Pasar al contenido principal
Englobada dentro de la migración primaveral

¡Ya arrancó la contrapasa de la paloma torcaz!

Ya ha comenzado la contrapasa de torcaces, quedándose muchas de ellas en ciudades, donde enseguida empezarán (posiblemente hayan empezado ya) a ser sacrificadas por los matabichos profesionales a los que pagan por ello.

Mientras, a los cazadores, que abonamos a los municipios un buen estipendio a través de los adjudicatarios o a ellos directamente, no nos está permitido cazar las palomas torcaces en contrapasa por unas leyes obsoletas y malintencionadas que ya se debieran haber cambiado, tal y como nos prometieron nuestros mandamases venatorios, quienes ya ni siquiera se molestan en darnos cuenta y razón de cómo está la cuestión.

Eso sí, ciertos grupos de ecologistas y otros similares, hartos de restregarnos sus victorias en los tribunales y no contentos con su torticera acción, aprovechan todo el año para destruir nuestros puestos palomeros habituales sin que las autoridades oficiales competentes investiguen de dónde nos vienen los males y quiénes son sus inductores, así como sus actores materiales.

Un sinsentido más

Pero señores míos, sepan que en ‘La Vanguardia’ del día 7 de marzo dicen textualmente lo siguiente: “Así, en la zona de seguridad de Mont-roig se concedieron ocho autorizaciones excepcionales y tres en la de Cambrils, en las que se cobraron 4.500 torcaces y 144 conejos”. No les digo nada de las que mataron y no sé si matarán en Huesca y Zaragoza, por citar dos lugares cuya acción se repite constantemente, al igual que en Valladolid y Palencia. Se matan más en la contrapasa pagando a matabichos, que las que abatíamos nosotros tras un papeleo insultante por farragoso. Y pensar que en Euskadi se abatían 6.000 palomas… ¡Ya está bien la broma!, y más cuando sólo en Cambrils se cobraron 4.500 torcaces. ¡Nos están ofendiendo!

La contrapasa, según escritos textuales de la Seo/BirdLife, es una modalidad cinegética “ilegal”, ejercida –fundamentalmente- sobre la paloma torcaz (Columba palumbus) y otras especies de palomas, durante el paso primaveral en zonas como Euskadi o Navarra. La Directiva de Aves y la legislación nacional impiden realizar esta práctica debido a que se cazaba durante la migración prenupcial, cuando muchas aves regresan a sus zonas de cría en el centro y norte de Europa, donde las están esperando para sacrificarlas por plaga. Oigan, que no hace falta salir de España. No.

Qué cuidado han tenido, todos ellos, en no decir nada de las muchas torcaces que se quedan en España hasta convertirse en plaga en muchas ciudades y que quienes las matan ahora son los matabichos profesionales cobrando un buen estipendio. Señores: toda esta tropa está terminando con la biodiversidad, pues de plaga se pasa a exterminio y todo ello por causas y cauces naturales. La naturaleza siempre obró así y no perdona jamás.

Peculariedades migratorias en esta última temporada

Las migraciones en general han roto patrones como consecuencia de unas alteraciones climáticas no habituales que han desorientado tanto a las aves como a los humanos. Posiblemente se deba a un adelanto del cambio climático. Lo cierto es que la migración otoñal se retrasó y las torcaces rompieron todos los patrones habidos hasta la fecha.

Cada año se quedan más aves sin migrar y se expanden por unos humedales bien cebados con especies alóctonas que, al no permitir la pesca en ellos ni llevar a cabo el exterminio que pide Europa, los convierten en verdaderos paraísos de las citadas aves. En este caso, como en otros muchos, nuestra justa y severa Administración le da a Europa una larga cambiada consistente en asentir sin rechistar y a poner palos en las ruedas a la chita callando o con disculpas de colegiales parvularios. No hacen lo mismo con las especies cinegéticas, pero al tratar de manejar al colectivo cazador bajo consignas políticas, nos tienen muy cabreados en toda España.

(Texto y fotos: Miguel Ángel Romero Ruiz)

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.