Pasar al contenido principal
QUINTA LECCIÓN

Curso de tiro de caza: el swing

Nuestro experto y conocido tirador, Gonzalo Gómez Escudero, se centra, en este y en el próximo capítulo, en el swing de tiro.
cursodetiro_swing_G El swing de tiro

Aquí podrás ver todas las lecciones del Curso de Tiro de Caza

Cuando comencé a cazar a muy corta edad, recuerdo que lo único que rondaba por mi cabeza era poder abatir la pieza a la cual quería cazar, sin preocuparme en absoluto de la técnica de tiro que empleaba para ello, ya que lo único que me importaba era verla colgada en mi percha. A medida que iban pasando los años, me fue preocupando cada vez más ir mejorando como tirador, aunque siempre tuve con respecto a la caza una idea fija y, además, creo que acertada: divertirme cazando, independientemente de que cobrara más o menos piezas.
A pesar de ello, iba comprobando que cuanto más mejoraba mi puntería, más me divertía; mejor dicho, cuanto más consciente era de lo que hacía cuando disparaba y acertaba, mejor sabor de boca me quedaba, de forma que cuanto menos paso daba al azar, más gratificante era. Con objeto de ir mejorando mi puntería, cada vez aumentaba más mis entrenamientos en tiro al plato, ya que era allí donde podía hacer pruebas y ensayos. Recuerdo que cuando veía disparar a los mejores tiradores de la época, hoy en día retirados o veteranos, me preguntaba qué hacían ellos que no pudiera hacer yo para alcanzar sus marcas; además, observé que casi todos eran cazadores o provenían del mundo de la caza, con lo que pensé que mejorar en el tiro al plato me beneficiaría para la caza. Debido a que he sido muy analista para el deporte, comencé a tomar notas de la técnica utilizada por aquéllos a los que yo admiraba y de los que podría aprender algo para utilizarlo como modelo.

swing2_copia

Era para mí un dato importante cuando observaba que algunos puntos de la técnica eran comunes a casi todos ellos; aun así, intentaba encontrar alguna explicación lógica de por qué hacerlo de esa forma, ya que nunca he sido partidario de hacer las cosas porque sí, o porque simplemente lo hace la mayoría, en el mayor número de los casos sólo por tradición a lo largo de los años, pero sin ninguna base técnica. Una vez que entré a formar parte del equipo nacional de tiro, tuve la oportunidad de poder constatar aquellas anotaciones obtenidas desde joven de los tiradores españoles a los que admiraba con las mejores escopetas del mundo, ya que las pude ver en plena acción en campeonatos internacionales. Además, tuve la ocasión de poder conversar con ellos y cambiar puntos de vista sobre distintas técnicas de tiro.

Datos y experiencias

Todas estas experiencias me han ayudado a hacer una recopilación de datos que transmito a mis alumnos, de forma que con pocas clases puedan avanzar rápidamente. Además de la observación física a los movimientos de los campeones, o su swing de tiro, me preocupó mucho qué pasaba por su mente a la hora de realizar sus disparos, es decir, las órdenes que daba su cerebro a los músculos para que éstos realizaran los movimientos precisos para alcanzar una perfección de tiro tan alta. Toda esta recopilación de datos, de forma esquematizada y simplificada, es la que voy a intentar transmitiros en estos capítulos dedicados al swing de tiro. Entenderemos como swing de tiro todo aquel proceso que tendremos que desarrollar desde que vemos salir nuestra pieza hasta que bajamos la escopeta después de efectuar nuestro disparo. Si preguntáramos a varios cazadores cómo realizan todo ese proceso, oiríamos varias versiones totalmente dispares, unas más acertadas que otras, pero casi todas cargadas de lógica y sentido común, aunque ellos mismos no sabrían explicar el porqué de hacerlo de una u otra forma. Podríamos aplicar, pues, la frase de que “cada maestrillo tiene su librillo” o que “a Roma se llega por distintos caminos”; eso está claro, pero no dejamos de reconocer que siempre hay caminos más cortos y más cómodos que otros. Os voy a exponer el que considero más práctico, sencillo y fácil de llevar a la práctica de los que conozco.

Dos partes

El swing de tiro se divide en dos partes distintas, pero a la vez inseparables, como es la parte física, es decir, cómo realizar el movimiento de nuestro cuerpo con la escopeta, y la parte psíquica, por qué pasos anímicos va nuestro cerebro y qué órdenes manda a nuestros músculos para desarrollar esos movimientos con la mayor suavidad y precisión posible en menos tiempo. Vamos a ir estudiando todos los pasos del swing uno por uno. El swing da comienzo momentos antes de que captemos el objetivo sobre el cual queremos disparar, y acaba cuando nos quitamos la escopeta de la cara después de realizar nuestro disparo. Desde el principio hasta el final, iremos pasando por diferentes puntos, los cuales debemos de automatizar para que, a la hora de realizarlos, los hagamos con la mayor soltura y facilidad posible, como si se tratara de algo innato a nosotros mismos, como hablar o caminar.
Estos pasos son comunes a todos los tipos de tiro, de forma que aquellos tiradores que consigan aprenderlos y asimilarlos, de manera que al efectuarlos los hagan de una forma natural, tendrán un camino muy grande recorrido; lo único que tendrán que variar en cada disparo será el adelanto que su juicio de tiro les aconseje. Es, por ejemplo, el swing en el movimiento del golf. Siempre es igual; lo que hace el deportista es usar uno u otro palo para llegar a la distancia calculada anteriormente, resultando el movimiento que lleva a cabo siempre el mismo.

swingpeque_copia

Antes de comenzar a aprender a hacer un swing correcto, el tirador debe confiar plenamente en su escopeta, así como en su munición y en el vestuario elegido, de tal forma que, a partir de ese momento, sus cinco sentidos estén puestos en realizar un buen swing, y si no lo consiguiera, seguir intentándolo y entrenando, pero no basándose nunca en echar la culpa a la escopeta, a los cartuchos o a la tiradora que lleva puesta, hecho muy común entre todos aquéllos que desean perfeccionar su técnica.

Diferentes pasos

Como decíamos antes, el swing se divide en varios pasos, como son:
- Primero: captación de la presa.
- Segundo: cómo subir la culata a la cara a la vez que seguimos a la pieza con la punta de la escopeta.
- Tercero: el control de encare.
- Cuarto: el seguimiento de la pieza.
- Quinto: el adelanto.
- Sexto: el disparo.
- Séptimo: continuar el swing.
- Octavo: bajar la escopeta de la cara.

En el próximo capítulo hablaremos del primer punto del swing, “la captación de la pieza”, viendo cómo podemos aumentar nuestra capacidad de reacción. Algunas veces hemos observado a algunos tiradores rapidísimos a los que admiramos por su velocidad de tiro, pero si les hiciéramos un test de reflejos, nos sorprenderíamos al observar que no tienen muchos más que nosotros, incluso algunos menos que nosotros mismos. Esa velocidad de tiro indica en gran manera que tienen una velocidad de reacción muy alta, pero no porque sea innato en ellos, sino porque utilizan una técnica de concentración, a veces estudiada y consciente y otras de forma natural, que les permite alcanzar esa velocidad de tiro.
 
Texto: Gonzalo Gómez Escudero

Aquí podrás ver todas las lecciones del Curso de Tiro de Caza