberdrola. Se llama proyecto MIGRA.

El cambio climático podría impactar, y de facto ya lo ha hecho y lo sigue haciendo, en las migraciones de todas las aves, y no sólo de las acuáticas. Pero si hasta el Mapama, nada sospechoso de preocuparse de estos temas, lo está pregonando desde hace años copiando de las revistas de Francia y Canadá, que yo sepa. El deshielo de la Antártida está teniendo unas repercusiones en las migraciones que pasamos de largo como si de otro planeta se tratara. Miren ustedes, el tema da de sí para mucho, pero circunscribiéndonos a la caza de torcaces por pasos tradicionales, les diré que la web torcaces.com lo explica a las mil maravillas y por eso les hipervínculo a ella.

Y ya, volviendo al terreno de juego por creer suficientemente justificada la repercusión en la migración de torcaces y zorzales del cambio climático, vamos a bajar el nivel para hablar claro de una santa vez.

El desastre de los puestos

Los puestos palomeros sufrieron un casi imparable aumento hará unos 25 años. Antes se cazaban muchas torcaces en pocos puestos de pasa y muchas en las txozas cimbeleras. Pero a raíz de las autonomías, cada una puso puestos palomeros donde le dio la gana sin tener en cuenta venas migratorias dependiendo de los aires o ubicaciones que no se pueden expresar en metros. Pero nadie quiso darse cuenta y todo ayuntamiento y demás entes locales pidieron los máximos puestos que pudieron, convirtiéndose así el campo en un despropósito monumental agravado ahora por el cambio climático y los molinos eólicos.

Las autonomías se rodeaban de puestos, pero las provincias no las iban a la zaga y los municipios vieron una mina aparentemente inacabable e hicieron lo mismo que sus ascendencias gubernamentales. Es más, las juntas administrativas, montes comunales, barrios y comunidades solicitaron puestos, y si no se los daban, iban al señor de los votos (conseguidores y coordinadores de caciques locales) y zanjaban el problema a la brava. No se echen las manos a la cabeza, los caciques rurales aún no se han erradicado y son el motivo principal de la caída del mundo rural desde mucho antes de la primera república. Entre caciques y ecologistas nos tienen acogotados. 

Los señores de las grandes empresas multinacionales, cuando llegaron con los molinos eólicos, los pusieron donde les dio la gana y pobre de ti si decías esta boca es mía, pues al principio ni siquiera requerían un informe del impacto medioambiental. Luego los hicieron a tanto el pliego, aun cuando pusieran molinos en la ruta de los quebrantahuesos y quien los firmaba no sabía dónde estaban, pero sí el dinero que se embolsaba.

Resumiendo, ahora nos encontramos con puestos que si dispara uno desvía el bando y fastidia a unos cuantos de atrás, por lo que la paloma va cogiendo altura y más altura hasta que se sitúa en una capa inalcanzable aun cuando la tiren con cartucho reforzado del cero. El revoltijo de puestos es total, y si quieres cortar las ramas que circundan el invento, ya sabes, el papeleo acostumbrado y el sello, que no falte jamás a un funcionario de la vieja guardia el sello de caucho.

Puestos mal ubicados como consecuencia…

  • De que los vientos han cambiado debido al cambio climático.
  • De que se pusieron mal en su día y ahora están peor.
  • Del cambio de rutas migratorias.
  • De unos molinos eólicos que taponan las venas de las corrientes de aire.
  • De las cebas en Francia.

Motivos todos ellos por los que cada vez vienen las palomas más altas, concentradas en dos o tres golpes de pasa, en un periodo más corto y fuera de los puestos tradicionales por los que se siguen cobrando precios descomunales. Y no se engañen, el problema es el mismo en La Rioja, en Álava, en Navarra, en Castilla y León, etc., y por todo ello cada año quedan más puestos libres.

