Pasar al contenido principal
Un año más, las torcaces vuelven a ser lo más positivo

El balance más completo de la media veda 2019: codorniz, tórtola, torcaz...

En septiembre arrancan unas opciones venatorias y, por el contrario, otras finiquitan. Es el momento de hacer un completo balance la recién clausurada media veda 2019, donde la codorniz ha mejorado algo y la tórtola no acaba de recuperarse.
Balance media veda 2019 La codorniz ha experimentado este año un ligero repunte respecto a los tres ejercicios anteriores.

El agua de abril parecía animar a la codorniz a criar, pues presagia que en mayo nacerán sus pollos entre la abundancia de insectos que ‘revientan’ en cuanto sube algo la temperatura del mes de las flores y que son ambos imprescindibles para que los guarnigones medren adecuadamente.
 
La codorniz este año ha frenado la caída consecutiva de los años anteriores. De haber seguido cayendo, hubiera sido un desastre. Con la tórtola la situación es más preocupante, pues a pesar de los cupos restrictivos impuestos solamente en tres comunidades hay capturas alentadoras: Andalucía, Castilla la Mancha y Extremadura. La agricultura y sus tratamientos de octubre a mayo están reduciendo las esperanzas de dos especies: la codorniz, que a pesar de su poder multiplicador se estaba resintiendo estos años anteriores, y la tórtola, que ya no cría ni aparece por la mayoría de las provincias. Por eso requieren ser tratadas con más recato durante su estancia, pero de ahí a prohibir su caza sostenible... 

  Balance media veda 2019

Como decimos, en la media veda se cazan tres especies migratorias de las que las dos citadas van asociadas a los espacios agrícolas cerealistas y requieren gestión cinegética, pues sus poblaciones, especialmente las de tórtola, son escasas. Mientras que la torcaz asociada al medio forestal, cada año es más abundante. Habría que incluirla ahora parcialmente en el medio urbano, pues una parte sustanciosa de ellas ocupan las coronas verdes y las calles y plazas arboladas de ciudades y pueblos. 

Así fueron los primeros días

La codorniz ha estado entre bien y excelente en varias zonas de Burgos, donde las capturas medias se han aproximado a la veintena; muy bien en León,  con medias superiores a la docena y con algunas zonas donde llegaron a veinte; bien en Palencia pero solamente en algunas zonas y bien en Soria, donde tras segar y haber abundancia, las capturas esperadas han bajado y se estiman en unas diez. En esas mismas provincias, incluida Burgos, en las zonas más al sur, las capturas son tan precarias como en las otras cinco provincias.
 
En el resto de la comunidad, las medias están entre 1 y 0,5 capturas el primer día en todas las provincias. En Aragón se ha dado bien en Zaragoza y muy desigual en Teruel. En Castilla-La Mancha muy regular, aunque faltan los datos de Guadalajara, que es la mejor provincia, pues en Albacete, como es histórico apenas se han visto alguna, y en Ciudad Real se cazan muy pocas, pues tras la siega no se quedan. 

En Cuenca estiman una media de 5 capturas de media. En Extremadura, Cataluña y Madrid, mal la codorniz. En Tarragona la media veda se inició el 25 de agosto y no quedan ya en esa fecha. En Orense, la caza prudente y controlada de codorniz es un ejemplo en la zona de Xinzo de Limia. El cupo de diez por cazador lo hacen todas las cuadrillas y prácticamente todos los años se cazan y regresan cada vez más codornices.

Codorniz

Con la codorniz y la mayoría de las especies de la media veda o la caza menor las perchas coinciden con las fluctuaciones poblacionales de cada año. En este año 2019 las capturas han mejorado, pues ha habido un repunte positivo de la especie.

La caída tan grande de capturas en estos años anteriores nos debe poner en prevengan con la caza de esta especie, pues la única gestión responsable en estas situaciones es frenar las capturas exageradas en aquellos lugares contados donde se concentran, que es lo contrario de lo que se viene haciendo. Lo más peligroso para codorniz y tórtola no es la caza, son los biocidas que solo respetan las tierras de legumbres por exigencias de la PAC. La CE tiene que buscar una alternativa para que el cereal se produzca con menos agresión de insecticidas y herbicidas al medio y, en caso, se compense al agricultor, porque no son solamente codorniz y tórtola quienes caen, son todos los insectos y las aves asociadas a los medios agrícolas las que están desapareciendo.

