Pasar al contenido principal
LECCIÓN 12

Curso de tiro de caza: Platos para tirar mejor en la caza

En este último capitulo hablaremos de las modalidades de tiro al plato como método de entrenamiento para mejorar en la caza. Para ello vamos a ver las distintas modalidades de plato que mejor nos van a servir para corregir errores.
tiroalplato_G Platos para tirar mejor en la caza.
Las modalidades de tiro deportivo en movimiento se podrían dividir en dos grandes grupos: las olímpicas y las no olímpicas. Entre las olímpicas podemos citar el trap olímpico, el doble trap y el skeet olímpico, mientras que entre las no olímpicas contamos con el foso universal, el mini foso o robot, el trap americano, los recorridos de caza, el compak sporting, el tiro al plato en ojeo o el tiro de hélices. Todas se practican sobre platos de arcilla, pero también existen otras que se llevan a cabo sobre piezas de caza, como son las palomas a brazo o el tiro al vuelo o tiro de pichón. El tiro al plato se comenzó a practicar a principios de siglo, primero como una forma diversión y entrenamiento para la caza, llegando con el tiempo a alcanzar la categoría de modalidad olímpica. Con el paso de los años ha experimentado una constante evolución, tanto a nivel de los materiales utilizados como en el ámbito de su reglamento. Como anécdota, citaré que los primeros platos utilizados no eran tales platos, sino bolas de cristal rellenas de plumas. Estas bolas eran lanzadas por unas máquinas a modo de catapulta a una distancia aproximada de 25 metros.  Hoy en día se utilizan platos fabricados con una mezcla de arcilla y brea, normalmente pintados de colores llamativos y con un diámetro de once centímetros; los platos actuales llegan a alcanzar una distancia de vuelo de aproximadamente 100 metros, distancia que varía dependiendo del tipo de modalidad de plato que se practique. Para todo aquél que decida iniciarse en este deporte, mi consejo es que antes de comprar la escopeta, el equipo y ponerse a pegar tiros, se ponga en contacto con profesionales a través de las escuelas de tiro que hoy existen en nuestro país para que éstos le aconsejen los pasos a seguir y de esta forma se haga poseedor de un buen material deportivo, a la vez que adquiera un buen estilo y técnica de tiro. Además, y antes de elegir el material, debemos probar diferentes modalidades hasta elegir la que más nos agrade, cuál es la que mejor se amolda a nuestras condiciones y aquélla que mejor nos puede preparar para posteriores tiros de caza. La mejor y más fiable vía para realizar esto, repito, es acudir a escuelas de tiro donde auténticos profesionales nos puedan orientar. No obstante, vamos a repasar una serie de consejos prácticos para iniciarnos en la práctica de este deporte.


Aquí podrás ver todas las lecciones del Curso de Tiro de Caza


El equipo del tirador El equipo que debe poseer cualquier tirador consta de una serie de elementos básicos y necesarios. El primero de ellos lo constituye, como es lógico, la escopeta del calibre 12, en su variante superpuesta o repetidora. Resulta de gran importancia que la escopeta esté provista de boquillas intercambiables, pues esto nos permitirá que con la misma arma podamos practicar distintas modalidades de tiro. Otro factor importante es que ese arma que decidamos adquirir sea ajustada por un profesional a las medidas particulares de cada uno.
Los cartuchos -al igual que la escopeta- más utilizados son los del calibre 12. El número de perdigones y los gramos de carga del cartucho variarán dependiendo de la modalidad practicada. A la hora de elegir un buen cartucho tenemos que mirar que éste sea rápido, no tenga demasiado retroceso, ofrezca un buen plomeo y que sea regular en cuanto a su fabricación. También hemos de adquirir una tiradora o chaqueta de tiro, la cual, además de brindarnos una agradecida comodidad en cualquier tipo de movimiento, nos servirá para portar en todo momento los cartuchos que vamos a utilizar.
Otros elementos importantes en el armario del tirador lo constituyen la gorra con visera, para evitar el sol, unas gafas de tiro con diferentes tonos de cristal, de forma que resalte mejor el color del plato sobre el horizonte, así como un calzado cómodo con suela de goma no demasiado rugosa para que de esta forma el pie y el tobillo puedan tener una cierta posibilidad de giro y a la vez un buen asentamiento en el suelo. Por último, no podemos olvidar los cascos protectores para los oídos, ya que el ruido del disparo podría llegar a ocasionarnos un descenso de nuestra capacidad auditiva.

