Pasar al contenido principal
Grabado en una batida turca

VÍDEO: se piensa que ha dejado seco un jabalí y, al acercarse, éste sale corriendo

Este cazador, tras abatir un jabalí con un buen tiro, se pensaba que lo había dejado de seco. Pero, de forma inesperada, el cochino se levanta y sale corriendo, dejando al hombre con la miel en los labios.
Jabalí sale corriendo El jabalí, tras unos instantes en el suelo, se levanta y se aleja corriendo.

Muchas son las historias de caza que se cuentan en este mundo, algunas de ellas plasmando situaciones que a veces parecen irreales. Seguro que en más de una ocasión habéis oído relatos de alguien que, a punto de cobrar un ejemplar, ve cómo se va ante sus ojos. Pero aquí, lo raro es poder tener constancia visual de ello. Hay que reconocer, que no es habitual.

El vídeo que nos ocupa hoy es uno de esos ejemplos que hay que ver para creer. Durante una batida turca, un cazador se encuentra en el monte a la espera de que le salga algún animal. Pasados unos segundos, ve cómo un cochino se acerca al camino dónde él se aposta. El guarro remonta el terraplén y es abatido por el protagonista con un buen tiro de escopeta.

El cazador, victorioso, se acerca poco a poco al animal. Posiblemente crea que es cuestión de tiempo cobrarlo. Pero de repente el jabalí se mueve una milésima de segundo, se levanta y pone pies en polvorosa. Al hombre, que ha bajado la guardia pensando que lo ha dejado seco, no le da tiempo a reaccionar lo suficientemente rápido y no acierta con el segundo disparo. Este es el vídeo en cuestión.

Está claro que el tiro no tocó ninguna zona vital. Por por la forma en la que el jabalí se aleja del camino, dando pequeños saltos, parece que hubiera sido herido en una pata. El aficionado emprende la marcha y va tras el cochino. Intenta atisbarlo y realiza incluso otro tiro, pero el animal se encuentra ya lejos de su alcance. 

Lances como el de este vídeo, están a la orden del día en Cazavisión TV. En nuestro canal a la carta, podéis disfrutar de los mejores vídeos y documentales a la carta con el jabalí como gran protagonista. 

En este caso, como decimos, el animal puedo ser alcanzado en una de las patas delanteras. Pero cuando se producen situaciones así, es habitual que sea por el llamado calentón de agujas. Es un término seguramente desconocido para muchos (y no tanto para otros) y que ya abordamos en su momento. Podéis refrescar la memoria en un vídeo similar, donde un grupo de cazadores se acercó a cobrar un muflón y el animal salió corriendo como si nada.