En Vizcaya y Guipúzcoa se practica la caza social, si bien es cierto que en lugares tales como Salinas de Léniz (Vizcaya), con esos puestos que aun así siguen siendo buenos, ya ha calado la adjudicación a terceros que nada tienen que ver con las sociedades de las diferentes líneas que son quienes administran los puestos, pero en Vizcaya y Guipúzcoa hay muchos cazadores y faltan puestos, por eso salen fuera del País Vasco. Además, no todos los de las líneas son buenos. Aun cuando algunos de la costa son fenomenales y se bajan palomas a raudales tanto en pasa como en las vueltas de la pasa. En Álava tenemos unos montes que funcionan por sorteo, los administra la Federación Alavesa de Caza y son fenomenales, pero no llegan para todos.

¿Quiénes pueden poner orden en este entuerto?

Pues en teoría esa cantidad creciente de asociaciones, administraciones y federaciones. Pero el enfrentamiento de unas con otras nos perjudica a todos los cazadores y la administración juega bien la baza de disculparse diciendo que tiene varios interlocutores. Así las cosas, nadie hace nada a nivel global salvo salir en la foto diciendo que lo hacen muy bien, pero los cazadores no estamos contentos con nadie. Esos entes que dicen representarnos a todos no representan más que a sus intereses. Ya lo siento, pero de momento y con este caos de mandamases, los cazadores de a pie lo tenemos crudo. Miren ustedes, en España jamás podremos tener una Oficina Nacional de la Caza como en Francia debido a que ninguna dirección es elegida por sufragio universal. Dicen que votan los directivos… Ya. Pero somos muchos quienes creemos que la caza no es un deporte y que si lo es en estos tiempos, es una reminiscencia de la pasada dictadura.

La interpretación de la estadística

No les he escrito absolutamente nada que no esté respaldado por unos datos que recoge Francia, ya que no he podido hacerlo con los que recoge España. En España no hay transparencia con los datos de la caza. Te los dan con cuentagotas para que no se te ocurra decir ni en broma los problemas que nos acucian, pero sí un agradecimiento público a su magna labor. Tiene cojones la cosa. Tirando de estos datos de los franceses (Palombe y Gifs), bien podemos hacernos una composición de lugar teniendo muy en cuenta que las torcaces ya pasan por todo el Pirineo e incluso por aguas mediterráneas siempre con la vista puesta en tierra. Pues al agua le tienen pánico. Sí, en las Baleares hay tantas que también son plaga y, aun cuando no se escriba nada al respecto, esas torcaces aparentemente sedentarias salen y entran con las migratorias. Ocurre como en el resto de los lugares, unas se quedan y otras se van, por lo cual siempre hay palomas torcaces por doquier.

Los datos están actualizados a día 8-11-17 y los tienen con sus gráficas y todo lo demás en adjuntos de este post. Hasta la citada fecha han pasado 1.217.395 palomas y se han vuelto 153.206, por lo que la pasa real ha sido de 1.064.189 palomas. De las cuales han pasado más por la costa que por tierra adentro. Por los pasos costeros de Urrugne y Sare han pasado 724.973 y por tierra adentro 339.216. O sea, que por la costa han pasado 385.757 palomas más que por tierra adentro.

¿Pasarán más?

Si observan los datos de la estadística, verán que desde el año 1999 que pasaron 2.659.519 (cifra de la que se han descontado las vueltas), sólo hemos tenido el año 2010 que pasaron 962.116 torcaces. Y en el que estamos ya han pasado 1.064.189. Yo creo que pasarán más sin llegar a los 2.659.519 que pasaron en el año 1999. Les vuelvo a remitir a la gráfica de adjuntos. Pasarán posiblemente en un golpe de pasa los días 14 y 15 del presente mes o lo dejarán para ir pasando de forma chorreada hasta el mes de diciembre como todos los años. Pues que no las contabilicen en Francia no quiere decir que no pasen bastantes hasta poco antes de Navidades, pero para decir cuándo, hay que estudiar la meteorología diariamente. Lo que sí está claro es que lo harán dependiendo de la meteorología (insisto), que hoy es una y mañana es otra sobre el papel o la pantalla, pero luego vas al puesto y bien puedes encontrarte con que ninguna de las dos es la que pronosticaron (insisto). Pasarán más torcaces.

De los zorzales escribiré un monográfico.  

(Texto y fotos: Miguel Ángel Romero Ruiz)

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.