Los pasos del disparo
En la práctica del tiro al plato hemos de tener en cuenta que estamos disparando sobre un objeto volante y no sobre un blanco fijo. A diferencia del tiro de precisión, en el tiro de escopeta tiene que prevalecer la decisión de disparo sobre la precisión. Esto modifica completamente la filosofía de tiro que todos tenemos cuando hemos disparado sobre una diana. En el tiro al plato me atrevería a decir que el pulso no juega ningún papel a la hora de acertar sobre los objetivos, pero existen otros factores, como veremos a continuación, que sí van a ser decisivos para conseguir nuestro acierto. Al igual que en el tiro de caza, hay tres pasos importantes a la hora de efectuar un disparo, los cuales deberán ser considerados por todo aquel tirador que desee adquirir una buena regularidad de tiro.
El primero se puede resumir en saber juzgar. Se llama saber juzgar a la capacidad que todo tirador debe poseer a la hora de decidir dónde ha de efectuar su disparo para que de esta forma rompa el plato. No obviemos que el plato es un objetivo en movimiento; por tanto, si el tirador disparara sobre el mismo plato cuando los perdigones llegaran al lugar donde hemos decidido romperlo, el plato no se encontraría en ese lugar, sino a una distancia más o menos grande por delante. Por consiguiente, el tirador tendrá que tirar siempre por delante del plato para que plato y perdigones coincidan. Los factores que determinan la distancia a que se debe disparar por delante del plato son los siguientes: velocidad del plato, distancia sobre éste y ángulo que forman la trayectoria del tiro con el vuelo del plato. Esto ya lo expliqué en el capítulo dedicado al juicio de tiro, pero creo importante repetirlo porque es de vital importancia para conseguir buenos resultados en nuestros disparos. Una vez decidido el lugar donde queremos efectuar el disparo, debemos poseer una buena técnica de movimiento o swing, así como de encare del arma para poder llegar a nuestro objetivo con la mayor velocidad y comodidad posibles.

El factor psicológico
Por último, hay un factor y creo que el más difícil de dominar, el psicológico. Hemos de tener en cuenta que debemos practicar siempre el tiro al plato con una misma decisión de disparo, porque de no hacerlo así, el adelanto que realizamos a la hora de efectuar el tiro aumentará o disminuirá en base a nuestra valentía de apretar el gatillo. Un tirador perteneciente al equipo nacional si no fuera por lo expuesto anteriormente sería difícil que fallara algún plato, pero no olvidemos que los tiradores en competición están sometidos a presiones que la propia competición nos crea, y esto puede llevar al tirador a que su decisión de disparo no sea la misma y, por consiguiente, cometa algún fallo.
Para cada modalidad de tiro existen unas técnicas determinadas, y en próximos capítulos hablaremos de cuáles han de ser éstas para cada modalidad. No obstante, hay unos consejos prácticos comunes a todas las modalidades. Un defecto que podemos observar en los tiradores es la tendencia que éstos tienen a levantar la cara de la culata a la hora de efectuar el disparo. Esto es un gravísimo error porque en la escopeta nuestro ojo hace las funciones del alza de un rifle, de ahí que si la cara no está perfectamente apoyada y el ojo siempre en el mismo sitio, resultará muy difícil tener éxito.
Otro factor importantísimo a tener en cuenta es la concentración en el tiro al plato. Al igual que en otros deportes, como la natación o los 100 metros lisos en atletismo, la velocidad de reacción es importantísima, en el tiro al plato nos va a permitir llegar al mismo con facilidad y efectuar un buen swing o no .Y, por último, otro consejo práctico para todos los que se inician en este deporte como para los que ya son expertos es que adelanten siempre algo más de lo que ellos creen a los platos; puedo afirmar que de 100 platos fallados, en 95 el error es producido porque el tiro se ha quedado trasero. Otro error muy común es el de dejar los tiros bajos; cuando el plato va volando nos quedamos mirándolo y queremos romperlo con los ojos, dejando la escopeta ligeramente baja para verlo mejor y, por consiguiente, fallando el tiro.