Los cazadores tenemos que plantearnos la gestión y aprovechamientos que requiere la codorniz para dar una respuesta con nuestra actitud a la caída de las capturas y, por tanto, de poblaciones en España del 35,4% (551.883 codornices) que se ha producido en siete años, entre 2010 (1.558.330) y 2017 (1.006.497). 

  Balance media veda 2019

Las tres comunidades con más capturas en España son: Castilla y León (44%), Aragón (20%) y Castilla la Mancha (10,34%). Las tres han tenido unas pérdidas de capturas superiores a la nacional. Castilla y León es la comunidad puntera en codorniz con Burgos 1ª provincia de España, Soria 4ª, Palencia 5ª y León 6ª, en los cinco últimos años (2013-17).

Aunque haya sido una situación probablemente temporal, pues este año es bastante mejor que los tres últimos en capturas, debe producir alarma ese declive de la generosa codorniz en tan pocos años. La prudencia para el manejo de poblaciones con esta caída recomienda analizar por qué actualmente esas tres comunidades, donde se caza el 75% de las codornices, han tenido pérdidas de capturas superiores a la media nacional. Y creo que no ha sido por la caza principalmente, aunque algunas perchas no ayudan a creer lo contrario.

Si la caza en las provincias más codorniceras, aunque sea generosa no sobrepasa ciertos límites, la población que regresa hacia África desde mediados de septiembre lo hace en mayor proporción y la que llegue al Sahel será más abundante. Esto posiblemente permitiría en la temporada siguiente oleadas más nutridas hacia España y Europa. Y ello en el conocimiento de que las codornices que llegan, se reproducen y se cazan pueden resultar, entre unos años y otros con fluctuaciones superiores al 25%.

  Balance media veda 2019

Cada año, en la segunda quincena de junio, salta a España una oleada de codornices, que ha criado y nacido en Marruecos.En Marruecos se caza la codorniz en periodo hábil desde el 1 de octubre al 28 de febrero. El cupo es de 20 codornices.

Tórtola

Con la tórtola, a pesar de que cada vez se ven en menos lugares y en menor cuantía se mantienen las capturas por caza, aunque 2017 fue también el más escaso del siglo. Esto puede ser porque la más pequeña de las palomas se caza más intensamente en lugares donde están concentradas, pues en la mayoría de las provincias cuando preguntamos las previsiones para la media veda, dan una respuesta muy negativa: cada vez hay menos

Hay que evitar esas tiradas de cupo limitado y de centenares de capturas amparadas en tiradas simultáneas de tórtola y torcaz. La especie ya tiene prácticamente cupo o veda en toda España. La Comunidad Valenciana, así como la Diputaciones Forales de Álava y Guipúzcoa, han vedado su caza en esta temporada 2019-20. En La Rioja y el País Vasco las capturas son casi testimoniales.

  Balance media veda 2019

Según me informan desde esa zona, la caza de la tórtola en Marruecos se realiza desde el 1 de julio hasta finales de agosto, cazando por semana cuatro días para extranjeros y dos para nativos. El cupo es de 50 capturas diarias por cazador, que es una burrada. Se cazan solamente las que crían en esa nación, pues en esas fechas aún no han pasado las que vuelven desde Europa.

Torcaz

Esta especie salva la media veda en muchos cotos y provincias. Las capturas más abundantes se consiguen en el alfoz de las ciudades, pues la torcaz hace hasta tres nidos anuales dentro de las zonas urbanas y salen a comer al cereal o al girasol fuera de la ciudad. 

La cría en el monte es también muy generosa. Es una especie que produce daños a la agricultura y de momento no requiere ninguna limitación excepto las que nos ponemos los cazadores.

 

Texto: José Luis Garrido