Pasar al contenido principal
CUARTA LECCIÓN

Curso de tiro de caza: Postura y Movimiento del Cuerpo

En esta ocasión, nuestro experto y conocido tirador, Gonzalo Gómez Escudero, se adentra en un tema de gran interés como es el movimiento del cuerpo durante el momento del disparo.
leccion4_GRANDE Postura y movimiento en el tiro de caza


Aquí podrás ver todas las lecciones del Curso de Tiro de Caza

En todos los deportes, una de las cosas a la que más tiempo dedican los técnicos es a saber cuál debe ser el movimiento más preciso, sencillo y fácil que todo deportista ha de realizar para practicar su deporte con un mayor porcentaje de éxito. De hecho, hay gran cantidad de aficionados que en sus horas de entrenamiento ejercitan lo que en el argot taurino se llama “toreo de salón”, es decir, practicar el movimiento que se va a realizar durante el ejercicio de cada deporte, pero en el gimnasio o en el salón de casa. Analizando el movimiento del cuerpo en cualquier modalidad deportiva podremos observar cómo casi todas las articulaciones y músculos del cuerpo juegan algún papel a la hora de ejecutar el swing. Algunas partes del cuerpo lo hacen en sentido totalmente diferente a otras; unas llevadas de gran movilidad y soltura de movimientos y por el contrario otras consiguiendo un efecto de rigidez y hermetismo. Hoy en día, en el deporte se ha llegado a marcas extremadamente difíciles de superar, y por consiguiente los estudios sobre la técnica de cualquier modalidad deportiva cada vez están obligados a ser más profundos y precisos. Uno de los puntos técnicos más estudiados es, precisamente, el que tocamos este mes en nuestro artículo: el movimiento del cuerpo. Desafortunadamente, para nuestro deporte del tiro en general los estudios realizados sobre el movimiento a la hora de efectuar un disparo son mínimos y en muchos casos totalmente erróneos, incluso en el tiro de competición. No tenemos más que observar a varios tiradores durante una competición o durante una jornada de caza para comprobar la anarquía que hay con respecto a las posturas y a los movimientos de éstos al hacer sus disparos. Esto es fruto de una falta de información y de preparación de estos tiradores o cazadores por ausencia de materiales didácticos como pueden ser libros o vídeos especializados, así como escuelas de tiro y centros de formación de tiradores.

Múltiples factores

Hay muchos factores que influyen en que un tiro sea certero o no, pero uno que desde luego no tiene ninguna importancia a pesar de los años que llevamos dándosela es la mano izquierda. Como prueba de ello, os contaré una anécdota que me pasó a mí hace unos tres años. El día previo a una competición de recorridos de caza organizada por la Federación Madrileña de Caza tuve la fatalidad de atravesarme la palma de la mano izquierda con un destornillador, afectándome el pinchazo a un tendón, por lo cual el médico me escayoló la mano izquierda para inmovilizar el tendón. Al día siguiente, con el brazo en cabestrillo, me apunté a la competición porque era una tirada puntuable y si no lo hacía me quedaría fuera del equipo de Madrid. Tiré solo con el apoyo de la mano derecha, la cara y el pómulo, además de la ayuda que mis amigos me prestaron para cargar y descargar la escopeta. El resultado una vez finalizada la competición fue de 47 platos de 50, quedando en segundo puesto de la clasificación general. Si aplicáramos la frase de que la mano que mata es la izquierda, ¿cómo podríamos explicar este resultado?

postura3 A la hora de efectuar un disparo son muchas las articulaciones y músculos que llevan a cabo un papel importantísimo al realizar el movimiento para seguir a la pieza, pero en ningún caso han de moverse en absoluto las manos, codos, brazos, hombros, cuello y cara, los cuales deberán formar un bloque inamovible, siendo del pecho hacia abajo las partes del cuerpo que tendrán que realizar el movimiento. Lo primero que debemos mover es la cintura, a continuación las caderas; si con eso no es suficiente haremos uso de las rodillas y, por último, de los tobillos. Y si incluso fuera necesario forzar aún más el giro, podríamos y deberíamos girar la planta del pie sobre el terreno. Por eso no soy nada partidario de usar un calzado para el tiro deportivo que tenga una suela que se agarre mucho, ya que con ello inmovilizaremos una de las articulaciones que nos permitirá hacer un giro total. Otra cosa será en la caza, en cuyo caso para evitar caídas y resbalones sí que habremos de emplear un calzado con una suela muy adherente al terreno, aunque a la hora de efectuar un disparo no sea lo más idóneo. En algunas modalidades de caza, como son las de puesto, se debe usar un calzado de adherencia media. También tenemos que cuidar la ropa, de forma que ésta nos deje mover nuestras piernas y cintura con la mayor soltura y facilidad posible, huyendo siempre de prendas demasiado ajustadas.