12_2

1- Skeet Olímpico

A esta modalidad yo la he bautizado como la universidad del tirador debido a sus importantes connotaciones didácticas con las que cuenta. Personalmente, hace más de 25 años que practico esta modalidad y, hoy por hoy, os diré que no deja de aportarme conocimientos nuevos cada vez que cojo la escopeta y me pongo a practicar. Remontándonos a sus orígenes, vemos que esta modalidad fue creada como escuela de tiro, aunque más tarde se fue adaptando como modalidad de competición, para acabar siendo modalidad olímpica.

Apuntes históricos
Sobre su creación existen varias versiones, ya que son principalmente dos países los que se la atribuyen, pero de todas las que yo he podido escuchar por diferentes campos de tiro del mundo, la que más credibilidad me proporciona es la siguiente: se cuenta que allá por los años cincuenta un granjero norteamericano se propuso enseñar a tirar a su hija para que ésta le acompañara en sus días de caza. Para ello, a este buen hombre se le ocurrió colocar en lo alto del granero de su rancho una máquina de tiro al plato para de esta forma poder lanzar platos a cierta altura, imitando el vuelo de algunas aves. Para cambiar de ángulo de tiro, sitúa alrededor del granero, formando un círculo, una serie de puestos equidistantes y los numeró del 1 al 12, como si de un reloj se tratase. Esto, además de ser un buen entrenamiento, les divertía como práctica de tiro a sus compañeros de caza.
A esta práctica la bautizaron como el tiro al reloj. En poco tiempo tuvieron problemas para poder seguir practicándola porque debían dar un giro completo de 360º y los perdigones de los tiros caían en las casas colindantes. Ante este problema, a un vecino de origen finlandés se le ocurrió llevar la máquina de plato que él poseía y colocarla dentro de la caseta del perro, para que de esta forma, dando tan sólo medio giro, es decir, 180º, tirasen los mismos ángulos que con una sola máquina dando un giro completo; es más, conseguir una variedad más, como era que unos platos salieran del granero, o sea, de una torre alta, y los otros de la caseta del perro, de una torre baja.
Debido a que la idea fue de este finlandés, le dejaron que fuera él quien pusiera nombre a esta modalidad y le llamó skeet, que en su idioma significa tiro. Hoy en día, si observáis una cancha de skeet, veréis cómo está compuesta por dos casetas, una alta y una baja, que recuerda a aquel granero y a aquella caseta del perro, que dieron nacimiento a tan atractiva modalidad. Seguro que aquellos granjeros nunca pudieron pensar que esta modalidad de tiro llegara a ser olímpica y una de las más practicadas en el mundo entero.

En nuestro país
Es curioso cómo en nuestro país, siendo uno de los que cuenta con mayor arraigo cinegético, con más de un millón de aficionados que practican la caza, esta modalidad es casi una desconocida para la mayoría. Esto es debido a varios motivos: primero, porque no existen muchos campos de tiro que cuenten con instalaciones de skeet a lo largo del territorio nacional; segundo, porque al principio parece un poco complicada su práctica si no se cuenta con un profesor o personal cualificado que nos indique cómo hay que hacerlo; y tercero, por una penosa y malísima divulgación de esta modalidad por parte de las federaciones, que trabajan poco en este aspecto de divulgación y cuando lo hacen, es por aquellas modalidades que tienen aceptación y auge por sí solas, como ocurre en el caso del foso, para de esta forma poderse colgar más medallas por lo bien que fomentan y divulgan el mundo del tiro.
Como muchos de vosotros sabréis, es precisamente en esta modalidad en la que en las Olimpiadas de Seúl, nuestro compatriota Jorge Guardiola ganó la medalla de bronce. Creo que era un buen momento para que las federaciones hubieran contribuido a fomentar y divulgar, como ocurrió en el motociclismo con Ángel Nieto o en el tenis con Manolo Santana. Olvidándonos de la política y centrándonos en el skeet como modalidad deportiva, podemos observar que son muchas las similitudes que esta modalidad tiene con el tiro de caza. Esto es debido, como comentábamos al principio, a que se creó para mejorar el tiro de caza.
Por resaltar algunas de estas particularidades, podemos destacar algunos artículos de su reglamento, como, por ejemplo, el tener que pedir plato con la escopeta en guardia baja, como cuando estamos en un puesto de caza. El tener que disparar a veces sobre platos sencillos y otras sobre dobletes; el que el plato no salga cuando lo pide el tirador, sino que hay un timer que hace que el plato salga con un cierto retardo, desde 0 hasta 3 segundos, como si de un animal vivo se tratase, etc. Por todas estas razones y por otras muchas que iremos viendo a lo largo de próximos capítulos, podremos comprobar lo didáctica, a la vez que divertida, resulta esta modalidad.

