Pasar al contenido principal
La movilización tuvo lugar en Santiago de Compostela

4.000 personas defendieron la caza y el mundo rural el 3-J

Desde hace tiempo llevamos informando sobre la celebración el 3 de junio, en Santiago de Compostela, de la manifestación en defensa de la caza y del mundo rural, la cual se saldó con la respetable cifra de 4.000 personas movilizadas.

Fue una jornada de reivindicación pero también de fiesta, una cita histórica en la que cazadores, pescadores, ganaderos, agricultores y silvicultores fueron uno solo para defender el mundo rural gallego.

Cazadores, pescadores, ganaderos, agricultores y silvicultores, el 3-J en Santiago de Compostela.

Como decimos, la movilización tuvo lugar el 3 de junio por las calles de Santiago de Compostela, y en ella estuvo presente un gran número de asociaciones de diferentes colectivos relacionados con el medio rural, siendo 4.000 el número de manifestantes facilitado por la organización, 3.000 según la Policía.

El peso del sector cinegético fue mayoritario en la movilización del 3-J en Santiago.

En cualquier caso, una cifra muy respetable que nos lleva a señalar este 3-J como otro día histórico, en el que si bien la voz cantante y el peso numérico de la convocatoria fue del sector cinegético (en torno al 80% de los movilizados), comandado por la Mesa Gallega por la Caza, también estuvieron bien representados otros colectivos como el de la pesca, la agricultura, la ganadería y el forestal.

La Mesa Gallega por la Caza fue la asociación que convocó y organizó esta manifestación.

El acto comenzó a las once de la mañana con una concentración en la Alameda de Santiago de Compostela, lugar en el que los representantes de los cinco sectores presentes (caza, pesca, forestal, agricultura y ganadería) leyeron sendos discursos. Michel Coya fue el encargado de leer el referido a la actividad venatoria.

A las doce, los movilizados comenzaron a transitar el itinerario de la manifestación por el Santiago monumental (Rúa da Porta Faxeira, Rúa Nova, Platerías, Rúa do Vilar y Plaza do Toral), llegando de nuevo a la Alameda sobre la una y cuarto, donde se dio por concluida la movilización con la lectura del manifiesto por parte de una ganadera y del conocido cazador gallego Óscar Garriga.

Para los organizadores de esta protesta del mundo rural en Santiago de Compostela, habida cuenta de que el 15-A ya se celebró otra movilización en esta ciudad, el hecho de haber reunido 4.000 personas nuevamente debe calificarse de gran éxito y ser considerado como una muestra más del compromiso de estos colectivos por el futuro de sus actividades y, por extensión, de la viabilidad del rural gallego.