Pasar al contenido principal
En estos días de pájaros chorreados

Las claves para cazar más zorzales en la recta final de la temporada

Tras varias temporadas de escasez en la densidad de zorzales, la presente campaña está siendo más fructífera. Ahora, estrenando 2020, toca afrontar esa segunda parte de su caza en la que darán juego los pasos habituales de nuestros cazaderos.
Claves caza zorzales Imagen de archivo de una percha de zorzales.

La actual campaña zorzalera parece bastante más agraciada tanto en los flujos de paso que nos visitaron desde octubre, y sobre todo, con los asentamientos en zonas y terrenos donde antaño abundaban. Antes de finalizar el año 2020, había comentarios generalizados de que ya se llevaban cobrados bastantes más zorzales que en el conjunto, por ejemplo, de la temporada anterior.

Así que, como arranque zorzalero de este año, nos vamos a dar unos puestos a esas costeras y rellanos del monte donde conocemos algunos claros en los que es relativamente más fácil tirar unos cuantos, sin olvidar que habrá días que nos invitarán también a visitar esos puestos conocidos en algunas cañadas querenciosas, sobre todo cuando el viento nos impida cazar en la sierra. 

Claves caza zorzales

Zorzales en enero: amaneceres de pájaros bajos. Así suele ser en numerosos escenarios donde el zorzal es el gran protagonista muy por encima de otras piezas de la cinegética menor de nuestros campos, más si cabe, llegadas estas fechas de primeros de año, ya en pleno invierno, que es cuando en mayor medida el campo nos “reclama” a ocupar esos puestos querenciosos donde otras temporadas hemos colgado algunas docenas de zorzales.

Puestos de ladera y cresta

El secreto no está en situarnos en el lugar “bonito”, de esos el monte suele estar lleno, sino hacerlo donde hemos constatado que este año y en estos momentos (pues esto varía a lo largo de la temporada) existen pasillos de entrada y salida de los zorzales, es lo que de siempre se ha denominado “donde está el paso”, pues siendo el monte medianamente grande, si no concretamos esos pasillos que contienen los mayores flujos de la zona, alguno tiraremos, pero perderemos las mejores oportunidades de lograr buenas perchas.

Uno de los tiraderos clave es el del claro en el ladera. Raro es que en una zona donde sabemos que existe paso en las últimas semanas, no logremos tirar zorzales situándonos de forma adecuada y bien orientados, ante uno de estos claros más o menos extensos entre la arboleda del monte o a modo incluso de antiguo corral de ganado, hay claros, calvas en el monte, que nos permiten tirar en muy buenas condiciones.

Claves caza zorzales

Debemos situarnos de forma que tengamos cerca arboleda, matas de buen porte, pues los zorzales evitan en estas fechas y en el monte las zonas demasiado despejadas, se arriman bastante a los pinos u otros árboles existentes en sus desplazamientos, y será cuando lleguen ya a la zona de comedero, cuando se relajen en esta dinámica y comiencen a soltarse del paso para repartirse y comer. Otros tiraderos con muy buenas perspectivas de percha a partir de estas fechas son los de cresta de cerro y cima de sierra; no pensemos que se trata de estar lo más altos posible como cuando vamos a una pasa de entrada a primeros de temporada, ahora los zorzales están asentados y se mueven siguiendo sus querencias un día tras otro, variando según las circunstancias.

Tanto en los puestos de claro en la ladera como los de cresta o viso tenemos una ventaja que muchas veces no somos conscientes de tener a nuestro alcance: la mayoría de los disparos los realizaremos a zorzales chorreados, sueltos, como mucho en parejas, tríos, grupitos asequibles y que permiten a veces lograr el doblete.

Puestos  a doble cara

Los puestos no deben estar muy distanciados, con una separación suficiente de seguridad cubriremos desde los dos puestos los pájaros que entren por uno y por otro, avisándonos cuando vemos que van zorzales al puesto del compañero pero le van a entrar sin que posiblemente los vea por llegar por un punto inesperado.

Esta forma de cazar se practica en algunos cotos a primeros de temporada, con la entrada fuerte de zorzales, que muchas veces no dejan concretar el paso inicial y éste es variable día a día. En estas fechas, más allá de esas entradas de primeros de temporada, todavía cabe la posibilidad de estos movimientos. Tengámoslo en cuenta pues, además de cazar así de una forma más efectiva pues con dos puestos cubrimos muchas trayectorias, no nos estorbaremos, y sumaremos lances avisados por el compañero.

En puestos de cañada

Hay días en los que directamente interesa apostar por entornos más recogidos cuando la sierra no da buenas perspectivas –por ejemplo por viento fuerte-, y en las cañadas tenemos, junto con los manchones aislados de la sierra, separados por terreno baldío o de labor, y las herrizas de cierta entidad, escenarios muy recomendables para tirar unos cuantos zorzales.

Claves caza zorzales

En función de cómo sea la cañada, de su amplitud, su orografía, y el potencial que tenga para los zorzales (como canal de paso preferentemente para hacer buenas perchas, pero también como zona de sesteo e incluso de comedero si hay por ejemplo mucha mata de lentisco), debemos buscar una buena posición para apostarnos. Si no tenemos ya construido ningún puesto de temporadas anteriores –ubicado justo “donde debe estar” para atender el paso de los zorzales-, lo ideal es llevar una pantalla portátil, como la que empleamos en verano para palomas y tórtolas, e irnos integrando en los puntos donde esperamos podamos tirar algunos.

Las mejores cañadas suelen ser las que permiten el acceso desde los comederos de los bajos hasta las zonas de dormida en lo alto y media sierra, esas cañadas, a veces abiertas a modo de dos pequeñas laderas, amplias, enfrentadas, suelen ser las mejores, aunque cuesta un poco de observación y dedicación llegar a acertar con la mejor ubicación para el puesto. 

Claves caza zorzales

Ante la duda, nos situaremos en el centro del canal de la cañada siempre que no se trate de una cañada profunda, pues entonces claramente hay que situarse en la zona alta y buscando no tener el sol de frente. En este centro de las cañadas abiertas tendremos la enorme ventaja de tirar bastantes zorzales, aunque aviso que puede ser a distancias y alturas muy variables, casi siempre con disparos a media y larga distancia (dentro de la lógica del tiro de caza).

Otra opción es apostarnos cerca de un rodal de arboleda o de mata alta en la zona media o alta de la cañada, en esta ubicación tenemos la ventaja de que si los zorzales vuelan ese día “encajonados” por la cañada, los veremos entrar a buena distancia y los podremos tirar en mejores condiciones que si nos ubicamos en la zona baja de la cañada, donde entran más dispersos por venir del comedero y no estar todavía en su “pasillo” de subida a la sierra.
 

 

(Texto: Paco Mateo / Fotos: autor y archivo)