skeet

2- Técnica de tiro en el trap o foso

Dentro de nuestro curso sobre cómo mejorar rápidamente en el tiro de caza, nuestro experto en esta ocasión nos escribe sobre el foso como entrenamiento del tiro de caza. La modalidad de tiro al plato llamada foso o trap es la más popular y practicada en nuestro país, no ocurriendo así en muchos otros países, en los que las modalidades que más se practican suelen ser el skeet olímpico o los recorridos de caza.
Esto es curioso, ya que la modalidad más aconsejable para entrenarse en tiros de caza es el skeet, por lo que en España, con la tradición cinegética que contamos, debería ser ésta la más practicada, pero no ocurre así, y la modalidad que hoy nos ocupa, el foso, es la que más simpatizantes tiene, y además con mucha diferencia respecto a las demás. Quizás esto sea debido a la facilidad con que se puede montar una cancha para practicar esta modalidad de tiro, lo que indudablemente facilita la divulgación de este deporte, pues con una pequeña máquina de plato y un leve desnivel en el terreno podemos montar una cancha. Tal vez sea ésta la razón por la que no resulte difícil, durante los meses estivales, en cualquier fiesta de los pueblos de cualquier punto de nuestra geografía, encontrar pequeñas competiciones de tiro al plato a foso. Esto ha hecho que la modalidad se haya divulgado por toda nuestra piel de toro, dándose a conocer a casi todos los cazadores, lo que conlleva que cuando un tirador tenga la opción de optar por una u otra modalidad de tiro al plato, al final se decante por el foso, ya que es la que más familiar le resulta. Por otro lado, esta modalidad al principio resulta más fácil que otras, como puede ser el skeet, pues en pocos días de entrenamiento el tirador logra acercarse a un acierto de 20 platos sobre 25; luego, el propio tirador se va dando cuenta de lo realmente difícil que resulta subir un plato más en su media de aciertos.

Particularidades
Se trata de una modalidad que suelo comparar con el salto de esquí, concretamente con las modalidades de esquí alpino. Es decir, es una modalidad muy particular dentro del tiro, empezando por el tipo de arma y pasando por distintos puntos de su reglamento, como pueden ser colocar la escopeta en nuestro pómulo antes de pedir el plato o la poca variedad en trayectoria de los platos, pues todos se disparan cuando se alejan de nosotros, con un mayor o menor ángulo y altura, pero nunca sobre platos cruzados o acercándose hacia nosotros.
Para que esta modalidad sea útil como entrenamiento de tiro de caza, deberemos hacer pequeñas modificaciones sobre el reglamento habitual. Esta modalidad puede recordarnos a un tiro a una perdiz que se nos arranca en vuelo a unos quince metros alejándose de nosotros. Para entrenar este tipo disparo hemos de practicar en una cancha de foso, pero reduciendo la velocidad de salida de los platos, es decir, sobre máquinas que hagan un lanzamiento de plato no superior a cincuenta metros. Otro factor a tener en cuenta sería situarnos a una distancia de entre ocho y diez metros del foso por el que salen los platos y, por último, tener la escopeta en guardia baja cuando pidamos el plato. Con estas pequeñas variaciones, la trayectoria y el swing que realizaremos se asemejará al vuelo de una perdiz a muestra de perro.

