Pasar al contenido principal
que nos da Laureano De Las Cuevas

Estas son las claves para hacer una gestión del corzo óptima en tu coto

Saber gestionar bien las poblaciones de corzo de una zona, es fundamental para el futuro de ésta, pero ¿sabrías qué criterios seguir en cada momento?. Hablamos con un experto y te contamos todo.
El corzo, mamífero artiodáctilo de la familia Cervidae y cérvido más pequeño de Eurasia. El corzo, mamífero artiodáctilo de la familia Cervidae y cérvido más pequeño de Eurasia.

Los corzos (Capreolus capreolus) están viviendo una expansión natural por nuestra orografía, que de hace unos 10 años a esta parte, los ha convertido en una especie emblemática de nuestra cinegética. Estos pequeños ungulados levantan fiebres y pasiones, dándole un sentido y un significado completamente diferente al mes de abril para muchos, cuando habitualmente se abre la temporada de su caza. 

Este año, en cambio, no ha sido así. Pero si la gestión del coto es la correcta y nuestros criterios son claros a la hora de elegir que ejemplar abatir, el retraso en el inicio de su caza no afectará al desarrollo de su población y al equilibrio que garantice el futuro de ésta. ¿Qué corzos debemos elegir? ¿Hay que cazar hembras? ¿Hay que cazar ejemplares jóvenes? ¿Qué momento es el más indicado para cada cosa?… 

Son muchas las preguntas que debemos hacernos al plantearnos la gestión que queremos realizar en nuestro coto y para resolverlas todas y obtener las claves de una buena gestión, hemos entrevistado a Laureano De Las Cuevas, miembro de la Asociación del Corzo Español y perfecto conocedor de la especie. 

Corzo

  • Para gestionar un coto y su población de corzos, ¿por dónde debemos empezar? Recuento de ejemplares, conteo de machos y hembras, saber si es una zona nueva de expansión o si hay ya poblaciones asentadas, etc.…  ¿O hay algunas directrices generales?


Para realizar una buena gestión en un acotado, lo primero que deberíamos conocer, es la capacidad de carga y sobre que se asienta esta capacidad. Es básico conocer de donde van a extraer los recursos los y cuál es su calidad y capacidad de regeneración. No es lo mismo un coto con un mosaico de siembras y monte, que un sistema de sierra con un paisaje mediterráneo, o una paramera del norte de peninsular. Muchas veces, olvidamos también un buen estudio del suelo, el estudio del estado de estos suele ser el gran olvidado, y es fundamental para garantizar su continuidad.

Una vez conocida esta “capacidad de carga”, es decir, la cantidad de animales que el coto puede mantener, y  durante cuánto tiempo. Procederemos a planificar la estrategia, tanto para conseguir y mantener el número óptimo de individuos, Como para reforzar los recursos para mantener o incrementar esa capacidad inicial de carga del territorio.

 

  • ¿Cuál es el sex-ratio adecuado en una población de corzos?

corzos

De forma natural los índices, vienen a ser de 1/1.2, esa pequeña diferencia se debe a la mayor longevidad de las hembras. Como un pata y corza, es complicado, se suele una vez alcanzado el equilibrio, recomendar el 1/2, pues de esa forma, se garantiza el relevo de los individuos que se extraen en la actividad venatoria. 

En otros escenarios, como zonas de expansión o de nueva colonización, el sex-ratio se amplía en favor de las hembras para favorecer la expansión y dispersión de individuos a zonas aún por colonizar. Así como en zonas con una elevada sobre población, es índice temporalmente, ha de invertirse, o aumentar la presión.

 

  • ¿Qué porcentaje de los animales de una población deben extraerse cada año?

El número de individuos a extraer no depende como muchos piensan, del número total de individuos. Aquí entra un índice poco conocido que es el  sex-age es decir  la edad de las poblaciones referidas al sexo. La edad de los individuos garantizará en determinadas edades, el éxito de la cubrición en los machos, o la cantidad de individuos por parto en el caso de las hembras.

No obstante, el número de ejemplares a extraer, es el que exceda ese equilibrio del que hablábamos, referido a la capacidad de carga.

corza

  • ¿Qué criterios seguir para elegir los animales a extraer?

