Pasar al contenido principal
en Texas, Estados Unidos

VÍDEO: así controlan la plaga de cerdalíes en Texas, a 'tirascazos'

El problema de hibridación entre jabalíes y cerdos domésticos no es solo propio del sur de España. En lugares como Texas tienen el mismo problema y no les tiembla el pulso a la hora de combatirlo.
Momentos antes de disparar. Momentos antes de disparar.

Los cerdalíes, también conocidos como “cerdos salvajes”, son el resultado del cruce entre los jabalíes y los cerdos domésticos. Estos animales se reproducen con facilidad y acaban convirtiéndose en una plaga, que pone en peligro la conservación de la especie salvaje y que provoca daños millonarios en las cosechas. Se trata de una especie no nativa e invasiva, que en lugares como Texas, cada año causan daños por millones de dólares en forma de cultivos dañados, suministros de agua contaminada, equipos rotos, transmisión de enfermedades y lesiones al ganado.

Los cerdalies se aprovechan directamente del trabajo de los agricultores, pero también compiten con la fauna silvestre por los recursos, se comen los huevos y las crías de las aves que anidan en el suelo y cazan activamente pequeños mamíferos, ranas, lagartos y serpientes. Una población descontrolada de estos animales, puede colapsar un ecosistema y condenarlo a su destrucción si no se regula su número. Pero los daños no se limitan a eso. 

Numerosos estudios científicos han demostrado que la hibridación continuada de estas especies, pone en jaque la supervivencia de la genética de la especie salvaje, condenándola a desaparecer como prácticamente ha pasado con el boc balear y las cabras domésticas. Por eso en Estados Unidos lo tienen claro y el control de esta plaga, se realiza de todas las maneras y formas posibles. Una de ellas es mediante las esperas con visión nocturna, como en el vídeo. 

En el vídeo nos dan una serie de consejos sobre cómo no tirar a los cerdalíes (también aplicables a los jabalíes). 

1. Apuntar detrás del hombro. Los órganos vitales de un cerdo son más bajos y más delanteros que los de un ciervo, por lo tanto, un disparo detrás del hombro generalmente perderá el corazón y los pulmones.

2. No esperar un tiro de costado. Disparar a un cerdo de frente o mientras se está acosando puede disminuir significativamente sus posibilidades de obtener una muerte instantánea.