Pasar al contenido principal
Equipado con la nueva GAMO GX-250

¿Quieres cazar castores con carabina en el Fin del Mundo tras el coronavirus? Te contamos cómo

Esperemos que el fin del confinamiento, del Estado de Alarma y, por supuesto, de la pandemia del coronavirus esté más cerca de lo que ahora creemos, porque para cuando esta pesadilla termine, aquí os describimos una aventura cinegética de las de verdad…
Caza_Castores_Carabina_Fin_Mundo_G El autor del artículo, tras cazar un castor con su carabina GAMO en un entorno de gran belleza.

No creo que encuentre muchos lectores que hayan realizado un viaje de más de treinta horas para ir a cazar, y menos aún que hayan realizado ese viaje de más de treinta horas para ir a cazar castores, y mucho menos aún que hayan realizado ese viaje de más de treinta horas para ir a cazar castores con un arma de aire comprimido...

Sin ninguna duda, esta aventura cinegética reúne todos los requisitos para ser una auténtica expedición de caza. No estoy loco, simplemente mi realidad es diferente. Con AIRGUN Adventures nos vamos al Fin del Mundo, a la Tierra del Fuego, a cazar castores con nuestra carabina de aire comprimido GAMO. ¿Qué te parece la idea?

AIRGUN Adventures, alrededor del mundo con una carabina

Hoy quiero revelaros una cosa para mí muy especial. Los que me conocéis un poco, sabéis que me gusta lo extremo y que el hecho de descubrir nuevos horizontes simplemente me apasiona. 

Logotipo de AIRGUN Adventures.

Siguiendo con esta dinámica y sin dar más rodeos, os presento este nuevo proyecto que se llama AIRGUN Adventures. Un nuevo desafío personal, fruto de algo que llevo muchos años madurando y que ahora se hace realidad. La idea de AIRGUN Adventures es así de simple: ir alrededor del mundo con una carabina de aire comprimido, disparando, compitiendo o incluso cazando

El destino me ha llevado hasta aquí y si una cosa tengo clara ahora de esta vida, es que el futuro está en el aire. ¡Es hora de explorar!

Viaje al Fin del Mundo

Todo surge en una cálida sobremesa regada con pisco sour, hablando entre amigos tras un apasionante training de GAMO Outdoor en Santiago de Chile. Mi querido camarada Víctor Gatica me explica que tiene planes de ir a cazar castores con aire comprimido a la Tierra de Fuego a finales de año, y yo, sorprendido simplemente con la idea, le pregunto: “¿y eso cómo funciona?”. Se ríe y me contesta: “funciona muy fácil, te vienes y vamos a cazar juntos; espera, que hablamos con Esteban Figueroa, que estuvo el pasado año cazando allí y nos cuenta mejor el plan”.

Conozco a Esteban desde hace ya unos cuantos años; aparte de ser un buen amigo, es sin duda uno de los más grandes entendidos y profesionales del mundo del aire comprimido en Chile (su armería FielTarget.cl es toda una referencia). La idea de Esteban era regresar a finales de año al Fin del Mundo, junto a Víctor, para cazar castores aprovechando que sería verano en el Hemisferio Sur. Pregunté si les podría acompañar con Celia, mi mujer, y me respondieron: “claro, así también vendrán nuestras señoras y haremos una caza en familia”. 

Equipo ‘Castoreando’.

Empezamos cerrando una fecha y buscando vuelos para ir tras los castores con armas de aire comprimido. Nuestro destino estaba claro, la isla de Tierra del Fuego, que está situada en el extremo meridional de América del Sur, después de la Patagonia, entre los Océanos Atlántico, Pacífico y Antártico y separada por el Estrecho de Magallanes.

Ruta del Fin del Mundo.

La Tierra del Fuego es una isla de fuertes contrastes naturales y de mucho viento. En estas tierras prácticamente deshabitadas podemos encontrar extensas llanuras casi desérticas, grandes montañas con frondosos bosques, lagos y hasta glaciares. Tiene una superficie de 47.992 km2, similar a la de Aragón, y políticamente este archipiélago está dividido entre Chile y Argentina. Lo que una vez fue un lugar inhóspito y remoto, hoy es conocido como “El fin del mundo” y atrae especialmente nuestra atención al estar invadido por una plaga de castores que tienen que ser exterminados

Emprendimos el viaje con mucha ilusión, pero también con ese miedo -o quizás mejor llamarlo vértigo- que provoca afrontar una aventura de este calibre. Nuestro primer destino fue el Parador Russfin, un lugar estratégico y de lo más aislado, un aserradero de la empresa Forestal Russfin y con la única gasolinera justo en el centro de la isla de Tierra del Fuego.

Cartel indicador del Estrecho de Magallanes.

Para llegar hasta allí fue necesario tomar varios vuelos, concretamente tres (Barcelona-París, París-Santiago de Chile y Santiago de Chile-Punta Arenas), alquilar una pick-up 4x4 y emprender un largo trayecto de más de seis horas por carreteras y pistas intransitadas, cruzando por los pelos con un ferry el Estrecho de Magallanes debido al mal tiempo. 