Armas, cartuchos y modalidades

A todos los que usen escopetas semiautomáticas les recuerdo que la práctica de esta modalidad de tiro al plato resulta muy molesta para el tirador que tenemos a nuestra derecha, pues continuamente le estaremos echando las vainas de nuestros disparos encima, con el consiguiente malestar que esto puede producir. Para la práctica de esta modalidad deportiva aconsejaros el uso de escopetas superpuestas con cañón de 71 ó 75  centímetros y con dos o tres estrellas en el cañón de abajo y una estrella en el cañón de arriba.
El tipo de cartucho a emplear está marcado por el reglamento, es decir, de 24 gramos en el foso olímpico y 28 gramos en foso universal. El perdigón más utilizado es el de 7,5.
Además de la escopeta y los cartuchos, tendríamos que agenciarnos una tiradora, prenda cómoda que nos servirá para llevar los cartuchos, así como una gorra para evitar reflejos del sol y, cómo no, unos cascos protectores de nuestros oídos. Para todos aquéllos que vayáis a practicar esta bella modalidad, así como otras, os recuerdo que es muy importante que saquéis vuestra licencia federativa.
El tiro de foso se divide en tres modalidades: foso olímpico, foso universal y minifoso o robot. Vamos a explicar las diferencias que existen entre estas modalidades. La modalidad de foso es la más antigua que se conoce como modalidad de tiro al plato. Las primeras máquinas que se fabricaron fueron las americanas Davenport Standard Trap en 1881, la Davenport Revolving Trap en 1884 y la Pittsbourg Rocketer en 1890. Al principio, y en lugar de platos, se lanzaban bolas de cristal rellenas de plumas para imitar el impacto sobre un animal vivo. Estas bolas, con estas máquinas, se disparaban alejándose del tirador, al igual que ocurre en el foso. Cómo os comentaba antes, vamos a ver en qué se diferencian los distintos tipos de tiro de foso.

Foso olímpico
Como su propio nombre indica, es la única modalidad olímpica dentro de las modalidades de foso o trap. Una instalación de foso olímpico debe estar situada sobre un terreno llano y la cancha orientada en dirección norte. La cancha consta de cinco puestos, separados unos de otros tres metros, y un sexto puesto situado detrás del primero para el tirador reserva. Normalmente, en esta modalidad disparan seis tiradores en la misma escuadra. Delante de los puestos, y a una distancia de quince metros, se encuentra un foso bajo el terreno, en el cual se hayan instaladas quince máquinas lanzaplatos. Estas máquinas se encuentran ubicadas todas ellas equidistantes unas de otras, pero de forma que, delante de cada puesto de tiro, tenemos un grupo de tres máquinas que lanzan los platos, una a derecha, otra de frente y otra a izquierda. La distancia de caída del plato es de 75 metros. O sea, que al tirador siempre le sale el plato de un punto marcado delante de su puesto en el borde del foso. Cada tirador dispara dos tiros para cada plato y el tiempo de tiro va desde que sale el plato hasta que éste cae al suelo. Los platos se disparan en series de 25 y, en las competiciones importantes, se disputa hasta un total de 125 platos, más 25 platos de una final para los seis primeros clasificados a los 125 platos.

Foso universal

Básicamente es igual al anterior pero la diferencia primera es que la distancia entre los puestos de los tiradores es de 2,5 mts y, que en lugar de haber en el foso 15 máquinas, sólo hay 5 situadas de forma que, las  máquinas 1 y 2, lanza platos a derechas, la 3 de frente y las 4 y 5 a izquierdas.
La principal diferencia en esta modalidad es que en vez de salir el plato siempre de una marca situada delante de cada puesto, en este caso, solo hay una marca en el centro del foso, lugar donde los tiradores deben apuntar para esperar la salida del plato.
En esta modalidad está permitido utilizar 2 disparos por plato con cartuchos de 28 gramos.

