Pasar al contenido principal
Entrevistamos en exclusiva a Jesús Manuel Martín, el pastor extremeño de moda en las redes

"Si prohibieran la caza un año, los animales arrasarían con todo"

Jesús Manuel Martín se ha convertido en un auténtico fenómeno de masas. Compagina la labor de pastor con sus vídeos virales en los que defiende el mundo rural a capa y espada. En Cazavisión hemos hablado con este cabrero extremeño en exclusiva.
"Si prohibieran la caza un año, los animales arrasarían con todo" En poco tiempo, Jesús Manuel se ha convertido en un azote para aquellos que atacan el medio rural.

Si aludimos a un pastor cuya influencia en las redes es más que notoria, a todos se nos viene a la cabeza Nel Cañedo. Pero desde hace algún tiempo más reciente, un nuevo defensor del medio rural está arrasando con sus vídeos y no deja de acumular seguidores.

Se trata de Jesús Manuel Martín Crespo es un pastor extremeño que vive en Torre de Don Miguel, en la comarca cacereña de Sierra de Gata. Aunque como él apostilla, procede de las vecinas Hurdes. Toda su vida se ha dedicado al pastoreo y a la agricultura, desde que dejó el colegió con 14 años para irse al campo definitivamente en compañía de vacas, cabras y caballos.

Pero eso no le ha impedido convertirse en uno de los ‘youtuber’ del momento. Con más de 300.000 seguidores en su página de Facebook y casi 70.000 suscriptores en YouTube, Jesús denuncia sin reparo los continuos maltratos que sufre del medio rural, tanto desde las administraciones como desde el colectivo animalista. Además, en sus vídeos no falta nunca una ferviente defensa del campo y sus tradiciones.

Jesús Manuel Martín

En Cazavisión hemos charlado con él. Nos atiende de la manera más autóctona posible, en mitad del monte, mientras pastorea sus cabras veratas en la zona de La Almenara de Gata.

¿Cómo te animaste a hacer estos vídeos?

La idea fue de un veterinario amigo mío que empezó a conocer muchas cosas de mi trabajo que yo le enseñaba. Me decía que, si empezaba a subir vídeos, la gente iba a alucinar porque son cosas raras. Además, en la zona donde yo estoy, el entorno se mantiene muy primitivo desde hace años. Tras empezar, en cuestión de dos meses, el crecimiento de la página ha sido brutal.

¿Por qué en tus vídeos les metes tanta caña a los animalistas y ecologistas?

Yo creo que no les meto mucha caña, ellos nos meten más a nosotros. Yo jamás les desearía la muerte a ellos, pero creo que son unos parásitos totales. Si fueran como Félix Rodríguez de la Fuente, que era un ecologista de verdad, vale… Pero esto no es ecologismo ni animalismo. Esto son una panda de niñatos subvencionados que van imponiendo su manera de ver la vida a base de amenazas.

A veces has hecho referencia en tus vídeos a la caza, ¿qué importancia crees que tiene esta actividad en el medio rural?

Desde el principio de los tiempos el hombre es cazador. En Extremadura y España se debería permitir todo el año y hacerla de forma selectiva, porque si no, cada día hay mayor sobrepoblación. No siempre me apetece grabarlo todo, pero hay días en los que tengo varios encuentros con jabalíes. A mí y a todos los cabreros nos han rajado cabras muchas veces. Es mentira que un jabalí no ataca a una cabra. Cuando vas con el rebaño y se meten en las manchas donde están los jabalíes, machacan las cabras. Una caza bien gestionada, tiene que haberla. ¿Quién si no se hace cargo de una fauna descontrolada? Crían sin parar y traen enfermedades, accidente de tráfico y muchos problemas. Los lobos, por ejemplo, van a lo fácil y se tiran antes a por una cabra o una vaca que a por un jabalí. Con el cerebro que tenemos (el hombre), si queremos, podemos gestionar perfectamente el ecosistema.

¿Cómo crees que se está legislando desde las administraciones públicas con la caza y el mundo rural en general?

Esto va muy mal porque la administración va por un sitio y la realidad por otro, es como un piñón que no encaja. En caza, por ejemplo, la han liado bien durante el COVID. Es una actividad de las que más dinero mueve y más gente practica, ya que en todos los pueblos hay cazadores. Han incluido la caza en la Fase 1 porque saben que es necesario y la gente está cada vez más unida. Si prohibieran la caza un año, los animales arrasarían con todo, con todas las fincas. Las cochinas no paran de criar y hay que controlarlas, para eso están los cazadores. En la naturaleza tiene que haber de todo: omnívoros, carnívoros, herbívoros… El hombre es cazador de por sí y es una herramienta que hace falta.

Como buen conocedor y miembro de la ‘España Vaciada’, ¿está el mundo rural tan mal como parece?

Está peor. Los productos no valen dinero. El sector primario, que es de lo que se vive en muchos pueblos, está totalmente abandonado. Siempre ha estado mal visto y se solía decir “estudia y vete de aquí”. Y ahora, además, hay un grave problema de abandono de las tradiciones.

¿Has tenido algún episodio desagradable con ecologistas o animalistas especialmente reseñable?

En mi zona hay un grupo que vive en una finca y varios vecinos del pueblo hemos tenido problemas con ellos. Sueltan los caballos, se tiran a las cabras a quitarles los campanillos… Yo creo que eso no es ser ecologista ni animalista. Son unos niños que no ven la realidad de la vida y ahora les ha dado por ahí. Me acuerdo un día que estaba lloviendo, una animalista le dijo a un pastor que estaba con las ovejas, que si no metía el mastín en la caseta le denunciaba. Es una falta de entendimiento total de la realidad. Ellos pueden ir al campo a hacer lo que les dé la gana, vienen cuatro días y se creen los dioses. Cuando hay incendios, ¿se le ve a alguno a llevar comida a la fauna salvaje? Si van es con una subvención grandísima, y todos los cazadores que yo conozco lo pagan ellos de su bolsillo.

¿Qué futuro crees que le espera a la caza, la ganadería y el mundo rural con la política que se está llevando a cabo?

Con la actual política muy mal. Pero creo que con el COVID va a haber un cambio, y también se conseguirá algo con las redes sociales y la presión que ejercen. Además, tanto cazadores como ganaderos estamos empezando a defendernos. Yo creo que nosotros no nos hemos defendido cuando debíamos haberlo hecho. Se tenían que haber formado movimientos más fuertes. Siempre hemos sido un sector obediente con la ley y los animalistas, al contrario, dando caña. Ellos nos ganaron las primeras batallas, pero esto va a cambiar.

Tú seguirás siendo activo y mostrando la realidad a través de tus vídeos virales…

Por supuesto, y donde tenga que ir a ayudar, voy. Nos hemos dejado comer el terreno y tiene que dejar de ser así. Tenemos que sentirnos orgullosos de ser cazadores o ganaderos y defender lo nuestro, porque si no, nos comen. Aquí, el chivo que berra, mama… Los animalistas y ecologistas están todo el día berreando, y el político hace las leyes que más escucha.

 

(Texto: Manuel L. Luengo / Fotos y vídeos: Jesús Manuel Martín