Consejos

Además de realizar los movimientos del cuerpo con las partes que os hemos citado anteriormente, deberéis tener en cuenta los siguientes consejos: no mantener las piernas totalmente estiradas, sino teniendo una cierta flexión en las rodillas, pues con ello conseguiréis dos cosas; una, girar con más facilidad en sentido horizontal, y otra, en caso de que tengáis que subir o bajar el tiro lo haréis jugando con una mayor o menor flexión de las piernas, con lo cual el movimiento será más suave, regular y preciso que si lo hacéis con toda la parte superior del cuerpo. Por otro lado, os diré que cuando realicéis un giro tendréis que hacerlo pivotando sobre vuestra propia columna vertebral como si de un eje de giro se tratase y nunca desplazando el cuerpo de un lado a otro, como si quisiéramos acompañar a la pieza que deseamos abatir. Esto es algo que se cuida mucho en el golf para tener una buena precisión sobre la bola y que es totalmente aplicable al tiro con escopeta.

postura2

El centro de gravedad habrá de estar situado entre las dos piernas, algo más cerca del pie izquierdo que del derecho (para los tiradores diestros), de forma que carguemos el peso del cuerpo un poco hacia delante lo justo para contrarrestar el golpe del cartucho, pero no demasiado, ya que desfiguraría el giro del cuerpo. Cuando realicemos un tiro de pico, el centro de gravedad no tiene que variar al subir la escopeta hacia la vertical; para ello serán las caderas las que se metan hacia delante para contrarrestar el peso de los hombros hacia atrás, pero nunca pasando el peso del cuerpo de la pierna que tenemos delante sobre la que tenemos más atrasada. Este error es muy frecuente, pues al tirador en este tipo de disparo le da la sensación de que la perdiz se le echa encima y que no le va a dar tiempo a dispararla, con lo que tiende a echarse hacia atrás como para ganar terreno, cosa totalmente absurda porque el espacio que gana es nulo y en cambio desfigura totalmente el movimiento correcto. A este gesto de echarse hacia atrás se le llama miedo.

Dos movimientos

Cuando vayamos por el campo y nos salga una pieza deberemos hacer dos movimientos a la vez, eso sí, coordinando los dos al unísono; uno, el de seguir a la pieza con la punta de la escopeta, y otro, el de subir la culata a la cara. Os repito que estos dos movimientos se han de llevar a cabo a la vez y no primero el de subir la culata a la cara para luego seguir a la pieza con la punta de la escopeta; si lo hacemos así, que es lo más corriente, perderemos mucho tiempo, además de que nuestros movimientos serán bruscos y violentos y, por tanto, poco precisos. De todas formas, este apartado lo estudiaremos con más detalle cuando hablemos del swing de tiro, en el que os daremos unas pautas de entrenamiento en casa para perfeccionar estos movimientos.

Skeet y recorridos

Si tenéis interés en perfeccionar el movimiento del cuerpo, la mejor forma de conseguirlo es aprovechándonos de una cancha de skeet olímpico; esto es debido a que en esa modalidad el reglamento obliga a tirar con la guardia baja, de manera que nos obligamos a depurar la técnica de encare. Además, se tira desde ocho puestos de tiro diferentes, siendo los ángulos y los movimientos del cuerpo muy variados. Por último, porque se tiran dobletes, con lo que podemos practicar cuál debe ser el movimiento del cuerpo y el cambio de ritmo para tirar dobletes como si de platos sencillos se tratase.
Otra modalidad que también es muy aconsejable para perfeccionar el movimiento del cuerpo en los tiros de caza son los recorridos de caza, aunque esta modalidad lo que más le aporta al cazador es la posibilidad de enriquecer la capacidad de juzgar los adelantos del tiro. Aparte de daros una serie de pautas que normalmente sirven para casi todos, no olvidéis, y creo que ya os lo he comentado en alguna ocasión, que cada tirador o deportista tiene una personalidad diferente a la hora de practicar su deporte, y en uno de los puntos donde más se acusa la personalidad de cada uno es precisamente en su postura y en cómo realiza el movimiento de su cuerpo. Teniendo en cuenta esto, habrá cosas que no deberemos cambiar al tirador, mientras que otras sí, aunque el tirador lleve haciéndolas toda su vida; esto habrá de ser decidido por un buen profesional, y nunca hacerlo de una forma arbitraria y sin un buen control técnico, ya que con ello podríamos perjudicar gravemente al tirador y con ello disminuir sus resultados cinegéticos. De esta manera, os recomiendo que os dirijáis a una escuela de tiro que cuente con un personal titulado y con una gran experiencia a sus espaldas como profesores y tiradores consagrados para que os aconsejen y así adquiráis una técnica que os sirva de ahí en adelante para toda vuestra vida como cazadores.

Aquí podrás ver todas las lecciones del Curso de Tiro de Caza


Texto: Gonzalo Gómez Escudero