Minifoso o robot
Ésta es la modalidad que más se usa en las llamadas tiradas de trillo. El campo es básicamente como el de foso universal pero con una sola máquina que cada una que lanza un plato, se guía cambiando el ángulo y la altura en infinitas direcciones.
Las llamadas tiradas de trillo reciben este nombre ya que, en las fiestas de los pueblos, en lugar de meter la máquina bajo el terreno, se utilizaban las tablas de trillo colocadas inclinadas para tapar la máquina de plato y proteger a la persona que la maneja. El principal fallo que se produce en esta modalidad del tiro al plato es el dejarse.
Los tiros bajos,por ello, al disparar siempre tenemos que tener la precaución de tapar bien el plato con la punta de nuestros cañones antes de efectuar nuestros disparos.
Por ello, hay muchos tiradores que utilizan escopetas muy rectas, es decir, que al colocar el pómulo en la culata, nuestro ojo ve toda la solista del cañón. Esto está hecho así para que sin tapar el plato, el tiro suba y así acertemos con más facilidad. Yo no soy partidario; a mí me gusta que mi escopeta dispare donde apunto y si hay que tapar, lo haga yo y no la escopeta.

foso

3- El compak sporting

El compak sporting tiene varias diferencias con respecto a un recorrido de caza clásico, pero en realidad, la idea general como práctica de tiro es muy similar. Una cancha de compak está formada por cinco máquinas lanza platos y cinco puestos de tiro para que se ubiquen los tiradores. Los puestos se encuentran situados en línea con una pequeña separación entre ellos; la superficie para situarse dentro del puesto es de un metro cuadrado y la parte superior está hecha a modo de jaula con el fin de impedir que el tirador pueda volverse con la escopeta cargada y provocar un accidente a los tiradores contiguos. Las máquinas lanza platos no están colocadas a gran distancia, ya que el reglamento del compak obliga a que todos los platos, durante el recorrido de su trayectoria, pasen en algún momento a una distancia cercana a los puestos de tiro. Los platos utilizados para esta modalidad son iguales a los de los recorridos de caza, como el standard o normal, el mini, la patena, el conejo o el vertical.
Aunque la distancia de disparo es más corta, no podemos calificar esta modalidad como más fácil o -como algunos la denominan- el género chico de los recorridos. Cierto es que la distancia de tiro es uno de los factores que más influyen en la dificultad de éste, pero como ya sabéis, hay otra serie de factores que influyen en la dificultad, como el ángulo del plato con respecto al tiro, el sentido de marcha de los platos o la velocidad de éstos.
Normalmente, un recorrido cuenta con tres ángulos de platos obligatorios; uno que vuele de izquierda a derecha, otro que lo haga en sentido opuesto, es decir, de derecha a izquierda, y uno en oblicuo con unos 45 grados, bien alejándose o acercándose. Otro plato con el que debe contar una buena cancha de compak es el conejo o rabbit. En algunos casos se pone cruzando por delante en sentido de izquierda a derecha, y en otros al contrario. Para completar una cancha de compak añadiremos un plato vertical, una patena o un plato de pico tipo ojeo. En esta modalidad, al igual que en los recorridos, se dispara sobre platos sencillos y sobre platos dobles.

12_3

Escopetas y cartuchos
Las escopetas más utilizadas aquí son las superpuestas de calibre doce, con chokes de cuatro y tres estrellas y con selector de tiro. Para los que empleen escopetas semiautomáticas les recomendamos, como norma general, chokes de tres estrellas. Todos aquellos cazadores que vayáis a utilizar esta modalidad como entrenamiento de tiro de caza durante la época de veda habréis de usar la misma escopeta que en el campo, ya que de esta forma cuando comience la temporada de caza os sentiréis mucho más familiarizados con ella.
La cartuchería a emplear está determinada por el reglamento, siendo el gramaje máximo permitido el de 28 gramos y dejando libertad al tirador en la elección del tamaño del perdigón. Normalmente, la mayoría de los practicantes del compak suelen utilizar perdigones del número siete, cinco u ocho.
A diferencia con los recorridos de caza, en esta modalidad el reglamento permite pedir el plato con la escopeta situada previamente en la cara del tirador. Hay muchos que, aunque pueden solicitarlo, no hacen uso de ello y piden el plato en posición de guardia baja, como en el skeet o en los recorridos. Cada uno es libre de hacerlo como quiera, pero bajo mi punto de vista esto puede ser una ventaja o un inconveniente dependiendo de la trayectoria de cada plato. Personalmente, y dependiendo de cada situación, lo realizo de una forma u otra, dándome, en general, buenos resultados. Además, creo que el permitir pedir el plato encarado tiene sus ventajas para los que empiezan a practicar esta modalidad, pues en parte les quita el miedo que todos sienten al principio de no tener espacio suficiente para disparar a tiempo sobre el plato. Por otro lado, aquellos que practican, por el ejemplo, el tiro de foso, les hace que esta modalidad les sea más familiar y de esta manera se atrevan a probarla y practicarla.

