Pasar al contenido principal
a pesar del pequeño tamaño del animal

VÍDEO: así se deja un corzo “planchado” de un tirascazo a cámara lenta

Es sin duda el sueño de todo cazador: poder culminar un lance con un tiro perfecto, que consiga dejar a la pieza en el sitio con una muerte rápida y limpia. ¡Y que encima esté grabado a cámara lenta!
VÍDEO: así se deja un corzo “planchado” de un tirascazo a cámara lenta El corzo antes del disparo.

Los corzos (Capreolus capreolus), además de ser una de las piezas más emblemáticas de la caza -y ya no solo en España, sino en Europa-, de llevarse la palma en cuanto a pasiones se refiere y de tener una carne exquisita, casi tan deseable como su “pequeño” pero gran trofeo, son un blanco difícil por su pequeño cuerpo, carácter esquivo y capacidad de mimetismo. 

Salvo los jabalíes en batida, que por su velocidad muchas veces se cuelan sin haber dado si quiera una sola oportunidad de tiro y los fallos están a la orden del día, los corzos son casi con toda probabilidad uno de los animales de caza mayor mas fallados de la cinegética. Si a los nervios que generan, la emoción y la tensión, que combinados siempre traicionan el pulso del cazador, se le suma que su pequeño cuerpo no es un blanco fácil y tenemos la combinación perfecta para un animal que parece esquivar las balas. 

En cambio, el cazador protagonista de este vídeo, consigue hacer un disparo perfecto “al codillo”, que se suele decir en la jerga de los cazadores, consiguiendo que el animal se desplome sobre sí mismo en el mismo segundo que la bala impacta contra su cuerpo.