Con Celia, en el Valle de los Castores.

Las cifras son alucinantes: 16.252 kilómetros y más de treinta horas invertidas para cazar castores con una carabina de aire comprimido en el Fin del Mundo junto a muy buenos amigos. Eso sí, os puedo asegurar que valió la pena y que volvería a repetir. En Parador Russfin estuvimos tres días, para continuar nuestra aventura aún más al sur, llegando a un refugio de pescadores construido a base de containers en Lago Blanco, muy cerca de un lugar llamado Valle Castor. Allí disfrutamos como unos auténticos aventureros de la caza, la pesca y la supervivencia, ya que nos quedamos sin víveres.

Siguiendo nuestra peculiar aventura, nos atrevimos a llegar al Fin del Camino y al Fin del Mundo, un singular paraje llamado Caleta María que quedó grabado para siempre en las retinas de mis ojos. 

Equipado con una GAMO

Chile, hablando de aire comprimido, es un auténtico paraíso, ya que no existe ninguna restricción en cuanto a energía o calibre, y además se puede cazar con aire cualquier especie. Para esta aventura en la Tierra del Fuego he podido disponer de una carabina muy especial, una carabina de aire pre comprimido PCP, la nueva GAMO GX-250, la más potente producida hasta el momento por esta marca.

La GAMO GX-250 es un arma ligera, muy precisa y capaz de satisfacer las necesidades tanto de tiradores extremos como de cazadores.

Con sus 56 julios de energía cinética en boca de cañón, la GAMO GX-250 se convierte en un nuevo referente para los amantes de la potencia, una carabina PCP multishot de cargador rotativo con capacidad para ocho balines y sistema de carga tipo cerrojo.

Estamos ante una auténtica quarter bore en calibre .25 (6,35 mm.). Para poder aprovechar al máximo las prestaciones de esta carabina, incorpora una ligera culata sintética ambidiestra thumbhole ERGOGAMO, con carrillera alta para un encare rápido e intuitivo a la hora de disparar con visor telescópico.

Esta carabina es una auténtica quarter bore en calibre .25 (6,35 mm.).

La GX-250 es un arma ligera, muy precisa y capaz de satisfacer las necesidades tanto de tiradores extremos como de cazadores. GAMO, la marca española de armas de aire comprimido más popular en el mundo, triunfa de nuevo con esta nueva GAMO GX-250 (“Potencia-QuarterBore-Diseño-Precisión”).

Llenábamos la bombona de aire gracias a un compresor de alta presión experimental, que funcionaba a 12 voltios, conectándolo a la batería del coche.

Tan sólo un detalle a tener en cuenta: ¿Cómo llenar la bombona de aire de esta carabina de PCP hasta los 232 bares en medio de la Tierra del Fuego? Pues gracias a un compresor de alta presión experimental, que funcionaba a 12 voltios, conectándolo a la batería del coche.

El grave problema de los castores

Los castores son animales bonitos, herbívoros y mitificados por los dibujos animados, pero en estas lejanas tierras se han convertido en una plaga, y muy peligrosa. Todo empezó en el año 1946, cuando el Ministerio de Marina de Argentina liberó 25 parejas de castores norteamericanos en el noreste del lago Fagnano y en las orillas del río Claro. Fue introducido allí por el hombre para fomentar la industria peletera de la región, que al final no tiró adelante.

Junto a un dique construido por los castores.

Hoy se ha convertido en una especie invasora muy dañina, pues la falta de depredadores naturales y su carácter territorial han hecho que su expansión sea exponencial (superan los 150.000 ejemplares y están considerados como una auténtica plaga). 

Árbol roído.

Estos pequeños animales son unos grandes ingenieros, siempre ocupados en trabajar de forma muy dura; roen con sus dientes incisivos y destruyen árboles como la lenga y el ñire, que no vuelven a rebrotar como otras especies, después llevan la madera a los ríos y construyen diques casi perfectos, que les servirán para crear lagos artificiales, los cuales utilizan como una estrategia defensiva de sus castoreras, creadas a base de piedras, troncos y dotadas de entradas submarinas.

Señalando una castorera.

Todo está en su mente para protegerse de unos depredadores que, en realidad, en la Tierra del Fuego no tienen. El castor no sólo destruye el bosque fueguino, sino que cambia por completo ecosistemas y la orografía del terreno, llegando a desviar el curso de los ríos y a inundar grandes zonas forestales. 

Óptica diseñada en la Tierra y probada en el Fin del Mundo 

Pensé que esta expedición de caza a este remoto lugar podía ser el banco de pruebas ideal para el nuevo visor de BSA Optics, el Genesys Varmint 6-24x50 SF IR, que cuenta con unas características que lo hacen excepcional. Su gran magnificación, de 6 a 24x, es perfecta para tener la máxima precisión a la hora de disparar sobre blancos pequeños y lejanos.