Gran afición
A la hora de elaborar reglamentos y diseñar campos de tiro, creo que las federaciones y los directores de tiro deben tener en cuenta que este deporte se mantiene no sólo por los tiradores de élite, sino por todos aquellos aficionados que, domingo tras domingo, se acercan a los campos de tiro con ánimo de divertirse y pasar un buen día huyendo del estrés semanal. Por ello creo que los reglamentos y las dificultades de tiro en las distintas modalidades habrían de estar basados pensando en ese gran colectivo más que en el de la alta competición. En una competición siempre ganarán los mejores, aunque los platos estén fáciles o difíciles, con la ventaja de que si no están demasiado difíciles, el tirador de grado medio también se divertirá, aunque no gane, ya que su número de platos rotos será mayor.
Esta modalidad tiene una gran ventaja sobre los recorridos, y es la posibilidad de utilizar una cancha de otras modalidades para contar con una buena instalación. Aprovechando las casetas de un campo de skeet y un plato de foso y añadiendo tan sólo un par de máquinas, por ejemplo una de conejo y  una de patena, podemos contar con una magnifica instalación de compak sporting.
Bajo mi punto de vista, esta modalidad debe ser tratada por parte de la federación con mucho cariño, ya que es el puente o vínculo que puede atraer a los practicantes de la caza hacia el tiro al plato. En el compak, el cazador se siente cómodo, ya que le desaparece esa sensación de ridículo cuando falla un plato. Esto ocurre por varias razones, como por ejemplo el poder utilizar su propia escopeta de caza, que le aporta gran confianza, el disparar sobre trayectorias similares a las de los animales de caza, el poder utilizar dos disparos sobre cada plato, etc. Os recomiendo que la utilicéis como entrenamiento del tiro de caza porque os ayudará a coger velocidad, un buen juicio de tiro y mejorar vuestro swing. También os obligará a entrenar el tiro de dobletes, pues como os he dicho antes hay ocasiones en las que sale un solo plato y ocasiones en las que salen dos a la vez o al tiro.
Hoy en día, todas las comunidades españolas cuentan con campos de compak sporting. Yo os invito desde aquí a que os acerquéis a conocerlos y, por qué no, a tirar una serie de 25 platos. De esta forma perderéis el miedo a practicar esta modalidad, además de estar seguro de que pasaréis un buen rato, sin olvidar que os servirá de entrenamiento para mejorar vuestro tiro en la caza.
Ahora, en febrero, considero que es un buen momento para recapacitar y hacer un análisis de cómo nos ha funcionado nuestra técnica de tiro durante la temporada que acaba de finalizar en la mayoría de autonomías. Es el momento de poner soluciones para corregir y mejorar nuestra técnica de tiro, hacer las modificaciones necesarias en nuestra arma o comprobar las características de los cartuchos utilizados. Os recomiendo que todos los que hayáis tenido un fallo repetitivo o que hayáis encontrado una cierta dificultad en algún tipo de tiro o trayectoria, llaméis a nuestra escuela de tiro o paséis a visitarnos para corregir esos errores y marcaros un plan de entrenamiento de cara a la temporada que viene, pues ahora tenemos meses suficientes por delante para corregir, perfeccionar y depurar nuestra técnica. Recordad que es de malos estudiantes preparar el examen el día anterior.

Aquí podrás ver todas las lecciones del Curso de Tiro de Caza


Texto: Gonzalo Gómez Escudero

Todos los que deseen formularnos preguntas relacionadas con los distintos artículos publicados sobre el curso de tiro esta web, pueden hacerlo llamando al teléfono de la Escuela de Tiro Gonzalo Gómez 609 002 992 o escribiendo al mail [email protected].