Como comentábamos en la pregunta anterior, el criterio principal será el de buscar un equilibrio entre edades y sexos, que permita o tienda a lograr ese equilibrio. 

  • ¿Qué es un corzo cumplido y por qué buscar esos ejemplares?

El concepto “corzo cumplido”, es un concepto propugnado por Pablo Ortega, que hace referencia a ese ejemplar que ya “ha cumplido” su función de “mejor reproductor”, y que ha de dejar paso a la siguiente generación. El concepto “corzo cumplido”, busca que en el monte permanezcan los mejores reproductores.

No necesariamente ha de buscarse esos ejemplares, volvemos otra vez al ratio de edades para definir que ejemplares sacar, puesto que lo que buscamos es un equilibrio entre individuos y recursos. En un coto equilibrado o cercano al equilibrio, ese será sin duda el ejemplar a sacar.

Corzo

  • ¿Es recomendable cazar corzos jóvenes? ¿Por qué? ¿En qué medida?

Como acabamos de ver, muchas veces el desequilibrio vendrá dado por un exceso de individuos jóvenes, incluso añales siendo estos los que han de ser objetivo de nuestra gestión.

Este es un tema controvertido pues las administraciones no han dispuesto de precintos para estos individuos, y es “entendible”, y subrayo las comillas, que algunos cazadores no quieran utilizar los precintos disponibles en este tipo de animales. Al igual que ocurre en muchos casos, con esos corzos adultos, ya con cuernas menos lúcidas y aparente, aunque para mi sean esos los que presentan “el mejor trofeo”.

 

  • ¿Qué época es mejor para abatir los corzos cumplidos y los corzos jóvenes? ¿Es mejor esperar a que pase el celo? ¿Y en el caso de las hembras?

Corza con corcino

La mejor época sin duda para abatir un corzo, es indudablemente aquella en la que es más fácil localizarlos,  en el caso de los machos, desde principios de abril de abril a mayo.  Aunque si lo que pretendemos es la caza de los mejores trofeos, lo ideal será cazarlos después del celo, cuando hayan cumplido su función de “mejores reproductores”.

En cuanto a las hembras los grupos familiares de invierno, nos permiten, un abanico más amplio de posibilidades, donde además nos resultará más fácil distinguir la edad de las corzas. Una cosa muy importante en la caza de hembras, es tratar de procurar la caza de aquellas que van con cría, lo más tarde posible, aunque las crías sean ya independientes a finales de septiembre. La gestión de corzas en invierno, nos permite además disfrutar de maravillosos lances, cuando la caza del marcho está vedada.

 

  • Si dibujáramos una hoja de ruta para una temporada completa, con las etapas de la gestión de su población… ¿Cómo sería el calendario ideal?

corzo

Teniendo en cuenta todo lo anterior, los corzos jóvenes y adultos serían los primeros,  las grandes cabezas, tras el celo,  y a partir de entonces las hembras. No puedo darte un calendario real, pues las vedas varían según las comunidades y lo que en unas se puede de cazar en invierno, en otras no esta permitido.

 

  • A estas alturas de la temporada, seguimos sin poder cazar. Cuando llegue el momento de reanudar la actividad, suponiendo que podría ser durante los meses de mayo o junio,  ¿Qué debemos tener presente? ¿En qué deberíamos enfocarnos?

 

En lo mismo que si lleváramos cazando desde principios de abril. Seria un error partir de la base de que tenemos menos tiempo. Puesto que si nos lanzamos con avidez al monte, seguramente nos metamos un tiro en el pie. Hablando metafóricamente, claro.

corzo ladrando

  • Si tuvieras que dar algún consejo para un joven o nuevo cazador de corzos...

Que dedique algo de tiempo al estudio de la especie, hay muchas cosas que en las entrevistas nos dejamos en el tintero, como por ejemplo la interrelación de la disponibilidad de alimento con relación al sexo de los futuros corcinos, su dieta favorita, como distinguirlos cuando cambian el pelo. Hay un millón de datos procedentes de la ciencia, la experiencia o la observación. Que harán de esta, una experiencia mucho más placentera, culminando o no ese lance. Eso ya, depende de cada cual.

Y, ¡que pregunte!, Seguro que siempre encontrará alguien dispuesto a ayudarle.