Pasar al contenido principal
A 31 METROS DE DISTANCIA

Sobrecogedor lance con arco a un descomunal oso grizzly de más de 450 kilos

Este arquero americano apasionado de la caza de osos, cumple el sueño de su vida en una de las zonas más salvajes del mundo, cazando con arco un gigantesco grizzly de más de 450 kilos.
El oso a dos patas tras recibir el flechazo, buscando a sus enemigos. El oso a dos patas tras recibir el flechazo, buscando a sus enemigos.

Las aventuras cinegéticas de Jeremie, el arquero americano, que disparó un oso también con arco después de que se le metiera dentro del puesto de espera, ha vuelto a superarse con un lance que seguro, no dejará indiferente a nadie. Esta vez su aventura ha sido en Alaska, una de las zonas más salvajes y recónditas de todo el planeta, donde la mayoría de animales no han visto un ser humano nunca jamás. 

Tras muchos aviones y avionetas hasta conseguir llegar a la zona de caza, en la que han permanecido 15 días incomunicados del resto del planeta, Jeremie dio comienzo a un viaje inolvidable en el que ha conseguido batir el récord de su vida. Poca gente se atrevería a cazar un oso de semejantes dimensiones, pero encima hacerlo con arco y a poco más de 30 metros, es de tener mucho valor y confianza en ti mismo. 

Tras localizar el gigantesco oso grizzly, de más de 450 kilos de peso, -que todo sea dicho, se trata de la especie de osos más peligrosa del mundo por su impredecible carácter y fiereza-, comenzaron la aproximación para la entrada final con el arco. Pocos adjetivos describen bien la descomunal silueta del oso, que tumbado y con el aire de cara, estaba completamente ajeno a los cazadores que se acercaban. 

Exactamente a 31 metros del oso fue capaz de ponerse Jeremie. Con el animal tumbado, el arquero se preparó, tensó su arco y la flecha voló impactándo en el sitio correcto. Hay que tener en cuenta que en Alaska, dadas las bajas temperaturas de muchísimos bajo cero a las que se llega en invierno, los osos no tienen solo un abundante pelaje y una dura piel aislante, sino que además les protege una enorme capa de grasa que hacen aún más difícil la gran hazaña de este arquero. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

“Part 1” 😳😳. 34 yards at 1000 lb Brown Bear takin by Jack Brittingham filmed by Droptinemedia.

Una publicación compartida de Jeremie (@heavenat10k) el

Tras el impacto, el animal se alzó imponente sobre sus cuartos traseros, buscando al culpable de su molestia. Los cazadores esperan prudentemente con armas de fuego preparadas, ya que un animal de semejante tamaño, fuerza y carácter, herido, podría haber protagonizado una desgracia en cualquier momento de la tensa escena

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Part 2 of Jack retrieving his Giant Brown Bear

Una publicación compartida de Jeremie (@heavenat10k) el

Aunque en el vídeo se corta, en otro vídeo publicado después en su cuenta, Jeremie explica que el animal finalmente cayó muerto, describiendo la tensión que pasaron para acercarse al animal hasta tener la certeza de que estaba muerto del todo. En el vídeo se ve el descomunal tamaño del grizzly cuando el cazador se acerca al cuerpo y levanta una de sus garras, que podrían fácilmente partir un hombre en dos de un solo zarpazo.