Con el ajuste de paralaje lateral conseguimos una magnífica definición de la imagen. Y su fantástica óptica nos ofrece una excelente claridad para poder usarlo incluso en las condiciones de luz más adversas. El BSA Genesys Varmint 6-24x50 SF IR es de lo más robusto, para ser usado con todo tipo de armas, desde carabinas de aire comprimido a rifles que disparen cartuchos magnum.

Nuevo visor de BSA Optics, el Genesys Varmint 6-24x50 SF IR.

Pensado para que le saques el máximo rendimiento a esta excitante, exigente y divertida modalidad caza llamada varmint, este visor telescópico dispone además de una mecánica precisa, con grandes torretas de lo más intuitivas para realizar los ajustes de forma rápida, y todo ello combinado con la nueva retícula balística iluminada. ¿Se le puede pedir más al BSA Genesys Varmint 6-24x50 SF IR? Pues sí, el precio de 299 euros, que está al alcance de todos los bolsillos. 

Una caza apasionante

La caza del castor es una experiencia única y discreta, que requiere de calma y tranquilidad por parte del cazador. Se lleva a cabo temprano en la mañana o por la tarde viendo llegar la noche, disfrutando de esos momentos mágicos de luces y colores que nos ofrecen la salida y la puesta de sol, un entorno perfecto para AIRGUN Adventures. 

La caza del castor se lleva a cabo temprano en la mañana o por la tarde viendo llegar la noche.

El castor invasor es un problema y su caza es libre, totalmente libre, sin ninguna limitación. Se trata de una forma de cazar apasionante en la que puedes disfrutar al máximo de la naturaleza en estado salvaje y con total libertad por nuestra parte, algo verdaderamente idílico. Tan sólo nos puede frenar alguna esporádica tormenta, el viento huracanado o la temperatura, que en esas fechas no sube a más de 7º C. 

Para su caza tan sólo son efectivos los headshots, es decir, los disparos a la cabeza, y las distancias de tiro habituales van desde los cinco a los 35 metros.

Nos adentramos en el bosque siguiendo cualquier pequeño riachuelo hasta que empezamos a encontrar árboles talados con el típico corte en forma de lapicero. Buscamos algún dique construido en su cauce con su correspondiente lago, lo observamos silenciosa y detalladamente para ver si tiene actividad o está abandonado, cosa que se ve rápido. En ese momento tenemos dos opciones: o nos quedamos en esa posición esperando ver algún movimiento, o continuamos andando junto al curso del agua hasta que lleguemos a un nuevo dique y volvamos a empezar la valoración. 

Poco a poco, dique a dique, vamos aprendiendo a leer el entorno, a buscar pistas y a observar hasta un punto casi obsesivo. Podemos descubrir algún castor trabajando en la orilla, transportando madera o reparando el dique, pero lo más habitual es ver aparecer su pequeña cabeza justo por encima del agua, nadando en el lago sin darse cuenta del peligro. Tenemos que ir rápido, ya que no sabemos si seguirá nadando por mucho tiempo o se sumergirá para acceder a su casa. 

Con tres de los castores cobrados.

Lo peor de todo es que nos descubra un castor, pues en ese momento romperá el silencio con una señal de alarma, que consiste en pegar una fuerte golpe con su cola en forma de paleta en la superficie del agua antes de zambullirse, avisando así al resto de castores de la zona del peligro; tras esto ya podemos cambiar de dique...

Debido a su peculiar pelaje, que en este animal que vive prácticamente en el agua es casi como un chaleco antibalas, y al reducido poder letal de nuestras armas de aire comprimido GAMO, para su caza tan sólo son efectivos los headshots, es decir, los tiros a la cabeza.

Detalle de la cola de un castor.

Las distancias de tiro habituales van desde los cinco a los 35 metros; además, la mayoría de veces, para hacerlo aún más difícil, dispararemos en movimiento mientras está nadando en el agua.

Pero el verdadero reto de la caza del castor no es abatirlo, sino cobrarlo; durante nuestra aventura realizamos muy buenos lances pero cobramos una tercera parte de los animales (algunos desaparecen bajo el agua, otros se quedaron flotando en el medio del lago sin poder cogerlos). Os puedo asegurar que el agua estaba muy fría para ir a por ellos nadando; lo probé y casi muero en el intento. 

El autor del artículo, con otro castor cobrado.

El último día tuvimos el placer de conocer y conversar con un auténtico aventurero y cazador de castores, que nos contó sus experiencias y cómo ser mucho más eficientes a la hora de cazar y cobrar estos animales, pero lo guardaré en secreto para ponerlo en práctica en el futuro. 

En definitiva, lo hemos pasado en grande en la Tierra del Fuego (Chile), disfrutando del aire libre y del aire comprimido. Lo mejor de todo era regresar al campamento y sentarnos alrededor de una hoguera al terminar el día, contemplando el fuego austral, compartiendo nuestras aventuras de caza y dejando volar nuestra imaginación. 

Cazadores en el Fin del Mundo.

Gracias, familia ‘Castoreando’, gracias Víctor, Gloria, Esteban y Angélica, por descubrirnos cosas que no encontraremos en ningún otro lugar del mundo. Un fuerte abrazo de Ramón y Celia. 

(Texto y fotos: @Ramon.Fito